Le dicen el Chancho Negro. Su nombre y apellido son desconocidos para las autoridades, pero su apodo está vinculado en el expediente que investiga la desaparición de Abigail Carniel. Pero ahora, el hombre está señalado como autor del crimen en Las Heras de Nahuel Sánchez (30), el cual ocurrió en medio de una guerra narco que afecta al barrio Sargento Cabral.

El miércoles pasado, policías de la División de Homicidios lograron detener a Claudio Fabián Carrizo, un hombre de 40 años que se escondía en una casa del barrio Infanta. El sujeto está señalado como uno de los asesinos de Nahuel Sánchez ya que su huella dactilar fue encontrada en la camioneta donde la víctima fue baleada -ver más abajo-. Quedó a disposición del fiscal Gustavo Pirrello quien lo imputó por homicidio agravado por el uso de arma de fuego y lo envió al penal.

La investigación tiene un trasfondo narco: la víctima fatal pertenecía a una banda rival a Matías Fido Díaz, quien está señalado como líder narco del barrio Sargento Cabral. De hecho, está detenido acusado de lavado de activos en la Justicia Federal y por el femicidio de Abigail Carniel en la Justicia provincial.

abigail carniel.jpg
Abigail Carniel fue vista por última vez el 15 de abril pasado.

Abigail Carniel fue vista por última vez el 15 de abril pasado.

Ahora, los pesquisas tratan de identificar al denominado Chancho Negro, quien también habría participado del crimen en Las Heras de Nahuel Sánchez. Pero ese apodo, coincidentemente, también aparece mencionado en el expediente de Abigail Carniel: un informante policial lo ubicó en una reunión que incluyó drogas y alcohol y que se mantuvo en una casa del barrio Sargento Cabral en la tarde del 15 de abril, último día en que fue vista con vida la adolescente de 18 años.

Esto alimenta aún más la hipótesis de que en esa barriada se vienen cometiendo una serie de asesinatos producto de bandas que se enfrentan para ganar el poder del narcomenudeo en la zona.

Crimen en Las Heras

El 8 de agosto pasado, Nahuel Sánchez caminaba con su pareja por calle Mangiapani, pero antes del cruce con Boulogne Sur Mer fueron sorprendidos por una camioneta Fiat Toro -el rodado había sido robado el 23 de julio en Maipú-. Dos sujetos los amenazaron con armas de fuego y los obligaron a subir. Nahuel Sánchez quedó al mando del vehículo. Avanzaron unas cuadras hasta que uno de los agresores le disparó por la espalda. La víctima se desvaneció en el momento, por lo que perdió el control de la camioneta y se estrelló contra el frente de un lavadero.