Janet Zapata: "Minati alimentaba la idea de que era trata de personas"

En el comienzo del juicio por el asesinato de la mujer de 29 años, declararon su madre y su hermano. Describieron la relación entre la víctima y el principal acusado.

"Minati alimentaba la idea de que había sido víctima de trata de personas". Con el testimonio de la madre y el hermano de la víctima, comenzó el juicio por el asesinato de Janet Zapata (29) ocurrido hace casi dos años. Los familiares de la mujer detallaron cómo fue la conducta de su esposo, sospechado como instigador del hecho, durante los días que estuvo desaparecida.

Con una remera con la cara de su hija y la palabra "Justicia", Roquelina Ávila (51) fue la primera persona que declaró en la apertura del debate. Durante un par de horas, recordó cómo fueron los hechos desde el momento en que desapareció la víctima.

"El día 22, Damián Minati (31) vino a mi casa y dijo que Janet no había vuelto. Me contó que el día anterior estaban en La Barraca y ella se fue al centro a comprar zapatillas para mi nieta y a encontrarse con amigas. Ahí empezó nuestra búsqueda", dijo ante el Tribunal presidido por Jorge Coussirat.

Continuó relatando que al día siguiente su yerno radicó al denuncia y que consultaron en varios hospitales, siempre obteniendo respuestas negativas. "Él permaneció siempre conmigo. Yo empecé a creer que mi hija había sido víctima de trata de personas y Minati alimentaba esa idea. Me decía que podía ser porque Janet era llamativa y por su forma de vestir", agregó. Incluso, explicó que el acusado la acompañó a reunirse con la vicegobernadora Laura Montero.

"Creía en su palabra y lo defendí como un hijo porque había algunas personas que desconfiaban de él. Jamás imaginé que le había quitado la vida a mi hija. Incluso ese día 22 lloró y me dijo que no sabía que iba a hacer si no aparecía Janet. A veces le daban crisis de pánico por esos días", manifestó Ávila.

Con respecto a la relación con su hija, detalló que "tuvieron muchos altibajos" y que hace algunos años Minati la echó con su hija de la casa donde habitaban, ya que era propiedad de su madre. "Tenían peleas domésticas. Jamás me contó que haya sido agredida pero sí la vi varias veces con moretones en las piernas. Ella decía que era porque se caía o se golpeaba. Siempre discutían por motivos económicos ya que él cuestionaba todo lo que Janet le daba a su hija", declaró.

Luego fue el turno del segundo testigo, el hermano de Janet, Mauro Zapata (34), quien ratificó en mayor medida la versión de su madre. Sin embargo, dijo que siempre desconfió de Minati: "Estaba seguro que él la intimidaba. La celaba con amistades nuestras de toda la vida. Ella estaba totalmente sometida porque al principio no trabajaba, pero cuando ya empezó a tener un sueldo fijo no la podía manipular".

Pese a esto, agregó que "jamás pensé que el perfil de esa persona pudiera hacer eso, que una persona normal, que trabaja y convive con otra va a rematarle la vida".

Sobre la desaparición, aseveró que "esta tarde lo noté raro, vi como que había algo. Su relato era muy minucioso, tenía todos los detalles sobre dónde dejó el auto, los horarios, dónde estaban las cámara de seguridad".

Ambos testigos también afirmaron que Minati tenía en su poder una pistola calibre 22 -mismo grosor con el que fue ultimada Zapata- en su comercio porque sufría constantes robos.

Además aseguraron conocer a Juan Orlando Manzano (42) -el imputado como coautor junto a Claudio Sebastián Quiroga (31)- ya que había sido jefe de Minati y Janet Zapata les había mostrado un foto de su perfil en Facebook.

Curiosa detención

Según surgió de las declaraciones, cuando el principal sospechoso quedó privado de su libertad fue algo totalmente extraño. No se trató de un allanamiento, como suele ocurrir en la mayoría de estos casos, si no que el propio Minati se presentó ante el fiscal Santiago Garay.

En la oficina del magistrado mantuvieron una reunión entre la madre, el hermano y la pareja de Zapata. Claro, por ese entonces, el ahora acusado encabezaba las marchas pidiendo por la aparición de su novia.

En esa cumbre, el fiscal Garay no reconoció al sospechoso y dijo: "Debo ser sincero, creo que el marido de Janet es el autor del hecho". Inmediatamente, Roquelina Ávila le señaló que era Minati a quien tenía sentado al lado y el magistrado ordenó la inmediata detención.

El hecho

El 21 de septiembre de 2016, Janet Zapata desapareció. Según su pareja, con quien tienen una hija en común, estuvieron en el centro comercial La Barraca, en Guaymallén, y se fue hacia el centro. Nunca regresó ni contestó su teléfono celular.

La investigación fiscal sostiene que el hombre contactó a Juanito Manzano y al Pollo Quiroga, a quienes les pagó 15 mil pesos para que ultimaran a la mujer y enterraran el cadáver. El cuerpo, que presentaba lesiones de golpe en el cráneo y dos heridas de arma de fuego, fue hallado 5 días después en un descampado en El Algarrobal.

Por esos días, Mendoza estuvo en boca de todo el país ya que también ocurrieron los femicidios de Julieta González (21) -su cuerpo fue hallado un día después en Cacheuta- y Ayelén Arroyo (19).

En esta nota: