A tres meses de haber recibido un disparo en un asalto, Juan Carlos Córdoba (72) falleció el martes pasado. Por el crimen en Las Heras no hay sospechosos identificados y sus familiares, en medio del dolor por el fallecimiento, manifestaron que seguirán esperando justicia por el hecho de sangre.

Flavia Córdoba, una de las seis hijas de la víctima fatal, está radicada en España y pudo viajar a Mendoza una semana después del día del ataque. "Mi padre se levantó como cada día para trabajar. Fue a abrir el negocio y aparecieron estas dos personas. Mis hermanas dicen que entraron y desgraciadamente pasó esto", explicó en comunicación desde Barcelona con el programa Hola Mendoza.

Seguir leyendo

La mujer graficó que la propiedad tenía en la parte del frente el comercio de Juan Carlos Córdoba, dedicado al rubro de los matafuegos, y en la parte posterior vivían dos de sus hermanas con sus parejas y cinco niños. "Ellas escucharon el disparo y salieron para ver qué pasaba. Parece que mi padre pegó el grito para avisar que uno de los ladrones se metió en la parte de atrás y ahí le dieron el disparo. Quiso proteger a la familia y por eso pasó lo que pasó", narró.

Flavia Córdoba explicó que su padre se dedicó toda su vida a ese comercio y jamás había sufrido un hecho de inseguridad. Por otro lado, confirmó que los autores del crimen en Las Heras no alcanzaron a robar ningún elemento del lugar.

"Mi padre era una persona que lo quería todo el mundo. Siempre tenía las puertas abiertas del negocio y no esperábamos que pasar esto. Falleció hace dos días y todavía no podemos enterrarlo. La familia está destrozada. Lo único que nos queda es pedir Justicia, aunque no nos van a devolver a mi padre para nada", concluyó.

robomatafuegos.jpg
El local de Juan Carlos Córdoba, donde ocurrió el crimen en Las Heras.

El local de Juan Carlos Córdoba, donde ocurrió el crimen en Las Heras.

Crimen en Las Heras

El 26 de abril pasado, en las primeras horas de la mañana y a plena luz del día, dos delincuentes llegaron en un vehículo hasta calle Doctor Moreno, de Las Heras. Allí, Juan Carlos Córdoba se disponía a abrir su negocio dedicado a la venta y reparación de matafuegos. Los ladrones llevaban un artefacto de este tipo simulando ser clientes, pero rápidamente desnudaron sus verdaderas intenciones y empuñaron armas de fuego. Cuando uno de los malvivientes quiso ingresar a la parte posterior de la propiedad, la víctima se resistió y terminó con varios golpes en la cabeza y un disparo en la nuca.

El comerciante estuvo internado en el Hospital Central en delicado estado de salud, aunque su situación había mejorado pasado los 3 meses. Sin embargo, un virus intrahospitalario le generó una neumonía y terminó falleciendo el 3 de agosto pasado.

La fiscal Claudia Ríos consideró que la muerte del comerciante tiene una relación directa con el ataque de los asaltantes, por lo que el hecho es investigado como un homicidio criminis causa, es decir, que fue asesinado para garantizar la impunidad de la tentativa del robo. El caso no tiene sospechosos identificados hasta el momento.