El juez Walter Bento es la cúspide de la investigación por presunto pago de coimas que se destapó el miércoles en la Justicia Federal. Pero no el único sospechoso. En la batería de allanamientos que se realizaron se ordenaron varias detenciones, muchas destinadas a quienes habrían pagado los sobornos a cambio de salir de la cárcel.

De las personas que fueron capturadas -Bento tiene fueros por eso quedó libre- hay tres abogados y cuatro personas que han estado implicadas en causas federales de contrabando o evasión fiscal. Uno por uno, los que ahora volvieron a perder su libertad:

Eugenio Loco Nasi

Tiene 44 años. El 30 de julio de 2019 fue detenido tras un allanamiento en Junín. Tenía en su poder cerca de $5 millones, entre pesos argentinos, chilenos y dólares.

Está vinculado en la megacausa de contrabando más importante de los últimos años, que tiene como jefes de la asociación ilícita a un ciudadano chino -está prófugo- y un puñado de empresarios.

Según la investigación, que actualmente está en pleno juicio, el Loco Nasi se encargaba de la logística de los camiones, contactar a los empleados de aduana que hacían la vista gorda y tenía las llaves de un galón en Junín donde enfriaban y acondicionaban la mercadería.

En la etapa de investigación, Walter Bento le dio el recupero de libertad a Nasi bajando la calificación de su imputación al delito de encubrimiento. El fallo fue revertido por la Cámara Federal de Apelaciones y Nasi volvió a ser capturado antes de llegar a juicio.

Javier Santos Ortega y Juan Carlos Molina

Entre mayo y junio de 2019 se realizaron allanamientos en Godoy Cruz, Maipú y Guaymallén donde se incautaron $206 millones de pesos en mercadería que ingresaban desde Chile a través de sociedades fantasmas. Se secuestraron 70 mil prendas de ropa y zapatillas, entre otros elementos. Luego, eran vendidos a través de Internet.

Desde un principio, Santos consiguió la prisión domiciliaria y luego la libertad absoluta acusado como encubridor. Quien lo ordenó fue el juez Walter Bento. Su abogado defensor fue uno de los ahora detenidos: Martín Ríos.

Juan Carlos Molina estuvo detenido pero luego Bento cambió la calificación a partícipe secundario de la asociación ilícita y contrabando, pese a que había conversaciones telefónicas que lo vinculaban con Santos y hasta estaba en el allanamiento en el galpón. En este caso, el fallo fue confirmado en una instancia superior en julio pasado.

Omar Armando Rodríguez

Sindicado en la Operación Troya, otra investigación por contrabando que tuvo su pico en diciembre de 2019. Los pesquisas reconstruyeron que traían mercadería del exterior -alguna comprada en China- y la ingresaban a través de Chile en camiones. El modus opeandi era que los camiones salteaban el control de Horcones, pasaban la mercadería a otro auto en alta montaña y luego hacían el registro formal por Aduana.

El juez Walter Bento lo procesó sin prisión preventiva y dictó la falta de mérito en otros hechos. El fallo fue revertido y la Cámara Federal ordenó la detención de Rodriguez, quien terminó procesado por tres hechos de contrabando ocurridos el 10 y 24 de octubre, y el 12 de diciembre.

Marcos Adrián Calderón

El último día del año pasado, siete personas fueron condenadas bajo la calificación de asociación ilícita fiscal. Se trata de una banda que entre enero de 2015 y mayo de 2017 generaron operaciones de compra y venta que nunca existieron por 179 millones de pesos. Para ellos utilizaban distintas razones sociales y se compartían las claves para ingresar a la web de AFIP.

Calderón estuvo implicado en el principio de la investigación, pero el juez Walter Bento dictó la falta de mérito y teminó zafando de la investigación. La decisión nunca fue apelada ni por los fiscales del caso ni por AFIP, que fue querellante en la causa.

Seguir leyendo