Muy, muy, muy, muy, muy, pero muy...

El humor de Kappel.

En esta nota: