El Parque y los mendocinos tienen un relación muy estrecha, fomentada por el contraste que genera con el paisaje desértico que impera. Cada fiesta popular mendocina casi siempre tuvo como escenario el centenario espacio verde. Este año, se suma otra fiesta, casi semanal, y es la de la hinchada de Independiente Rivadavia en la Copa de la Liga.

Hinchas-Independiente-Rivadavia-1.jpg
El Parque fue una fiesta.

El Parque fue una fiesta.

Este jueves no fue la excepción, y con una tarde maravillosa, el Parque recibió desde temprano una marea azul.

►TE PUEDE INTERESAR: Alex Arce y una importante oferta para ir de Independiente Rivadavia a un campeón de América

Los hinchas de Independiente Rivadavia le pusieron color al partido

Miles de grupitos aprovechando la frescura de los prados y arboledas aledañas al Bautista Gargantini le pusieron color a la jornada en la previa al partido por la 5ª fecha de la Copa de Liga contra Instituto Central Córdoba.

Embed

Vendedores variopintos y de diversas mercaderías se instalaron para atender los requerimientos de tantos simpatizantes de Independiente Rivadavia. Otros más previsores optaron por la "económica", y se vieron muchas heladeritas (conservadoras) y picnics en las cercanías de la cancha. Allí compitieron los porrones "polarizados" con las botellas PET de gaseosas cortadas para albergar el fernet con coca, y la certera caja Tetra de vino.

Es una verdadera fiesta cada vez que la Lepra juega de local.

Hinchas-Independiente-Rivadavia-2.jpg
Los hinchas azules le pusieron color al Gargantini.

Los hinchas azules le pusieron color al Gargantini.

Con el correr de la tarde, la fiesta se fue trasladando las tribunas, y en la platea oeste de pronto se comenzó a cantar el Cumpleaños Feliz. Esto fue por la celebración de sus 74 años de un viejo hincha, Alberto Zeballos, que hasta llevó un torta y la compartió con sus familiares y otros hinchas en la gradería.

Llamó la atención que el grueso de la hinchada leprosa entrara después que el equipo y con el juego ya iniciado.