En menos de un mes, Juan Ramón Blanco (49) pasó de que un juez ordene su libertad a que otro anule ese fallo y ahora, este martes, que un tercer magistrado ordene que quede alojado en el penal. El ciudadano de San Rafal está cada vez más complicado en la causa que investiga si envió videos de pedofilia en Mendoza.

El metalúrgico está detenido desde los primeros días de junio pasado e imputado por distribución de material de abuso sexual infantil -ver más abajo-. Pese a que el fiscal el caso solicitó la prisión preventiva y que en esa audiencia el propio acusado admitió haber compartido las imágenes, el juez Sergio González le dio la libertad argumentada en la "presunción de inocencia".

Seguir leyendo

Juan Ramón Blanco duró poco en las calles ya que el investigador judicial de San Rafael Javier Giaroli apeló la decisión y logró que el juez de segunda instancia Jorge Yapur anule la decisión. Volvió a ser detenido el 22 de junio pasado y el fiscal volvió a pedir la prisión preventiva. Este martes obtuvo el visto bueno y la jueza María Laura Vera ordenó que el metalúrgico quede alojado en la cárcel mientras avanza la pesquisa.

En realidad no falta mucho para concluir la investigación. Fuentes judiciales detallaron que el fiscal Giaroli habilitó la época de feria judicial para realizar la última medida. Se trata de un perito forense de General Alvear que ayudará a dar más precisiones sobre la edad que tienen los menores que figuran en los videos que compartió el acusado. Se presume que sería entre 4 y 5 años, por lo que esto constituye en un agravante.

Luego de este testimonio, y si no hay mayores sorpresas, el magistrado solicitará la elevación a juicio del expediente. Si se concreta ese debate y Blanco es encontrado culpable recibirá una pena de entre 4 y 8 años de cárcel.

Juan Ramón Blanco.jpg
El metalúgico de San Rafael imputado por enviar videos de pedofilia en Mendoza.

El metalúgico de San Rafael imputado por enviar videos de pedofilia en Mendoza.

Pedofilia en Mendoza

La investigación comenzó el año pasado, cuando una organización internacional dedicaba a combatir la pedofilia notificó a las autoridades mendocinas una cuenta de Facebook a nombre de un ciudadano de San Rafael había enviado mediante un chat privado cuatro videos protagonizados por menores de entre 4 y 5 años. El receptor fue un sujeto que vive en México.

Los informes tecnológicos arrojaron que la IP desde la cual se compartieron los archivos correspondía a la computadora secuestrada en el domicilio de Blanco tras un allanamiento. Además, la cuenta de Facebook estaba a nombre suyo, incluyendo su celular como número para validar al usuario. Lógicamente el perfil fue cerrado por la propia red social al detectar que compartió material indebido.

El metalúrgico está imputado por distribución de material de abuso sexual infantil agravado por ser las víctimas menores de 13 años, por lo que arriesga una pena de 4 a 8 años de cárcel y si es condenado en un futuro juicio no zafará de pisar el penal.