Jueves de timba. Apuestas fuertes. El lugar: una casa en uno de los barrios privados más lujosos de Mendoza. Un grupo de hombres que eran amigos y compañeros de "negocios". Y, según se cree, negocios oscuros. Las reuniones semanales que terminaron siendo importantes en la causa por presuntas coimas en la Justicia Federal.

El abogado Luciano Ortego fue un dolor de cabeza para los investigadores de la megacausa que tiene como principal sospechoso al juez federal Walter Bento. Fue el único imputado que se mantuvo prófugo, hasta que finalmente se entregó en la mañana de este jueves.

Luciano Ortego ha tenido esporádicos momentos de fama. Uno en 2009 cuando se casó con la hija de Emir Yoma, ex cuñado y asesor de Carlos Menem. Otro diez años después, cuando tuvo que pagarle más de un millón de pesos a una clienta a la que le había robado una indemnización por la muerte de su marido. Y también es reconocido en el ambiente del póker, habiendo participado de varios torneos por importantes sumas de dinero.

Su afán por las apuestas los trasladaba a un círculo más íntimo. Los jueves, en la casa del barrio Palmares donde vivía Diego Aliaga, había noche de cartas y timba. Esto ha sido mencionado en varias ocasiones en la causa que investiga el asesinato de Aliaga.

Diego Aliaga
Diego Aliaga tiene una estrecha vinculación con la causa de las presuntas coimas a Walter Bento.

Diego Aliaga tiene una estrecha vinculación con la causa de las presuntas coimas a Walter Bento.

Esto fue declarado en el expediente por el abogado Jaime Alba, quien representó a Aliaga en algunas causas penales. “Se han juntado con Luciano Ortego y varios más en la casa de Palmares de Diego para jugar al truco, comer asado y tomar”, dijo en su testimonio.

Y según otros testigos, de las juntadas participaba otro hombre que puede ser importante: Daniel Martínez Pinto. Este último está involucrado como jefe en la megacausa de contrabando que también tiene acusado a Eugenio Nasi, uno de los detenidos de ayer sospechado de para coimas a cambio de su libertad.

Justamente, Matínez Pinto –quien no está sindicado en la causa de las presuntas coimas- había obtenido la prisión domiciliaria por decisión del juez Walter Bento pero terminó perdiendo el beneficio por salir de su departamento para jugar al truco en la casa de Aliaga.

Debido al peso de los nombres que participaban en la juntada de los jueves, los investigadores creen que la timba no es lo único que ocurría sino que también podía existir alguna vinculación con la gestión de las coimas.

Luciano Ortego y Diego Aliaga

Un comerciante que declaró en el expediente que indaga el asesinato de Diego Aliaga explicó que en julio de 2019 este último lo había llamado “porque el abogado Luciano Ortego le debía plata a él y se enteró a que a mi también me debía. Me estafó y me fundió”.

El testigo detalló que Aliaga le había explicado que Ortego había hecho un viaje a Cuba a finales de 2019 con esa plata robada. “Estaban enemistados”, concluyó el testigo.

Seguir leyendo