Solidaridad de líderes del mundo

Lula decretó la intervención federal de los organismos de seguridad en Brasilia tras el ataque golpista

"Esos vándalos, que podemos llamar de nazis fanáticos, stalinistas fanáticos o mejor fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se hizo en este país", dijo Lula en relación con los atacantes.

Por UNO

"Decreto la intervención federal en el distrito federal, que se limita al área de la seguridad pública, con el objetivo poner fin al grave comprometimiento del orden público", leyó Lula en un mensaje televisado.

La intervención en Brasilia será hasta el 31 de este mes y su objetivo es poner fin a los actos de violencia en los edificios del poder público.

El mandatario remarcó que hubo un operativo de seguridad defectuoso.

►TE PUEDE INTERESAR: La manifestación golpista en Brasilia, frente al espejo del ataque al Capitolio

"Creemos que hubo falta de seguridad y quiero decir que todas las personas que hicieron esto serán encontradas y serán punidas", dijo Lula en Araraquara, estado San Pablo, donde estaba de visita por una tragedia de inundaciones.

Bolsonaristas toman Congreso Brasil 4.jpg

"Lamentablemente, los que tenían que hacer la seguridad del distrito federal era la policía militar del distrito federal y no lo hizo; hubo una incompetencia, mala voluntad o mala fe, ustedes vieron las imágenes de cómo los acompañaban" a los manifestantes, comentó Lula.

Aseguró que esos uniformados serán "punidos de forma ejemplar" y "no son confiables".

"Esos vándalos, que podemos llamar de nazis fanáticos, stalinistas fanáticos o mejor fascistas fanáticos, hicieron lo que nunca se hizo en este país", dijo en relación con los atacantes.

Agregó que van a "descubrir quiénes son los financistas de estos vándalos que fueron a Brasilia", además de asegurar que "todos pagarán con la fuerza de la ley este gesto antidemocrático".

image.png

Lula también responsabilizó a su antecesor, a quien llamó "genocida", y acusó al agronegocio y al las mafias de la minería ilegal de financiar estos movimientos golpistas.

"Él estimuló la invasión a los tres poderes siempre que pudo y eso es responsabilidad de él", dijo Lula sobre Bolsonaro. "El agronegocio posiblemente también estuvo allá", comentó.

El mandatario también comentó que irá a Brasilia a visitar los edificios vandalizados.

El líder del Partido de los Trabajadores mantuvo previamente una reunión de emergencia con sus ministros para tratar la situación en Brasilia, donde la turba de manifestantes asaltó las sedes del Congreso, el palacio presidencial de Planalto y el Tribunal Supremo Federal para exigir un golpe de Estado.

Lula mantuvo desde Araraquara mantuvo una reunión por videoconferencia con los ministros de Defensa, José Mucio Monteiro; de Justicia, Flavio Dino, y de Relaciones Institucionales, Alexandre Padilha.

https://twitter.com/LulaOficial/status/1612190910325964801

Lula e encontraba en esa localidad de San Pablo para comprobar en primera persona los daños causados la semana pasada por las intensas lluvias, que causaron la muerte de seis personas.

El mandatario había convocado a una conferencia de prensa que fue suspendida tras conocerse las informaciones sobre la entrada de los bolsonaristas en la sede del Congreso.

Lula está acompañado de los ministros de Trabajo, Luiz Marinho; de Ciudades, Jader Filho, y de Desarrollo Nacional, Waldez Góes, según la agencia de noticias Europa Press.

Solidaridad de mandatarios de todo el mundo

Mandatarios y líderes de todo el mundo condenaron las manifestaciones "golpistas" en Brasilia, donde seguidores del expresidente Jair Bolsonaro ingresaron de forma violenta en los edificios de los tres poderes públicos, y se solidarizaron con el presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El presidente argentino, Alberto Fernández, repudió "el intento de golpe de Estado" en Brasilia y, como presidente pro tempore de la Celac y el Mercosur, llamó a los países miembros a unirse "en esta inaceptable reacción antidemocrática que intenta imponerse en Brasil".

Así lo manifestó el jefe de Estado argentino en su cuenta de Twitter, donde aseveró: "La democracia es el único sistema político que garantiza libertades y nos obliga a respetar el veredicto popular".

"Quienes intentan desoír la voluntad de las mayorías, atentan contra la democracia y merecen no solo la sanción legal que corresponda, sino también el rechazo absoluto de la comunidad internacional", añadió Fernández respecto a la toma del Palacio del Planalto, el Congreso Nacional y el Supremo Tribunal Federal (Corte Suprema), en Brasilia.

Bolsonaristas toman Congreso Brasil.jpg

En esa línea, el mandatario expresó su "repudio a lo que está sucediendo en Brasilia" y manifestó su "incondicional apoyo y el del pueblo argentino a (el presidente brasileño) Luiz Inácio Lula da Silva frente a este intento de golpe de Estado que está enfrentando".

El presidente de Chile, Gabriel Boric, calificó como “impresentable” el ataque contra los edificios de los tres poderes en el distrito federal de Brasil.

“El gobierno de Brasil cuenta con todo nuestro respaldo frente a este cobarde y vil ataque a la democracia”, agregó Boric.

