Curiosidades del planeta

Maravilloso coral australiano: la estructura con vida más grande de la Tierra

Declarada Patrimonio de la Humanidad, la mayor estructura viva del planeta se encuentra en Australia y despierta un mundo de curiosidades para el ser humano

Los paisajes, misterios y curiosidades del planeta Tierra no tienen fin. Es que a pesar de los avances tecnológicos y la investigación, aún hay infinidades de misterios por develar en torno a múltiples incógnitas acerca del universo, tales como su inconmensurable tamaño o la existencia o no de vida en otros planetas.

En el caso de la Tierra, más precisamente el agua, se ha explorado y cartografiado menos del 20% de los océanos del mundo.

Dentro de esa pequeña área marítima conocida se encuentra uno de los lugares más increíbles del mundo. La Gran Barrera de Coral, es la estructura con vida más grande del planeta. Y su tamaño lo ratifican los astronautas que se encuentran en la Estación Espacial Internacional, quienes pueden distinguir fácilmente desde el espacio esta enorme barrera de corales.

Barrera de coral.jpg
La Gran Barrera de Corales se puede distinguir fácilmente desde el espacio.

La Gran Barrera de Corales se puede distinguir fácilmente desde el espacio.

Arrecife Bait

Ubicada en Queensland, Australia, la Gran Barrera de Coral se extiende por unos 2000 kilómetros en la costa noreste australiana.

Con una superficie casi del tamaño de Alemania, en este gran conjunto de islas se encuentran unos 2.000 arrecifes individuales y cerca de mil islas.

Siendo la estructura con vida más grande del planeta, en 1981 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Gracias a esto, hay intensos cuidados para la preservación de la Gran Barrera de Coral como uno de los nichos más importantes de biodiversidad marítima.

►TE PUEDE INTERESAR: ¿Cuánto mide realmente el universo?

Un paraíso bajo el agua

La vida debajo del océano esconde un mundo infinito de posibilidades. Es que el océano en su conjunto cubre el 71% de la Tierra, y el humano aún solamente ha descubierto el 20% de ese total.

Pero de ese último porcentaje estudiado, los oceanógrafos han logrado encontrarse con maravillas caracterizadas por una increíble riqueza en términos de biodiversidad.

Tal es el caso de la Gran Barrera de Coral australiana: apenas uno sumerge su cabeza en el agua, una explosión de colores, formas y especies de lo más diversas se muestran viviendo entre estos 400 tipos de coral.

Corales.jpg
La Gran Barrera de Corales conforma una explosión de colores, formas y especies de lo más diversas.

La Gran Barrera de Corales conforma una explosión de colores, formas y especies de lo más diversas.

Más de 800 especies de peces, 5000 moluscos, 125 tiburones y 6 de las 7 tortugas marinas existentes en el planeta.

Por la superficie, más de 200 especies de aves sobrevuelan el mar de la costa noreste australiana o forman sus nidos en las islas que afloran de los arrecifes, donde llegan a crecer hasta 2.200 plantas distintas.

►TE PUEDE INTERESAR: ¿El arcoíris tiene un principio y un final?

La importancia de los corales para la vida terrestre

Los científicos suelen hacer referencia a los arrecifes de coral como las selvas del océano. Es que su importancia en el cuidado del océano es radical:

  • Sirven como hábitat para el 25% de especies marinas: miles animales como medusas, crustáceos, tortugas, serpientes de mar, caballitos de mar, almejas, tiburones grises entre otros, se benefician de ellos.
caballito de mar.jpg
Grandes cantidades de caballitos de mar viven y se reproducen en los corales australianos.

Grandes cantidades de caballitos de mar viven y se reproducen en los corales australianos.

  • Albergan a más de 1 millón de especies, pero ocupan menos del 1% del espacio marino.
  • Son de gran importancia para la pesca: su existencia permite que los animales se reproduzcan y el ecosistema marítimo se mantenga en equilibrio.
  • Los océanos son uno de los grandes pulmones del planeta: los arrecifes coralinos contribuyen en la disminución de gases efecto invernadero.

2050, adiós a los corales

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas estima que para el año 2050 el mundo podría decirle adiós definitivo a los corales.

Tal como estuvo a punto de suceder con la desaparición de las medusas doradas, una de las grandes causas de que los corales estén en peligro de extinción es el protector solar. La sobreexplotación de esta maravilla natural hace que los turistas contaminen el agua que termina intoxicando el ecosistema.

Otra de las causas es el blanqueamiento del coral provocado por el cambio de de temperatura de los océanos. El cambio climático genera aumento en la temperatura de los océanos, esto desequilibra el hábitat de los corales que peligran por su supervivencia.

Temas relacionados: