El Código Contravencional pone este miércoles a prueba al Gobierno

La Cámara de Diputados tratará su aprobación definitiva si el oficialismo consigue el quórum para abrir la sesión.

El gobierno de Alfredo Cornejo buscará este miércoles convertir en ley el traumático Código Contravencional que remplazará al Código de Faltas y que le ha valido fuertes polémicas y una sesión estresante en el Senado de Mendoza, donde logró aprobarlo luego de conseguir el quórum para abrir la sesión gracias al pastor Bonarrico, del PI, que hizo posible con su presencia que se abriera la sesión y se aprobara. Ahora el oficialismo pasará nuevamente por ese trance porque a esta hora no sabe con certeza si tiene los diputados suficientes para conseguir quórum y abrir el debate para la votación.

La situación, si no es bien manejada, podría terminar en un disgusto similar al de la ampliación de la Suprema Corte de Justicia, cuando Cambia Mendoza llamó a una sesión en Diputados creyendo que tenía el quórum, lo que finalmente no sucedió, y se frustró la iniciativa.

La Cámara Baja tiene 48 diputados, por lo que el quórum exigido es de 25. Esa cifra el oficialismo de Cambia Mendoza la garantiza con los radicales, el Partido Demócrata, el PRO y el Frente Renovador.

Sin embargo, es el legislador de la agrupación de Sergio Massa el que está en duda.

El sindicalista y ex titular del Centro Empleados de Comercio (CEC) Guillermo Pereyra ha desaparecido del radar provincial. El martes no respondió llamados telefónicos, ni mensajes de WathsApp.

Nadie puede asegurar su presencia para este miércoles en la Cámara de Diputados. Desde su entorno confiaron que había demandado el cambio de algunos artículos como condición para apoyar.

Si Pereyra no aparece, el oficialismo no tendrá quórum para iniciar la sesión, debatir el proyecto de ley y someterlo a votación.

Para colmo, la ocasión es muy favorable para el Gobierno, porque el diputado del PI, Mario Vadillo, está de licencia. Por lo que si consiguen los 25 votos del quórum, el Gobierno necesitaría 24 votos favorables a la hora de votar, que de hecho los tiene, sin el hipotético apoyo de Pereyra.

Pero aunque no les hiciera falta el gremialista para aprobar, sí es necesario para abrir formalmente la sesión.

El diputado radical Jorge Albarracín afirmó: "Entiendo que tenemos los votos para tratar la iniciativa".

Con las leyes polémicas y de alta repercusión pública, nunca se sabe hasta que están todos sentados si los votos están o no.

El peronismo no va a dar quórum porque está en contra del proyecto. Tampoco acompañará el resto de la oposición, es decir el Partido Intransigente y la izquierda. El Gobierno depende de sí mismo.

Consultado de por qué el oficialismo no aceptó las reformas que proponía el justicialismo, Albarracín explicó que "ellos pretendían que cambiáramos 90 artículos, lo que era ponerse a ver el proyecto entero de nuevo. No era posible".

Por su parte, el demócrata Marcos Niven confirmó que dará su voto favorable al nuevo código pero criticó sobre la forma en que el Gobierno trabajó la propuesta.

"Creo que este tema no se trabajó correctamente, se tendría que haber difundido más, debatido en toda la provincia en distintos ámbitos, para ponerlo en conocimiento. Es un tema que ha tomado una inusitada repercusión con rechazos. Hay gente desesperada para que no se trate y si se trata es el apocalipsis. Creo que hay interpretaciones incorrectas y falta de información. Hay críticas sobre arbitrariedades que no surgen del proyecto", señaló Niven.

El demócrata recalcó: "Se trata de pautas de convivencia que nos parecen correctas. Nosotros teníamos cuestionamientos sobre una docena de artículos y el gobierno al menos accedió a hacer los cambios que sugerimos en seis de ellos".

La sesión está prevista para hoy a las 10.30 pero si los números no están claros no hay que descartar que se estire durante el día. Si hay quórum podría bajar el PJ a dar una batalla discursiva sobre un proyecto de repercusiones polémicas.

En esta nota: