Hace un mes, cuando explotó la causa de la Madriguera, la defensa del sospechoso de cometer el abuso sexual en Rivadavia, la defensa del sospechoso aseguraba que esperaba las pericias para que se entregue ante la Justicia. Pero los informes llegaron y el joven continúa en la clandestinidad.

El paradero de Franco Nary González sigue siendo un misterio para las autoridades. En algún momento corrió el rumor de que intentaba fugarse a Chile mediante un paso clandestino. Luego decían que era cuestión de horas para que se entregara ante el fiscal. Lo cierto es que por estos días continúa prófugo de la Justicia.

Te puede interesar...

Y parece que su intención de evadir la causa penal se acentuará aún más con las últimas pruebas que incorporó en los últimos días el expediente por el abuso sexual en Rivadavia. A manos del fiscal departamental Carlos Giuliani llegó un informe que es clave: la pericia psicológica. Es que el examen médico que le realizaron a la joven de 25 años no terminó de detectar lesiones correspondientes a un vejamen.

Los peritos psicólogos dictaminaron que la denunciante tiene indicios post traumáticos acordes a un abuso sexual y además su relato es coherente y no presenta signos de mentira.

De esta forma, la Fiscalía sumó una prueba clave para sostener la acusación por el delito de abuso sexual con acceso carnal -de 6 a 15 años de prisión-.

En paralelo, avanza la segunda denuncia que se efectuó por un vejamen similar ocurrido en una fiesta clandestina en la Madriguera aunque hace dos años. En este caso ya se tomó declaración informativa al sospechoso -paso intermedio entre ser testigo y acusado en una causa- y el fiscal espera la pericia psicológica de la denunciante para terminar de definir la situación.