Polémico fallo

Femicidio en Mendoza: condenaron a perpetua al hombre que mató a su ex y tiró su cuerpo en El Challao

María Aida Oliva tenía 52 años cuando fue asesinada por su ex marido, Mario Castro. Sus hijos denunciaron que no sabían nada de ella, hasta que su cuerpo fue encontrado en El Challao. El hombre reconoció todos los hechos y fue condenado en un juicio abreviado

Mario Castro, de 55 años, fue condenado este miércoles a prisión perpetua por el femicidio de su es pareja María Aida Oliva, de 52 años, ocurrido en El Challao en abril de este año.

Además, intentó matar a un hombre que lo encontró en el momento que atacaba a la mujer. A pesar de la única pena que podía recibir, el juez Sebastián Sarmiento le hizo lugar a un pedido de la defensa del acusado y dictó la inconstitucionalidad del artículo 14 del Código Penal, el cual prohíbe al condenado el acceso a la libertad condicional.

El juicio abreviado se realizó en la tarde de este miércoles, en el cual se le leyeron todos los hechos a Mario Castro, reconoció el femicidio y aceptó la única pena que podía recibir por este crimen, que es de prisión perpetua. También afirmó haber atacado a puñaladas a un hombre que lo vio cuando golpeaba salvajemente a su ex esposa.

Femicidio-La-Favorita-El-Challao2.jpg
El cuerpo de María Aida Oliva fue encontrado en El Challao, donde su ex marido confesó que había arrojado el cuerpo.

El cuerpo de María Aida Oliva fue encontrado en El Challao, donde su ex marido confesó que había arrojado el cuerpo.

Había una gran cantidad de pruebas en su contra que nunca fueron discutidas por la defensa de Castro. Uno de sus hijos fue quien lo vio llegar con su auto con manchas de sangre, también en su ropa y con heridas en sus manos y brazos compatibles a la defensa de la víctima. En ese momento, Castro le dijo que había tenido un problema con un hombre, sin aportar mayores detalles.

TE PUEDE INTERESAR: Hallaron muerta a una mujer en El Challao y su ex marido quedó detenido

Con el correr de las horas, ninguno de los hijos de María Aida Oliva sabía nada de ella, lo que provocó una alarma en la familia e hicieron la denuncia para que la buscaran. El 7 de abril, Castro se quebró y confesó extraoficialmente lo que había pasado. Su cuerpo fue encontrado en una zona descampada de El Challao, donde había indicado el femicida.

Las pruebas en contra del femicida

Al lado del cuerpo hallaron una piedra con manchas de sangre, que al ser analizada constataron que era de la mujer, y estaban las huellas dactilares de Castro.

Otra prueba en su contra fue que varios testigos vieron a Castro cuando caminaba con Oliva por el parque San Martín, y más tarde, cuando un joven que pasaba por allí vio un auto sobre la tura y los gritos de una mujer que era atacada por un hombre.

Femicidio-La-Favorita-El-Challao1.jpg
La fiscal de Homicidos Claudia Ríos estuvo a cargo de la investigación del femicidio de María Aida Oliva.

La fiscal de Homicidos Claudia Ríos estuvo a cargo de la investigación del femicidio de María Aida Oliva.

Este testigo crucial se acercó y le dijo a Castro que soltara a la víctima, pero este se abalanzó hacia el joven a quien le provocó varias heridas cortantes con un cuchillo en la cara y el cuello. Mientras. Oliva intentó escapar, pero su ex marido la persiguió, la subió al auto y se la llevó.

El chico herido corrió hasta la guardia de un barrio privado de El Challao, donde pidió auxilio para que llamaran al 911 para ayudar a esa mujer. Pasaron más de 45 minutos hasta que un móvil llegó al lugar, y al recorrer la zona ya no estaba el auto, ni el hombre ni la víctima.

Varios familiares y allegados de la pareja aseguraron que era una relación muy violenta, y que María Aida Oliva sufría de violencia de género. Hacía unos años que se habían separado, pero la mujer sufrió mucho ya que a pesar del maltrato del que era víctima, le costó separarse.

TE PUEDE INTERESAR: Un testigo del femicidio en El Challao aseguró que la Policía demoró 45 minutos en llegar al lugar

El polémico fallo del juez

La defensa de Mario Castro fue quien pidió el juicio abreviado, pero también solicitó que se declarara la inconstitucionalidad del artículo 14 del Código Penal, el cual indica que los femicidios, homicidios crimis causa, y otros hechos delictivos que terminan con la muerte de una persona, contrabando y por estupefacientes no tengan la posibilidad de acceder a la libertad condicional hasta cumplir 50 años de cárcel, lo que en la mayoría de los casos significa que la persona muera en prisión.

El juez Sebastián Sarmiento hizo lugar al pedido de la defensa de Castro y, si bien lo condenó a perpetua, ordenó en este caso la inconstitucionalidad del artículo 14, por lo que Castro podrá tener una esperanza de vida fuera del penal a través de una libertad condicional al cumplir 35 años de cárcel.

juez sebastian sarmiento.jpg
El juez Sebastián Sarmiento condenó a perpetua al femicida de María Aida Oliva.

El juez Sebastián Sarmiento condenó a perpetua al femicida de María Aida Oliva.

El magistrado explicó que "no se cuestiona la constitucionalidad de la prisión perpetua, pero lo que sí se cuestiona es que haya un derecho a revisión al derecho de esperanza para que el condenado pueda acceder a un régimen de libertad. En este caso, Castro tiene 55 años, lo implica que moriría en la cárcel. La Corte no habla de la ejecución, sino de la pena".

Agregó: "Solo hizo referencia a que una persona podría acceder a la libertad a través de un indulto o con el agotamiento de la pena, cuyo máximo es de 50 años. Ninguno de esos parámetros a nivel de comisiones de derechos humanos es compatible con los derechos básicos para que esa pena no sea cruel, degradante e inhumano. El indulto es una medida discrecional del Ejecutivo que no cumple con el derecho de expectativa o de esperanza de vida. En Mendoza hace casi 20 años que no se dicta un indulto y eso demuestra que esta situación que no representa un mecanismo de estándares internacionales de posibilidad de revisión".

Además, Sarmiento planteó que "es una contradicción el artículo 14 con la reinserción social que debe tener una condena, que eso implica volver a la sociedad en mejores condiciones. Esta norma es de exclusión social, ninguna pena perpetua podría ser compatible con las convenciones de derechos humanos si no permite en algún momento la reinserción a la vida en libertad".

Temas relacionados: