Uno de los temas más atractivos a la hora de leer son aquellas historias basados en hechos reales. Con diferentes tipos de narracción, estos libros, muchas veces escritos por periodistas que han tenido oportunidad de seguir los casos, suelen ser muy atractivos y ahondar en las historias como nadie lo ha hecho.

Debido a esto, te aconsejamos tres libros para leer basados en historias reales de crímenes, muertos y asesinos de Argentina.

Tres libros de crímenes, asesinos y muertes en Argentina

El Petiso Orejudo

Hace casi un año apareció el libro El Petiso Orejudo de María Moreno. En él se cuenta la historia de Cayetano Santos Godino, conocido como el Oreja o el Petiso Orejudo, quien fue detenido en Buenos Aires en 1912 cuando tenía 16 años y al que se conoce como el primer asesino serial de Argentina.

►TE PUEDE INTERESAR: Los siete libros más vendidos de la historia y ninguno es la biblia

Con los años convertido en una especie de leyenda o mito, el Petiso Orejudo fue acusado de matar a 11 personas. Sus víctimas eran niños. La obra es una mezcla de crónica y novela en la que se cuenta la historia de Cayetano desde otro lugar y no solamente desde el asesino que terminó en una cárcel hasta el fin de sus días.

El petiso orejudo.jpg

La Marca de la Bestia

La Marca de la Bestia se publicó por primera vez en el 2006. Se hizo una nueva edición hace unos años atrás. El libro cuenta la historia de Marcelo Sajen, un violador serial que durante 13 acechó a las mujeres en Córdoba, teniendo como uno de sus lugares favoritos la Ciudad Universitaria.

En la investigación se observa que la mayoría de las chicas, casi un centenar, fueron atacadas por Sajen cuando volvían de trabajar o de estudiar. Realmente es un trabajo muy bien hehco y una investigación imperdible.

►TE PUEDE INTERESAR: Los Reyes Malditos: la historia que inspiró a Game Of Thrones

Hace unos años se hizo una película basada en los libros, pero Dante Leguizamón, uno de los autores la criticó duramente,

La marca de la bestia.png

Los Suicidas del Fin del Mundo

Leila Guerriero se introduce en una historia llena de muertes, pero sin crímenes en Los Suicidas del Fin del Mundo. A fines de los años 90, en el pueblo petrolero de Las Heras en Santa Cruz, una ola de suicidios sucumbe a todos los ciudadanos y provoca miedo entre los jóvenes y sus padres.

Todas las personas que se mataron tienen alrededor de 25 años. Algunos de ellos eran muy conocidos, otros no tanto. A algunos se les atribuyeron motivos, pero en otros no encontraron nada. Ni el municipio, ni la policía ni el gobierno confeccionaron una lista de los suicidios. Lo más cercano a uno es el hecho por una funeraria del lugar.

La escritora viajó a Las Heras y entrevistó a familiares y amigos de las víctimas y en base a ellas construye un relato de un pueblo con oportunidades laborales en sus alrededores, pero también con mucha soledad y poco futuro para sus ciudadanos. Y como todo lugar así, la historia de un lugar donde el pueblo es pequeño pero el infierno es grande.

Los suicidas del fin del mundo.jpg