Un cuchillo con ADN positivo. Un teléfono celular. Dinero en efectivo. Un muerto con 14 puñaladas. Todos estos elementos serán presentados ante 12 ciudadanos que protagonizarán el primer juicio por jurados del 2021 en Mendoza. Si todo sale como los fiscales quieren, Mario Ezequiel Salas (25) será condenado a prisión perpetua.

Prácticamente no hay discusión en que Salas fue la persona que mató a Miguel Núñez Bruno (75) aquella madrugada de abril de 2019 en Los Corralitos. El eje del juicio por jurados será sobre la calificación del hecho, lo que podría cambiar considerablemente la condena.

Te puede interesar...

La Unidad Fiscal de Homicidios -representada por Claudia Ríos y Fernando Guzzo- intentará demostrar que Mario Salas mató a Miguel Núñez tras asaltarlo. Para ello tienen varias pruebas claves: $15.000 y el teléfono celular de la víctima que le secuestraron al imputado minutos después del asesinato.

Si prospera esta hipótesis, el jurado lo encontrará culpable por el delito de homicidio criminis causa y el juez técnico, Alejandro Miguel, condenará a Mario Salas a la pena de prisión perpetua.

Por su parte, la defensa se inclina por la versión de la emoción violenta. Entre los argumentos principales está que Miguel Núñez terminó muriendo tras recibir 14 heridas de arma blanca.

Con respecto a la autoría, no será discutida ya que policías declararon que cuando fue detenido el propio Mario Salas admitió que se había enojado y "le di unos puntazos", además de que en las inmediaciones se encontró un cuchillo que tenía sangre. Esos rastros hemáticos pertenecían a la víctima fatal, según determinaron los cotejos de ADN.

Crimen en Guaymallén

Salas y Núñez se conocían. De hecho, testigos afirmaron haberlos visto dialogar horas antes del hecho. Cerca de las 2 del 18 de abril de 2019, personal policial fue alertado sobre un sujeto en situación sospechosa en un domicilio ubicado en calle Severo del Castillo al 8100, en la localidad de Corralitos.

Efectivos de la Subcomisaría Puente del Hierro se trasladaron y encontraron a Salas saliendo del lugar. Se inició una persecución donde terminó detenido a 300 metros con los elementos robados.

Cuando los uniformados fueron a entrevistar a la víctima se encontraron con el cuerpo sin vida de Núñez. Policía Científica encontró al menos 10 heridas de arma blanca.