Todo parece indicar que es cuestión de horas para que se presente ante la Justicia el principal y único sospechoso de cometer un abuso sexual en una fiesta clandestina en Rivadavia, en una casa que denominaban la Madriguera.

En la jornada del miércoles, cuatro días después de que naciera la causa judicial, un abogado se presentó como defensa del joven de 30 años que está prófugo -se reserva la identidad del sospechoso hasta que sea imputado por pedido judicial-.

Te puede interesar...

Según trascendió, la estrategia defensiva es esperar una serie de peritajes vitales para el caso y luego, de no mediar sorpresas, el acusado de cometer el abuso sexual en Rivadavia se presentará ante la Justicia. Los informes que espera la defensa -y lógicamente, también la Fiscalía- es un informe médico para constatar lesiones correspondientes a la víctima, un examen psicológico para determinar si su relato tiene fisuras y un análisis en las prendas de ropa de la joven de 25 años para definir si hay algún rastro o fluido que pueda servir para un cotejo genético.

Cuando el sospechoso quede a disposición de la Justicia, lo más probable es que sea imputado por el fiscal Carlos Giuliani bajo la calificación de abuso sexual con acceso carnal -de 6 a 15 años de cárcel-.

Abuso sexual en Rivadavia

Una chica de 25 años concurrió a la casa la Madriguera, donde jóvenes de poder adquisitivo realizaban una fiesta clandestina, como solían hacer en tiempos de pandemia. La víctima denunció que en un momento de la madrugada del domingo se encontraba en el baño y cuando salió fue atacada. Un joven, que está identificado, la tomó por la fuerza, la llevó a otro lugar de la propiedad y la abusó sexualmente.

El sospechoso del abuso sexual en Rivadavia fue escrachado en las redes sociales y logró escapar antes de que se realizara el allanamiento para detenerlo.

Cuatro días después se radicó una segunda denuncia de otra joven que aseguró haber sido vejada en el mismo lugar, aunque este hecho habría ocurrido hace dos años