Megajuicio federal

Caso Walter Bento: dos testigos y un audio sobre pedidos de coimas de hasta 500.000 dólares

En el juicio a Walter Bento, un médico de larga trayectoria comentó cuando le ofrecieron que su hijo, preso en una causa de contrabando, podía quedar libre a cambio de la millonaria suma

La familia Palumbo es una de las claves para sostener la acusación en el megajuicio contra el ex juez federal Walter Bento. Dos de ellos declararon este miércoles en el debate y ratificaron que recibieron varios pedidos de pago de coimas en Mendoza, a los cuales se negaron en todas las ocasiones. Incluso la Fiscalía exhibió audios que respaldaron esta teoría.

Sebastián Palumbo es un cambista que fue detenido como financista de la llamada Causa del Chino, que investigó el mayor hecho de contrabando en la provincia. Si bien fue condenado en ese hecho, este hombre sigue sosteniendo su inocencia y presentó un recurso para que se revise el fallo.

En ese contexto es que, según declaró este miércoles tanto él como su padre, les llegaron varios pedidos de millonarias coimas cuando comenzó esa investigación.

Sebastián Palumbo declaró que "desde el primer minuto nos habían estado pidiendo dinero para recuperar la libertad". Por un lado mencionó que su "amigo" Marcos Calderón -hoy imputado en el megajuicio- lo llamó y le dijo que "hay gente que te puede dar una mano. A mí me sentaron en el despacho del juez y me solucionaron el inconveniente".

Sebastián Palumbo.jpg
Sebastián Palumbo negó haber pagado coimas en Mendoza.

Sebastián Palumbo negó haber pagado coimas en Mendoza.

También aseguró que a un amigo "lo volvió loco Diego Aliaga y lo llamó infinidad de veces para decirle que podía sacarme. En una ocasión lo subió a una camioneta, bajó el parasol y le mostró la cédula verde que era del doctor Walter Bento".

En otra oportunidad, desde su entorno se reunieron con el abogado Luis Chato Álvarez -otro de los procesados- quien les dijo que "era de Buenos Aires, había venido a Mendoza y que no estaba trabajando, pero si salía un negocio lo hacía. Les dijo que le faltaba ajustar una lapicera, pero el número era de 350.000 dólares".

► TE PUEDE INTERESAR: Un reconocido abogado dijo que a su cliente le pidieron U$S 500.000 de coima para Walter Bento

El padre de Sebastián Palumbo, que es un médico de reconocida trayectoria, también recordó y ratificó esos momentos. "Mi hijo me decía que era totalmente inocente. Yo le dije que por principios había que demostrar su inocencia sin poner un peso. Si mañana te piden 10 dólares, no lo pagás porque te vas a incriminar sólo", declaró Daniel Palumbo.

También recordó un encuentro con Fabián Vaia, un empresario de insumos médicos que estuvo imputado en el caso Bento aunque luego fue sobreseído, medida que fue apelada por la Fiscalía Federal y que todavía no tiene resolución.

Daniel Palumbo expresó que "pasó por mi casa, no se quiso bajar y me subía a la camioneta. Me dijo 'tengo solucionado el tema del Seba. Me tenés que dar hoy 160 mil dólares. Yo soy la garantía. Esto es contra resultado. Vos me das los 160.000 dólares y me los quedo yo. Una vez que el Seba este afuera, olvidate de la plata".

Tanto Palumbo padre como su hijo insistieron en que jamás accedieron a los pedidos de coimas, que fueron bajando de 500.000 dólares a 100.000 dólares, ya que creían en la inocencia del cambista.

Los audios

La Fiscalía Federal también le mostró a Sebastián Palumbo la grabación de una conversación entre el narcotraficante Walter Bardinella Donoso y el abogado Luciano Ortego, ambos juzgados como roles claves dentro de la presunta banda que lideraba Walter Bento.

En la conversación se escucha al primero decir "Doctor, no me vaya a dejar afuera del SP, por favor se lo pido" y luego agrega que "hay que sacarle una moneda al gordo culiado chupapija ese". Sebastián Palumbo calificó la conversación como "deplorable. Se tendría que terminar el juicio ahora. SP soy yo, Sebastián Palumbo".

juicio a Walter Bento 14 de noviembre 2023 b.jpg
El juicio a Walter Bento.

El juicio a Walter Bento.

Coimas en Mendoza y su vínculo con Walter Bento

A mediados de 2020 el supuesto empresario Diego Aliaga estuvo desaparecido y luego fue encontrado asesinado. Más allá de la conmoción por su crimen, comenzó a levantarse el rumor de que el hombre tenía contactos para sacar a presos de contrabando y narcotráfico en la Justicia Federal. A fines de ese año, un sospechoso de financiar una narcobanda -Walter Bardinella Donoso- fue detenido y en su teléfono celular se encontraron conversaciones que alimentaron esa hipótesis.

El fiscal federal Dante Vega estuvo siguiendo la pista hasta que decidió ordenar allanamientos, detenciones e imputaciones que se concretaron el 5 de mayo de 2021. Entre los sospechosos se encontraban el juez federal Walter Bento -actualmente destituido y detenido-, su esposa Marta Boiza y un puñado de abogados. La investigación no cesó allí ya que hubo otros avances e imputaciones a medida que pasaban los meses.

► TE PUEDE INTERESAR: Allanamientos para investigar si una empleada de Bento compró un inmueble para cobrar coimas

En líneas generales, la pesquisa sostiene que Walter Bento lideraba una organización ilícita dedicaba a gestionar coimas para darles beneficios a presos, tales como arrestos domiciliarias o la libertad. Aliaga habría sido la mano derecha del magistrado y su trabajo era contactar a las personas que caían presas por causas de contrabando o narcotráfico.

El hombre les ofrecía los beneficios a cambio de jugosas coimas que eran pagadas en dólares y hasta en inmuebles. Luego comenzaban a ser representados por alguno de los abogados acusados que presentaban escritos para que el magistrado dictaminara la salida de la cárcel.

El fiscal Vega cuenta con un centenar de testigos para sostener su acusación, además de mensajes y llamadas -generalmente mediante la aplicación Telegram- donde los sospechosos hacían referencia a los sobornos y al juez Bento con algunos eufemismos. Del otro lado, los abogados defensores sostienen que es una causa que fue armada contra el magistrado por cuestiones políticas.

Por otro lado, la acusación consideró que Walter Bento y su clan familiar se enriquecieron y lavaron el dinero que provenía de las coimas. Prueba de ello, según la Fiscalía Federal, son los centenares de viajes que realizó el matrimonio durante los últimos años, las propiedades y vehículos que adquirió y los fondos de comercios en que invirtió.

► TE PUEDE INTERESAR: Las cuatro claves para entender el megajuicio contra el juez federal Walter Bento

Temas relacionados: