Policiales Martes, 30 de octubre de 2018

La monja Kumiko y su prisión domiciliaria

La jueza de Garantías Patricia Alonso Valot decidió el lunes que la monja Kosaka Kumiko siga con prisión domiciliaria mientras avanza la investigación por el abuso a alumnos hipoacúsicos del Instituto Antonio Próvolo de Luján de Cuyo.

Fue durante una audiencia oral realizada en la Sala 5 de los tribunales provinciales, donde la magistrada rechazó el planteo de libertad presentado por el abogado defensor Carlos Varela Álvarez.

Kumiko llegaba a esta instancia con prisión domiciliaria e imputada por el delito de abuso sexual agravado y corrupción de menores en perjuicio de alumnos hipoacúsicos del Próvolo, escándalo que se destapó hace casi dos años y que involucra, además, a dos sacerdotes (Nicola Corradi y Horacio Corbacho), a otra religiosa (Asunción Martínez) y a civiles (la apoderada Graciela Pascual, entre otros).

La defensa había fundamentado el pedido de libertad en que la conducta de la religiosa, quien previamente había estado presa en el penal Agua de las Avispas, no representa la posibilidad de fuga ni de entorpecer el desarrollo de la investigación judicial, este último aspecto relacionado con posibles acercamientos a los denunciantes.

Presa... en su domicilio

Kumiko ingresó a la audiencia a las 14.05 escoltada por policías de la guardia tribunalicia y agentes del Servicio Penitenciario de Mendoza.

Estaba esposada a la espalda y usaba anteojos recetados y cabello peinado hacia atrás. Vestía jeans, camisa clara y sandalias de cuero negro. Imperturbable se mostró frente a las preguntas de la prensa.

Mantuvo el gesto adusto durante ese breve tránsito a la sala de audiencias, donde esperaban la jueza Alonso, el fiscal Gustavo Stroppiana -instructor del caso Próvolo-; el defensor y los abogados de la querella particular.

Parecía que la lectura de la definición no llevaría más de quince o veinte minutos. Sin embargo, la fundamentación del rechazo a la pretensión de que Kumiko estuviera libre de aquí en más, llevó más de una hora.

Por tratarse de un delito de instancia privada, la audiencia no fue pública. En los pasillos esperaron representantes de Asistencia a las Víctimas de Delitos dependientes del Gobierno de Mendoza y la prensa.

A pedido de la defensa y frente a la inquietud de la imputada, la jueza Alonso dispuso que los trabajadores de prensa fueran reubicados en otro sector del pasillo de la planta baja, lo que dificultó la toma de imágenes de la salida de Kumiko, quien se retiró rodeada de personal de segurida camino del vehículo del Servicio Penitenciario que la trasladó al lugar donde cumple arresto domiciliario.

Perfil de Kozaka Kumiko

.Tiene 43 años y es de ascendencia japonesa.

-Integra el lote de 15 personas, entre religiosos y civiles, imputados en el caso Próvolo.

-Denunciantes de los abusos sexuales la señalaron en la causa como "la monja mala".

-Está acusada de haber cometido tocamientos y de haber entregado las víctimas a sus superiores.

-Se presentó en la Policía Federal (Mendoza) y quedó detenida en mayo de 2017.

-Hace más de un año dejó el penal de Mujeres en Campo Cacheuta y recibió el beneficio de la prisión domiciliaria.

-Es parte de la congregación Nuestra Señora del Huerto.

-En el Próvolo tuvo a su cargo a niños que dormían allí.

-En la causa, algunos declararon que también los golpeaba

-Antes de caer en prisión estuvo destinada en Buenos Aires

Más noticias