Diario Uno > Economía > Cosecha 2021

Cosecha 2021: dudas en los productores por la mano de obra

Si los productos se levantan con cosechadores de Mendoza, hay dudas sobre cúanto se pagará el tacho y cómo será la relación con los obreros

Si la cosecha 2021 deberá ser levantada exclusivamente con mano de obra de Mendoza, si el pago tentará a los mendocinos y si en las fincas aceptarán a los obreros que harán su primera experiencia de cosecha, son preguntas que todavía no tienen respuesta pero que generan más de un debate. El Gobierno provincial, con el programa Reinventa, está intentando crear una bolsa de empleo de cosechadores y brindar capacitación a los que no la tengan.

Con acuerdo entre Estado, empresas y sindicato, la iniciativa generó interés en los potenciales obreros. Sin embargo, todavía hay muchas dudas, empezando por cuánto se le pagará al cosechador y si el monto será suficiente como para que los beneficiarios de los programas sociales acepten que se les suspendan mientras tienen trabajo.

Te puede interesar...

Desde el área de Empleo del Ministerio de Economía, se estima que un cosechador hoy debería tener asegurado un jornal de $1.300. En cambio, para el sector sindical, la jornada debería ser pagada a $2.500, con un valor de $50 el tacho.

En tanto, lejos de los escritorios, se analizan estos números y también se tienen otras inquietudes.

Entre las hileras se recuerda que en la cosecha 2019 un cosechador avezado lograba una ganancia diaria de $1.200. “Entonces, por ahí es bajo pensar en $1.300 pero una barbaridad pensar en $2.500”, dicen en las fincas. Además se considera que es imposible pensar en pagar una ficha por tacho de $50.

Es que la cosecha es un trabajo que se hace al tanto y que hay diferentes precios del tacho, de acuerdo a la uva.

La cosecha pasada la ficha para uvas comunes rondó los $12, en las tintas B se pagó a razón de $18 a $20 y de $28 a $30 las tintas A, es decir Malbec, Cabernet y también las blancas finas.

Por esto, en principio, para los productores es errado pensar en un precio por jornal.

Un cosechador con experiencia, con buen estado físico y trabajando en condiciones normales a 7 horas diarias, hace unas 50 fichas en uvas finas A, unas 80 en tintas B y 100 en uvas comunes.

Claro está que para el productor todo está condicionado a cuánto se pague en la bodega. Hoy el litro de vino Malbec, en un precio promedio, se le paga al productor entre $30 y $35. El vino común genérico a $18 y el mosto de uvas comunes a $22. Las condiciones de pago varían, pero son a un plazo demasiado largo.

¿El valor de la experiencia?

En un primer semblanteo, a pocos días de abrirse el programa Reinventa, Empleo de la provincia informó que un 40% de los anotados eran personas sin experiencia de cosecha que recibirán capacitación a través del acuerdo con el Sindicato de Obreros y Empleados Vitivinícolas y Afines (Soeva).

En el territorio, sobre este punto también surgen algunas incógnitas, especialmente ligados a si los nuevos cosechadores respetarán los códigos no escritos en el ambiente de cosecha.

Suponiendo que el pago tiente al que cobra algún beneficio del Estado y acepte su suspensión mientras dura la cosecha, también deberá aceptar algunas normas tradicionales. “¿Cómo lograremos contener a esa gente?”, se preguntan en la finca.

La primera duda es, con protocolos de pandemia, cómo se realizarán los traslados de los cosechadores y quién afrontará ese costo. También está por definirse las normas de higiene y seguridad que impondrán los protocolos de pandemia.

Luego, si el que no tiene experiencia aceptará salir de su casa a las 6.30 de la mañana y regresar 12 horas después. “Si uno o dos de la cuadrilla se quedan dormidos, se retrasa todo”, dicen los productores.

Además el cosechador casi siempre debe llevarse desde su casa algo para comer al mediodía.

“Los nuevos, ¿aceptarán que se les diga que están cosechando mal, qué están dejando mucha uva en el piso, mucha uva en la cepa, que están rompiendo cargadores, qué le pongan más uva al tacho, qué el tacho venga con menos hoja?”, se preguntan.

Lo cierto es que hoy, por ahora con la pandemia todavía sin control con la gran probabilidad no lleguen obreros golondrina, en las hileras hay más dudas que certezas.