Le sacaron a su hijastra por maltrato, ella confesó que era abusada y lo condenaron

El hecho ocurrió el año pasado en la zona de La Favorita. El acusado, de 42 años, recibió 9 años de cárcel. La víctima tenía 9 al momento del hecho.

Más de tres meses duró un juicio que terminó condenando a 9 años de prisión a un hombre por abusar sexualmente de su hijastra menor de edad, quien a su vez sufría malos tratos por parte de sus tutores.

El abusador de 42 años -se reserva su identidad para no revelar la de la víctima- fue encontrado culpable por abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia. El 31 de mayo comenzó la primera de once audiencias. El accidentado debate, que culminó este lunes con la sentencia del juez Mateo Bermejo, tuvo varios recesos por cuestiones logísticas y declararon en él aproximadamente una decena de testigos.

El hecho en cuestión ocurrió a mediados de 2017 en el oeste de Capital, más precisamente en la zona de La Favorita. En una vivienda residían el acusado con su pareja y las hijas de la mujer. La menor de ellas tenía 9 años en ese momento.

Lo cierto es que a mediados de ese año surgió una denuncia por maltrato infantil que determinó que las menores de edad fueran trasladadas a un hogar de la Dinaf. En esa institución, la niña de 9 años confesó que desde fines de 2016 sufría abusos sexuales por parte de su padrastro. La víctima escribió en un papel que el acusado la manoseaba e incluso le practicaba sexo oral.

Se inició una investigación penal donde la pequeña confirmó los hechos ante el Equipo para el Abordaje del Abuso Sexual Infanto-Juvenil (Epassi). Esto, más las declaraciones de los profesionales del hogar, motivaron que el imputado fuera a juicio.

En el debate la situación quedó más que confirmada ya que la hermana más grande de la víctima -quien también es menor de edad y está en el hogar- declaró en cámara Gesell y confirmó que le había contado los hechos.

Incluso en la última jornada, antes de que el Tribunal dictara sentencia, el procesado reconoció los vejámenes que había cometido. El hombre recibió 9 años de prisión, una pena cercana a la mínima que establece esa calificación legal.

En cuanto a la madre, nunca estuvo sospechada de ser cómplice de los ataque sexuales ya que la propia víctima admitió que jamás le contó lo que sucedía.

Los alegatos

En la última jornada antes del veredicto, la fiscal Laura Rousselle había solicitado justamente 9 años de cárcel para el acusado, considerando que estaba más que probada su autoría en los hechos.

Sin embargo desde la defensa plantearon que esto es inconstitucional. La defensora oficial detalló que cuando el abuso sexual gravamente ultrajante tiene un agravante -en este caso, la relación de convivencia- tiene la misma escala penal que un abuso sexual con acceso carnal agravado, cuando este último es un delito de mayor gravedad.

Ante este panorama, solicitó 5 años y 4 meses de cárcel, lo cual luego fue rechazado por el juez Bermejo.

En esta nota: