imagen.png
Rodolfo Gambi.

Rodolfo Gambi.

La víctima de este episodio es una tía de ella, que denunció la maniobra.

Al matrimonio se le atribuyó haber dado fe de la legitimidad de la firma de un tío político fallecido para concretar la donación de una casa de Godoy Cruz en beneficio de Salinas.

El caso Gambi en detalle

La investigación comenzó a instancias de la víctima, Elsa Raquel Echegaray, y está en la Unidad Fiscal de Delitos Económicos, a cargo del fiscal Hernán Ríos Ruiz.

imagen.png
El fiscal Hernán Ríos Ruiz.

El fiscal Hernán Ríos Ruiz.

Esta causa se suma a otras que tienen a Gambi como imputado por cinco hechos delictivos ocurridos desde 2013.

A los 77 años, Gambi sumó una nueva causa judicial vinculada al ejercicio de su profesión y al mercado inmobiliario.

Todo comenzó en 2016 cuando Echegaray, tía de la esposa del escribano, reclamó que ATM no le enviaba los boletos para pagar el Impuesto Inmobiliario por la vivienda de su propiedad, en calle Lautaro 2500 de Godoy Cruz.

Gracias a información suministrada por la Municipalidad de Godoy Cruz, se enteró de que la casa ya no estaba a su nombre y tampoco a nombre de su esposo fallecido, sino que le pertenecía a la sobrina: María Inés Salinas.

La operatoria de donación quedó asentada en registros oficiales y Salinas pasó a ser la nueva dueña.

Te puede interesar: Potrerillo secreto: fotos y videos desde las costas menos conocidas

La firma del tío fallecido

La tía de la esposa de Gambi era una de las dueñas de la propiedad. El otro era su esposo, Virgilio Masegosa Sánchez.

Del cotejo de cierta información y documentación oficial, el fiscal Ríos determinó que la escritura de donación había sido inscripta 2 días después de la muerte de Masegosa Sánchez, ocurrida el 13 de junio de 2016, según el Registro Civil de las Personas.

La dueña de la casa negó que ella y quien fue su esposo hubieran firmado la donación de la propiedad en beneficio de la sobrina, tras lo cual la Justicia ordenó hacer un peritaje caligráfico.

Las conclusiones indicaron que la firma que figura en la escritura como del fallecido Masegosa Sánchez no pertenece al mismo y que la rúbrica a nombre de la otra dueña de la casa sí es legítima.

Tampoco se pudo determinar quién estampó la firma que aparece como del fallecido.

También es legítima la firma del escribano Gambi, lo que permitió al fiscal arribar a la conclusión de que sí estuvo ligado a la operatoria.

Te puede interesar: Luis Lobos quiere terminar la secundaria en prisión

Temas relacionados: