Un expediente que recién arranca pero que traerá mucha tela para cortar. No sólo porque la investigación es sobre un abuso sexual en Rivadavia, sino porque el sospechoso se mueve en un entorno de alto poder económico. El caso de la Madriguera comienza a sacudir el Este provincial.

Con foto, nombre, apellido y hasta apodo, desde el lunes comenzaron a escrachar a un joven en las redes sociales por haber abusado sexualmente de una joven -en esta nota se reservará su identidad por pedido judicial, al menos hasta que se efectivice su detención-.

Te puede interesar...

El abuso sexual habría ocurrido en la jornada del domingo, cuando se desarrollaba una fiesta clandestina en una propiedad. No es el primer evento que se realiza en el lugar. Según trascendió, la casa que denominaron La Madriguera es administrada por un grupo de jóvenes de alto nivel económico que realizaban varias fiestas. Obviamente, todo clandestino debido a las limitaciones por la pandemia del coronavirus.

Pero antes de inicio de la cuarentena en marzo pasado, los jóvenes ya se movían en el ambiente de la noche. De hecho estaban ligados a una productora que realizó algunas fiestas electrónicas en bodegas y boliches del Este provincial.

Lo cierto es que tras la fiesta clandestina del domingo, una joven denunció haber sido abusada por uno de los organizadores. Incluso se habla de que la víctima habría sido sedada con estupefacientes para concretar el abuso sexual en Rivadavia.

Se inició un expediente judicial que está en manos del fiscal departamental Carlos Giuliani. Fuentes judiciales confirmaron que el sospechoso se encuentra prófugo. Mientras es buscado por las autoridades, se avanzará con las pericias -médicas, psicológicas y toxicológicas- para ratificar lo que denunció la joven.

En tanto que en las redes sociales se habla de una cadena de encubrimiento por parte de los amigos del principal sospechoso de hecho.