La defensa de Julio Villarruel (54) asegura que es inocente e incluso plantea una línea investigativa contra otro sospechoso. Sin embargo, este martes le dictaron la prisión preventiva al presunto autor del triple femicidio ocurrido en un incendio en Guaymallén.

La fiscal de Homicidios Andrea Lazo solicitó que el imputado continúe alojado en el penal por los asesinatos de Ema Zapata (70), su nieta Aldana González (16) y su bisnieta Sheila Ares (10).

Te puede interesar...

La magistrada se basó en varias pruebas, pero principalmente en la pericia de Bomberos que indicó que el fuego comenzó en forma intencional, en las cámaras de seguridad que captaron a Villarruel fumando un cigarrillo minutos antes en las inmediaciones del domicilio y en que su expareja -la madre de Aldana e hija de Ema Zapata- declaró que tenía conflictos con el hombre.

Julio Villarruel.jpg
Julio Villarruel quedó detenido -se pixela su rostro porque será sometido a rueda de personas-.

Julio Villarruel quedó detenido -se pixela su rostro porque será sometido a rueda de personas-.

El representante de Julio Villarruel, Juan Rifo, planteó que su cliente no tuvo nada que ver con el incendio en Guaymallén. El letrado solicitó la libertad asegurando que hay testimonios en la causa que apuntan contra otro sospechoso: un hombre que vive atrás de la propiedad incendiada, que es familiar de Ema Zapata y que incluso había mantenido una pelea con ella por problemas de dinero.

Sin embargo, el juez Diego Flamant le dio la derecha a la Fiscalía de Homicidios. El magistrado consideró que, a esta altura de la investigación, hay pruebas suficientes para sostener la detención. Sobre todo teniendo en cuenta la calificación del hecho que es triple homicidio agravado por querer causarle daño a personas vinculadas con quien fuera su pareja -femicidio transversal- y por utilizar un medio idóneo para crear un peligro común, por la que arriesga la pena única de prisión perpetua.

Incendio en Guaymallén

La madrugada del lunes 19 de octubre pasado sacudía al trascender la muerte de las mujeres. Ambas dormían cuando el fuego se desató en uno de los sectores. La necropsia indicó que Ema Zapata y las menores murieron asfixiadas, pese a la intervención de Bomberos y policías que les realizaron reanimación en el lugar.

Hasta allí parecía tratarse de una accidente trágico. Sin embargo, la investigación por el incendio en Guaymallén pasó a la Unidad Fiscal de Homicidios a los pocos días porque se probó que fue causado en forma intencional. Una persona abrió la única ventana que no tenía medidas de seguridad en la propiedad y prendió fuego una cortina que entró en contacto con unas bolsas de ropa.