Por su parte, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, afirmó que “el fascismo” decidió “dar un golpe” en el país sudamericano, le dio toda su "solidaridad a (el presidente Luiz Inácio) Lula (da Silva) y al pueblo de Brasil" y subrayó que “es hora urgente de reunión de la OEA (Organización de Estados Americanos) si quiere seguir viva como institución.

El titular del Ejecutivo ecuatoriano, Guillermo Lasso, que al igual que Boric, Petro y Fernández estuvo en la asunción de su par brasileño, condenó "las acciones de irrespeto y vandalismo perpetradas a las instituciones democráticas en Brasilia" que "atentan contra el orden democrático y la seguridad ciudadana".

"Expreso mi respaldo y el de mi Gobierno al régimen de Lula legalmente constituido", agregó.

En tanto, el Canciller de México, Marcelo Ebrard, manifestó "el pleno respaldo" de su país "al Gobierno del Presidente Lula electo por voluntad popular".

En la misma red social, Ebrard rechazó "cualquier intento en contra de las instituciones democráticas que se ha dado ese pueblo hermano".

La cuenta de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en Twitter publicó su respaldo al presidente brasileño que asumió por tercera vez el 1 de enero.

"La Presidencia Pro Tempore de la Celac (a cargo de Argentina) manifiesta su respaldo al Gobierno de Lula, elegido por el pueblo de Brasil, y rechaza las acciones violentas contra las instituciones democráticas brasileñas", señalaron.

El primer líder europeo en expresar su rechazo a las violentas escenas de Brasilia fue el presidente español, Pedro Sánchez.

"Todo mi apoyo al presidente Lula y a las instituciones libre y democráticamente elegidas por el pueblo brasileño. Condenamos rotundamente el asalto al Congreso de Brasil y hacemos un llamamiento al inmediato retorno a la normalidad democrática", dijo en su cuenta de Twitter.

El expresidente de Bolivia Evo Morales también se solidarizó con el líder del Partido de los Trabajadores de Brasil.

"Condenamos y repudiamos las acciones golpistas de bolsonaristas que asaltaron el congreso y otras instituciones democráticas de #Brasil. Nuestra solidaridad con el hermano Lula y pueblo brasilero. La derecha bolsonarista sigue el ejemplo de Trump y no admite su derrota", tuiteó.

Cuba y Estados Unidos condenan el ataque

Por su parte, el presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez le envió su "respaldo" a su par brasileño y condenó "enérgicamente los actos violentos y antidemocráticos que ocurren en Brasil, con el objetivo de generar caos e irrespetar la voluntad popular expresada con la elección del presidente Lula".

Estados Unidos dijo que condenaba "contundentemente" el asalto a las sedes gubernamentales.

El presidente estadounidense, Joe Biden, consideró "indignante" el ataque a los edificios de los poderes públicos en Brasil por parte de seguidores golpistas del exmandatario Jair Bolsonaro.

Las declaraciones de Biden, realizadas durante su primera visita a la frontera con México en El Paso, Texas, llegan después de que el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, afirmara que su país “condena cualquier intento por socavar la democracia” y asegurara que el mandatario seguía “de cerca la situación”.

"La violencia no tiene cabida en ninguna democracia; condenamos contundentemente los ataques a las instituciones de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial en Brasilia, que son también un ataque a la democracia", afirmó el encargado de negocios de Washington en Brasil, Douglas Koneff, en Twitter.

"¡No existe justificación para estos actos!", subrayó el diplomático.

El primer líder europeo en expresar su rechazo a las violentas escenas de Brasilia fue el presidente español, Pedro Sánchez.

"Todo mi apoyo al presidente Lula y a las instituciones libre y democráticamente elegidas por el pueblo brasileño. Condenamos rotundamente el asalto al Congreso de Brasil y hacemos un llamamiento al inmediato retorno a la normalidad democrática", dijo en su cuenta de Twitter.

En Brasil, el senador opositor y exjuez del Lava Jato Sergio Moro criticó a los manifestantes golpistas.

"Las protestas tienen que ser pacíficas. Las invasiones de edificios públicos y la depredación no son respuestas. La oposición debe hacerse de manera democrática, respetando la ley y las instituciones. Los invasores deben salir de los edificios públicos antes de que la situación se intensifique", comentó en su cuenta de Twitter.

El presidente del Congreso de Brasil, el senador Rodrigo Pacheco, pidió castigar de forma "urgente" y con el "rigor de la ley" a los manifestantes que invadieron las sedes de los tres poderes en Brasilia.

En Brasil, el senador opositor y exjuez del Lava Jato Sergio Moro criticó a los manifestantes golpistas.

"Las protestas tienen que ser pacíficas. Las invasiones de edificios públicos y la depredación no son respuestas. La oposición debe hacerse de manera democrática, respetando la ley y las instituciones. Los invasores deben salir de los edificios públicos antes de que la situación se intensifique", comentó en su cuenta de Twitter.

El presidente del Congreso de Brasil, el senador Rodrigo Pacheco, pidió castigar de forma "urgente" y con el "rigor de la ley" a los manifestantes que invadieron las sedes de los tres poderes en Brasilia.