Un hombre de 49 años radicado en San Rafael y acusado de compartir material de abuso sexual infantil mediante las redes sociales logró recuperar su libertad, pese a haber admitido el hecho. El sujeto sindicado en la investigación por pedofilia en Mendoza arriesga una pena de hasta 8 años de cárcel.

La investigación comenzó el año pasado, cuando una organización internacional dedicaba a combatir la pedofilia notificó a las autoridades mendocinas que una computadora había compartido material de abuso sexual infantil.

Seguir leyendo

Los sabuesos tecnológicos comenzaron a indagar el hecho y detectaron que una cuenta de Facebook a nombre de un ciudadano de San Rafael había enviado mediante un chat privado cuatro videos protagonizados por menores de entre 4 o 5 años. El receptor fue un sujeto que vive en México.

Con el avance de la causa, el fiscal departamental Javier Giaroli realizó un allanamiento en la casa del sospechoso, un metalúrgico identificado como Juan Ramón Blanco. Hace tres semanas se realizó la medida y desde entonces estaba detenido, hasta este martes.

El fiscal solicitó la prisión preventiva con varias pruebas como argumentos. Por un lado, los informes tecnológicos arrojaron que la IP desde la cual se compartieron los archivos correspondía a la computadora secuestrada en el domicilio de Blanco.

Además, la cuenta de Facebook estaba a nombre suyo, incluyendo su teléfono celular como número para validar al usuario. Lógicamente el perfil fue cerrado por la propia red social al detectar que compartió material indebido.

facebook estafa.jpg
El hombre compartió los archivos mediante el chat de Facebook.

El hombre compartió los archivos mediante el chat de Facebook.

En el pedido de prisión preventiva, el fiscal Giaroli consideró que las evidencias eran más que suficiente y argumentó que el delito imputado es distribución de material de abuso sexual infantil agravado por ser las víctimas menores de 13 años, por lo que arriesga una pena de 4 a 8 años de cárcel y si es condenado en un futuro juicio no zafará de pisar el penal.

Fuentes judiciales detallaron que el acusado tomó la palabra en la audiencia de este martes y no negó la autoría del hecho. Blanco dijo que había obtenido los videos de un grupo de Whatsapp que tiene con gente oriunda de Córdoba y por eso lo reenvió en forma privada. Se excusó diciendo que estaba cometiendo un delito tan grave. Con ese mismo argumento, su abogado defensor solicitó la libertad.

La asesora de menores que intervino en la cumbre judicial contraatacó con la evidencia de que el metalúrgico le dio de baja a su línea de Movistar al día siguiente de compartir el video, en una clara actitud de que entendía que enviar el material de pedofilia era un acto criminal.

Finalmente el juez Sergio González terminó ordenando el recupero de libertad de Juan Ramón Blanco considerando que existe la presunción de inocencia, es decir, no puede ser considerado culpable de hecho hasta que se determine en un juicio.

De esta forma, Blanco pudo volver a la calle –sujeto a ciertas condiciones para evitar su fuga- aunque se espera que el fiscal Javier Giaroli insista en el pedido de prisión preventiva en una instancia judicial superior.

Antecedente reciente

En los primeros días de junio se realizó una batería de allanamientos en el Gran Mendoza por varios hechos de material de abuso sexual infantil, en consonancia con un operativo internacional denominado Luz de la Infancia. Los procedimientos fueron realizados en un departamento ubicado en calle Colón y Chile de Ciudad, en una casa de calle Tacuaría en el barrio Bancario de Godoy Cruz, en otra propiedad del barrio Los Ladrilleros de Las Heras y en las inmediaciones del Mendoza Plaza Shopping, Guaymallén.

En total se secuestraron 18 teléfonos celulares, 4 computadoras de escritorio, 8 notebooks, 57 DVD's y 50 dispositivos de almacenamiento externo -discos duros, pendrives, tarjetas de memoria-. No hubo personas detenidas pero sí varios identificados que podrían ser imputados en los próximos días.