Explotación sexual

La declaración de una niña de 13 años complica a acusada de prostituir a menores en Las Heras

Cinthia Yanina Cáceres (43), que está detenida desde abril pasado tras un allanamiento en su domicilio ubicado en el barrio Mathieu, quiso revertir el procesamiento en su contra pero la Justicia Federal confirmó el avance la compleja investigación

Cinthia Yanina Cáceres está privada de su libertad desde hace más de tres meses acusada, nada más ni nada menos, de explotación sexual contra dos menores de edad. La mujer de 43 años intentó revertir el procesamiento en su contra pero un Tribunal resolvió que la investigación que se originó en Las Heras debe continuar avanzando. Para esto fue clave la declaración de una de las víctimas, una niña de 13 años.

A mediados de abril pasado, las autoridades policiales se encontraban buscando a dos menores de 15 y 13 años oriundas de San Martín que habían escapado de un hogar de la Dirección de Protección y Promoción de Derechos. El 24 de ese mes, la más pequeña le había mandado un Whastapp a su madre asegurando que estaba en una casa donde la "inyectaban" y la obligaban a prostituirse. La mujer le pidió la ubicación del lugar a su hija pero nunca recibió respuestas.

Esto motivó que se profundice la búsqueda y cuatro días después la niña fue encontrada caminando en el barrio Mathieu, ubicado al norte de Las Heras. Al ser contactada por personal policial la menor manifestó que en una casa ubicada a pocos metros había una decena de niños que eran prostituidos y drogados con marihuana, cocaína y otras sustancias.

Esto motivó un allanamiento en el domicilio de Cinthia Cáceres, donde efectivamente había varios niños y jóvenes aunque la mayoría eran sus propios hijos. En el lugar también estaba la otra adolescente de 15 años que había escapado del hogar días atrás. De hecho, según reconstruyó la investigación, esta menor fue la primera en llegar a esa casa y terminó invitando a la menor de 13 años.

Cáceres terminó imputada por trata de personas con fines de explotación sexual agravado por ser las víctimas menores de 18 años. Arriesga una potencial condena de 10 a 15 años de cárcel.

► TE PUEDE INTERESAR: Se dictó la pena más alta por narcotráfico en Mendoza: 19 años por traficar 2 toneladas de droga

La víctima de 13 años brindó dos declaraciones asegurando que su amiga le había dicho que "estuvo con un viejo por 2 mil pesos", que había sido sometida al consumo de drogas y de alcohol y que dos hijos de la presunta proxeneta quedaban a cargo cuando la mujer salía del domicilio. También declararon algunos vecinos que confirmaron que en ese domicilio solían ver movimiento de autos donde se subían mujeres durante la noche.

La defensa de Cinthia Cáceres solicitó que se dicte la falta de mérito y por ende se otorgue la excarcelación de la mujer. Los argumentos fueron que en los allanamientos no se encontraron "drogas, inyecciones ni ropa de prostitución", que en las conversaciones que mantuvo la mujer por celular "no hay indicio de delito" y que tiene una situación económica complicada, lo que no ocurriría si sacara provecho de la explotación sexual de menores.

Otro punto planteado fue que ninguno de los hijos de la mujer ha hecho referencia a la presunta actividad de prostitución -aunque desde el ETI indicaron que hay una especie de "blindaje" entre ellos- y que la víctima de 15 años dijo que no estaba en contra de la excarcelación de la mujer ya que no tenía nada en su contra porque todo lo que hizo fue por voluntad propia.

Finalmente los camaristas Gustavo Castiñeira de Dios, Manuel Pizarro y Gisela Morici confirmaron la detención el procesamiento de la presunta meretriz de menores, aunque solicitaron una serie de informes técnicos y sociales para definir si puede acceder a una prisión domiciliaria, teniendo en cuenta que sus hijos quedaron alojados en lugares dispersos -algunos en hogares y otros a cargo de familiares-.

►TE PUEDE INTERESAR: Orozco, De Marchi, Ramón y hasta Bonarrico: El 2023 llegó hace rato

Temas relacionados: