El caso conocido como la Madriguera está a nada de ir a juicio. La defensa de Franco González (29) -alias Nary- no presentó ninguna oposición al fin de la investigación y ahora resta fijar fecha para esclarecer si es culpable o inocente de haber cometido un abuso sexual en Rivadavia.

Mientras corre ese lapso, trascendieron más detalles de la investigación que tiene imputado a Nary por abuso sexual con acceso carnal -de 6 a 15 años- contra una joven de 25 años. Entre ellos, imágenes de cómo era por dentro la casa ubicada en Arturo Íllia al 63 y qué es lo que declaró el sospechoso.

madriguera11.jpg
El interior de la Madriguera, el escenario del abuso sexual en Rivadavia.

El interior de la Madriguera, el escenario del abuso sexual en Rivadavia.

El imputado detalló que ese 13 de noviembre de 2020 una amiga lo llamó para hacer una juntada en la Madriguera, una propiedad dedicada exclusivamente a realizar fiestas o juntadas entre jóvenes. En el interior prácticamente no había muebles, pero sí había una barra para las bebidas alcohólicas, equipos de música, heladeras y luces, casi como un boliche.

Si bien explicó que sólo dejaba entrar conocidos, en este caso la denunciante era amiga de una amiga de Franco González. El sospechoso aseguró que hubo un "coqueteo mutuo" entre los dos en medio de la fiesta, que continuó frente a la puerta del baño cuando "nos comenzamos a besar".

Siguiendo el relato de Nary en el expediente por abuso sexual en Rivadavia, él ingresó a una habitación donde tenía un fernet y una gaseosa que un amigo le había escondido: "Ella entró atrás mío, cerró la puerta, puso el pasador y nos empezamos a besar". "Luego golpearon la puerta por el sonido de la música y fui a abrir porque algunos de los chicos se iban. Ella salió atrás mío y todos empezaron a burlarse porque habíamos estado juntos", agregó.

madriguera33.jpg
Franco González en juntadas en la Madriguera.

Franco González en juntadas en la Madriguera.

Pasaron algunos minutos y la juntada se terminó porque algunas personas desconocidas querían ingresar a la Madriguera. Pero Franco González se quedó con dos amigos tomando algunas bebidas. En ese momento, según declaró, recibió un llamado telefónico del hermano de la denunciante consultando dónde estaba:

- Estamos en la Madriguera, venite a tomar algo.

- Ahora voy para allá, quiero hablar con vos, manoseaste a mi hermana.

- Venite. A tu hermana no le hice nada, pero venite y hablamos.

Este fue el diálogo que mantuvieron, según Franco González. De todas formas, decidió irse del lugar por consejo de sus amigos, quienes le dijeron que el hermano de la chica podía golpearlo. En el testimonio, Nary aseguró que minutos después recibió otro llamado donde el tono ya era más agresivo: "Me dijiste que me ibas a esperar y no estás. Te voy a matar". Incluso le advirtió que se estaban dirigiendo a hacer la denuncia.

Sobre el tiempo que estuvo prófugo de la Justicia, el imputado explicó en la causa que fue "por miedo. Lo llamé a mi abogado y me explicó las consecuencias que podía tener por más que fuera inocente".

Por último, el joven agregó que es imposible que haya agarrado por la fuerza a la víctima desde el baño y la haya arrastrado hasta la habitación -así lo detalló la chica- ya que "siempre había al menos 5 personas esperando ingresar al baño en la casa".

madriguera22.jpg
La casa donde se sospecha que se cometió un abuso sexual en Rivadavia.

La casa donde se sospecha que se cometió un abuso sexual en Rivadavia.

Lo cierto es que el futuro procesal de Franco González se resolverá en un juicio que esclarecerá la denuncia por abuso sexual en Rivadavia. La Fiscalía departamental y los abogados querellantes tienen como pruebas algunos testimonios y la pericia psicológica que avala el relato de la denunciante. En tanto que la defensa esgrimirá, entre otras pruebas, que el informe médico no registró lesiones físicas en el cuerpo de la joven.

Dejá tu comentario