El documento, que fue presentado el 1 de junio en Buenos Aires, indica que Puigdengolas, titular del Juzgado Federal de San Rafael, "ejerció violencia de género" contra Ivana Aramendi, secretaria del Juzgado Federal 3, durante la resolución de un incidente.

Fue cuando rechazó la pretensión de la funcionaria de ser apartada de la investigación contra Bento, la esposa y otras 14 personas por asociación ilícita, a pesar de que Aramendi había manifestado que ser parte de la pesquisa le producía "una situación moralmente violenta que podía afectar su parcialidad y estabilidad emocional".

Para fundamentar su petición, Aramendi demostró que oportunamente había protagonizado un conficto particular con Marta Boiza, la esposa de Bento, en los tribunales federales de Mendoza, y que como consecuencia del mismo los superiores iniciaron una investigación administrativa.

Este pedido de apartamiento, el rechazo y las posteriores derivaciones fueron publicadas por Diario UNO ya que constituye uno de los aspectos más curiosos desde lo procesal: una funcionaria que pide ser apartada para poner a salvo la legalidad e imparcialidad del proceso y que, pese a eso, es obligada a seguir investigando a la persona contra la que podría avanzar y perjudicarla.

"El magistrado señor Puigdengolas incumplió la ley 26.485 al ejercer violencia de género contra la Dra. Ivana Aramendi", denunció el ciudadano Ricardo Faustino López en el Consejo de la Magistratura "habiendo tomado conocimiento a través de la publicación periodística de Diario UNO de Mendoza".

López justificó su accionar en la resolución número 1 del año 1999 del Consejo de la Magistratura, que habilita a cualquier persona que tome conocimiento de un hecho u omisión imputable a un magistrado, y que pueda ser causal de remoción, a denunciarlo en ese organismo con sede en Buenos Aires.

"El actuar del magistrado es una muestra más de la desigual distribución del poder y de las relaciones asimétricas que se establecen entre varones y mujeres en nuestra sociedad, que perpetúan la desvalorización de lo femenino y su subordinación a lo masculino" "El actuar del magistrado es una muestra más de la desigual distribución del poder y de las relaciones asimétricas que se establecen entre varones y mujeres en nuestra sociedad, que perpetúan la desvalorización de lo femenino y su subordinación a lo masculino"

El denunciante también consideró que Puigdengolas "se encuentra imposibilitado para cumplir con su función de magistrado porque ha demostrado falta de compromiso con los derechos consagrados por la Constitución Nacional y tratados internacionales".

La solicitud de apartamiento de Aramendi no solo fue planteada por ella misma. Más tarde, la esposa de Bento planteó lo mismo bajo el argumento de que la Aramendi que la estaba investigando es la misma persona con la que había mantenido un serio entredicho que pasó a ser investigado a nivel laboral en los tribunales federales.

Sin embargo, Puigdengolas rechazó la recusación contra Aramendi, a la que confirmó en su puesto para seguir interviniendo en la pesquisa contra Bento, la esposa y otras catorce personas por asociación ilícita.

Seguir leyendo