Policiales Martes, 30 de enero de 2018

El calvario de las niñas abusadas por el empleado judicial

Los exámenes médicos revelaron violaciones de larga data. El fiscal Sívori dijo que la investigación está resuelta y pedirá la prisión preventiva para el acusado de violar a una de ellas.

El escándalo que desató la detención de un empleado judicial del Este de Mendoza, atrapado casi in fraganti mientras aparentemente violaba a una niña de 12 años en su auto y otra de la misma edad presenciaba la situación, ha venido a destapar el oculto calvario por el que las víctimas vienen transitando no solo desde ese día, sino desde hace mucho tiempo.

Los exámenes clínicos a las menores han revelado que ambas presentan signos de abusos sexuales de larga data como también que una de ellas, la que declaró haber sido abusada por el empleado judicial, había tenido un contacto sexual reciente compatible con su testimonio.

Lo que la medicina ha develado no estaría documentado en ningún organismo del Estado encargado de velar por los derechos de los menores ni en ninguna oficial judicial.

Es decir, sobre los viejos abusos sexuales del que han sido víctimas, se desconoce los autores, el ámbito y las situaciones en las que fueron atacadas o corrompidas por otros individuos.

En cuanto a Lucas Emanuel Fernández, el trabajador judicial de 30 años, que cumplía funciones en la oficina fiscal de Santa Rosa - La Paz y que está detenido, el Ministerio Público Fiscal no tiene dudas sobre su responsabilidad en la violación de una de las dos menores.

Fernández fue sorprendido por un policía el jueves pasado con dos niñas de 12 años en su automóvil, en una senda de El Carrizal, se presume que abusando sexualmente de una de ellas.

Para el fiscal de Cámara, Oscar Sívori, a cargo de coordinar la instrucción penal que realiza la fiscal Valeria Bottini, el hecho está probado.

Coordinando. El fiscal de Cámara, Oscar Sívori, está a cargo de la investigación que lleva adelante la fiscal de Instrucción, Bottini.
Coordinando. El fiscal de Cámara, Oscar Sívori, está a cargo de la investigación que lleva adelante la fiscal de Instrucción, Bottini.

Por ese motivo, la semana que viene pedirá junto con la fiscal, la prisión preventiva de Fernández.

En una rueda de prensa que dio en el Poder Judicial de San Martín, Sívori confirmó que el acusado está muy comprometido y calificó a Fernandez y la gente de su clase como "predadores sexuales".

Contundente, Sívori afirmó: "Sabemos que ellos (por el detenido y otro individuo no identificado y tampoco detenido) las contactaron a las niñas en plaza Italia, las invitaron a subir al auto para ir a tomar unos tragos, las llevaron al departamento de Fernández, el cual nosotros allanamos y recolectamos pruebas que confirman eso. En el departamento les dieron a tomar bebidas alcohólicas. El viernes, en cámara Gessell, una de las menores declaró que fue abusada sexualmente con acceso carnal por Fernández. Es visiblemente notorio que son menores de edad y no tienen 18 años. No están desarrolladas físicamente. Ni siquiera aparentan los 12 años que tienen. Usan ropa talle 10. Vamos a pedir la prisión preventiva contra Fernández la semana próxima porque para nosotros la situación está resuelta".

Alcohol y ansiolíticos

En el departamento de Fernández las dos menores ingirieron alcohol y por la intervención médica que devino, fue mucho alcohol.

Según datos que surgen de la investigación, las menores habrían contado que los adultos molían pastillas y las echaban en la bebida para que ellas las tomaran.

Se trataría un ansiolítico, un sedante de una marca muy conocida y de fuertes efectos.

Incluso se ha especulado con que también las niñas fueron inducidas a consumir cocaína.

El fiscal Sívori aclaró: "Aún no tenemos los resultados de los análisis que nos confirmen la presencia de drogas u otros fármacos".

Sin embargo, no rechazó la versión: "No niego de que haya habido cocaína, pero por ahora, no nos consta y esperamos los resultados de los estudios de laboratorio para confirmar si fue así o no".

En caso de que sea positivo, el fiscal adelantó que harán la denuncia correspondiente a la Justicia Federal, lo que pondría mucho peor las cosas para el acusado.

Lo que sí sufrieron las menores fue una fuerte intoxicación alcohólica, de la que el fiscal no ocultó su asombro: "No es común que los niños de 12 años consuman alcohol del modo en que han tomado estas dos niñas. De eso hay pruebas claras porque a ambas les tuvieron que hacer lavaje de estómago en el hospital Perrupato. Las dos estaban extremadamente alcoholizadas".

Por otra parte, el magistrado confirmó lo que ya era previsible y una formalidad de rigor: que el imputado y detenido Lucas Fernández fue suspendido en su puesto laboral luego de que se le abriera el correspondiente sumario administrativo.

El pasado en las sombras

Cómo, dónde y cuándo las dos niñas de 12 años fueron víctimas de abusos sexuales en los últimos años, como lo determinaron los exámenes médicos, es un verdadero misterio.

Ni siquiera se sabe si ellas por voluntad propia accedían -no cambia el delito de violación pues hasta los 12 años el consentimiento no cuenta como atenuante para el abusador- o si eran ofrecidas por otros adultos a prestar servicios sexuales a cambio de dinero.

El fiscal Sívori, muy remiso a que las menores queden estigmatizadas socialmente, respondió: "No tenemos pruebas de que hayan sido explotadas por un mayor".

No obstante, recalcó que si dan con pistas sobre su pasado, investigarán a fondo para llegar a la verdad.

Más noticias