Ocho personas fueron imputadas este martes en la megacausa en la que se investiga las presuntas coimas en la Justicia Federal. Pero no fue la única novedad de la jornada. El juez federal Walter Bento, sospechado como el cabecilla de la banda, sumó nuevas acusaciones en su contra.

El fiscal federal Dante Vega no sólo ordenó la inhibición de todos los bienes de Walter Bento y su familia –su esposa y sus tres hijos-, sino que también lo imputó por dos nuevos hechos –denominados Caso 6 y Caso 7- consistentes en liberar a presos a cambio de sobornos.

Caso 7

La causa de las coimas federales tiene una íntima relación con el expediente en el que se investiga el asesinato de Diego Aliaga. De hecho, si este último estuviera vivo habría sido imputado como mano derecha del juez Walter Bento.

En febrero de este año, cuando declaró Diego Barrera, el asesino confeso de Aliaga, dio datos claves: “Diego Aliaga tenía una causa federal en la AFIP. Era muy grande. Ahí empieza la amistad con Walter Bento”.

Otros testigos también mencionaron en el expediente de las coimas que Aliaga chapeaba con “sus propios sobreseimientos” al momento de garantizar que sus gestiones ante el juez Bento iban a funcionar.

diego-aliaga.jpg
Diego Aliaga era la mano derecha del juez Bento, según la acusación.

Diego Aliaga era la mano derecha del juez Bento, según la acusación.

Según reconstruyó el fiscal Vega, en 2007 Aliaga estuvo involucrado en una causa por contrabando de mercadería electrónica que era traída desde Chile, valuada en 5 millones de pesos en ese momento. En esa causa estuvo sospechado al ser el remitente del cargamento, pero también quedaron involucrados su padre, Alfredo Aliaga, quien era agente de Aduana de transporte, y el conductor del camión, Walter Costa.

Meses después surgió una segunda investigación por irregularidades con la importación de mercadería apuntando contra Diego Aliaga.

Los Aliagas y Costa estuvieron imputados por tentativa de contrabando, aunque este último fue el único en estar detenido durante unas semanas. Tuvieron un desfiles de abogados defensores, pero entre ellos estuvieron Jaime Alba y Javier Angeletti, dos de los nuevos imputados en la causa de las coimas federales.

El juez Walter Bento les tomó declaración a los sospechosos y dictó la falta de mérito. Luego los beneficiaría aún más dictando el sobreseimiento debido al paso del tiempo sin que se produjeran pruebas nuevas. Habían pasado 7 años desde el comienzo de la investigación.

Para el fiscal Vega, el magistrado tuvo demoras intencionales buscando que se cayera el caso, pese a que la AFIP apeló en varias ocasiones intentado llevar a juicio a los presuntos contrabandistas. En julio de 2015, la causa terminó archivada.

Caso 6

En noviembre de 2013, un llamado anónimo desató una investigación por contrabando de cigarrillos hacia Chile que terminó con 10 personas detenidas que fueron condenadas en septiembre de 2020. A la organización le secuestraron más de 1.000 cajas de cigarrillos en distintos operativos, cuyo valor llegaba a los $8 millones.

Una de las acusadas era Rosa Fernández. Más conocida como Rosita, se trata de la mujer que hacía el nexo entre los contrabandistas de ambos países. Si bien en un primer momento fue imputada como autora, luego el juez federal Walter Bento consideró que era partícipe secundaria y le dio la libertad. El abogado defensor de Rosita fue Jorge Miranda, otro de los letrados que fueron imputados este martes.

jorge miranda defensor
El abogado defensor Jorge Miranda.

El abogado defensor Jorge Miranda.

En escuchas telefónicas que se realizaron a los integrantes de la banda durante la investigación del contrabando, uno de ellos mencionó al juez. Juan Iñiguez, uno de los líderes de la banda de contrabandistas, hablaba que “Walter Bento, que es juez federal de acá, es re picante y amigo mío”. El hombre mencionaba que podía obtener beneficios y hasta recuperar el cargamento de los camiones.

En tanto, otros integrantes de la banda declararon en la causa de las coimas federales y aseguraron que en una ocasión vieron a Rosita en el patio de visitas en la cárcel. Allí, la mujer les decía que había pagado 40 mil dólares para recuperar su libertad. Incluso dijo que era el dinero que había ahorrado toda su vida con su hermana para comprar una casa.

Esto generó recelos entre los otros imputados que intentaron obtener su salida de penal bajo los mismos argumentos que había interpuesto el abogado Miranda, pero no lo lograron.

Ante este nuevo escenario que se conoció luego de que se levantó el secreto de sumario en la causa de las coimas federales, ahora se espera que en los próximos días Walter Bento brinde su descargo a través de una declaración indagatoria. La megacausa sacudió el edificio de la Justicia Federal en los primeros días de mayo, hoy tuvo un segundo cimbronazo y se espera que deje tela para cortar en las próximas semanas.

Seguir leyendo