Pocas personas pueden contar en su historial judicial los vaivenes que ha tenido Maximiliano Damián Guerra. El joven de 37 años, que el año fue condenado a prisión perpetua en un segundo juicio por un doble crimen en Luján de Cuyo, fue detenido en los últimos días.

Te puede interesar: Tarjeta alimentaria| Jubilados: ANSES confirmó que la tarjeta Alimentar no llegará a los jubilados

A mediados del año pasado, el hombre fue condenado a prisión perpetua como uno de los autores de los asesinatos de Oscar Guzmán (68) y Carmen del Pilar Honorato (65) -ver más abajo-. Pero quedó en libertad.

Es que había llegado en esa condición al juicio y pese a que la fiscal pidió su inmediata detención tras el fallo, los jueces consideraron que debía hacerse efectiva una vez que la condena quedara firme.

La defensa de Guerra intentó revertir la situación ante la Suprema Corte de Justicia pero el 4 de agosto pasado el máximo Tribunal provincial no le dio la derecha. El acusado se presentó por su propia voluntad ante las autoridades -sabiendo que iba a ser detenido bajo una pena de prisión perpetua- y fue trasladado al penal de Almafuerte.

Sin embargo, sus abogados insisten en salvar su situación en esta ocasión presentando un recurso ante la Corte nacional. Y por esto entienden que debe seguir libre ya que entonces el fallo condenatorio no está firme.

Mientras el organismo nacional analiza la situación, ahora habrá un nuevo round en Tribunales provinciales para definir si Guerra recupera su libertad o no hasta entonces.

Te puede interesar Salarios. Confirmaron la fecha de cobro de aguinaldo de los estatales en Mendoza

Trasfondo narco

El 10 de octubre de 2013 Vinchuca Guzmán y Carmen Honorato fue encontrado maniatado y con un disparo en la cabeza cada uno. La investigación avanzó y rápidamente se descubrió un trasfondo narco.

El matrimonio chileno tenía un antecedente en su país natal tras ser hallados con una cocina de cocaína. Además, su hija estaba casada con un capo de la mafia de Milán, quien había muerto en prisión. Para los pesquisas, las víctimas fatales traficaban droga desde Argentina hacia Chile con destino final en Europa, donde obtenían una importante ganancia.

 Embed      

Meses después llegaron a juicio Guerra y su amigo Martín Berdejo (36), un policía de Lucha contra el Narcotráfico e hijo del ex concejal de Godoy Cruz Elio Berdejo.

En ese primer debate, el uniformado fue condenado a perpetua ya que, entre otras evidencias, se encontraron vainas servidas de su arma reglamentaria dentro del domicilio. Para los acusadores, el hombre mató a la pareja para sustraerle dinero en efectivo.

En cambio, Guerra fue absuelto. Pero la Fiscalía apeló el fallo y la Corte provincial ordenó que se realice un nuevo juicio donde también recibió prisión perpetua.

Te puede interesar...