Industria vitivinícola

Bodegueros denuncian que las indemnizaciones por heladas no llegan y advierten por los puestos de trabajo

Desde el sector vitivinícola aseguraron que el 2023 será un año crítico con pérdidas de puestos de trabajo y una rentabilidad negativa, por las condiciones climáticas y las perspectivas en las exportaciones

Por UNO

Las heladas que sufrió la industria del vino, generaron una rápida respuesta por parte de la Nación. A los pocos días el Ministro de Economía, Sergio Massa anunció un abanico de medidas para las economías regionales. Lo cierto es que a un mes de estas promesas, la ayuda no llegó y desde el sector vitivinícola aseguran que el 2023 será un año crítico con pérdidas de puestos de trabajo y una rentabilidad negativa.

"La ayuda no llega. Tenemos reuniones continuamente con el Gobierno y si bien son muy empáticos, no logramos que se activen las medidas económicas que prometieron. Los productores están muy preocupados y no sabemos cuán baja será la producción el año que viene", contó, a el portal de El Cronista, Patricia Ortiz, presidenta de Bodegas de Argentina durante el Foro de Vitivinícola en Mendoza.

►TE PUEDE INTERESAR: Son unos 35.000 los trabajadores rurales de Mendoza que podrían ser beneficiados por el Repro

La empresaria vitivinícola contó que dentro del abanico de medidas anunciadas por Massa "nos prometieron un tipo de cambio diferencial y créditos a tasa cero". Pero a un mes de esas promesas "los anuncios no se materializaron. No sabemos cómo se va a implementar la letra chica y necesitamos definiciones ya porque empieza la época más crítica para la industria", dijo.

Martín Hinojosa, Patricia Ortiz y Milton Kuret durante el foro.jpg
Martín Hinojosa, Patricia Ortiz y Milton Kuret durante el foro.

Martín Hinojosa, Patricia Ortiz y Milton Kuret durante el foro.

Es que a partir de marzo comienza la época de recolección de la uva lo que definirá cómo será la producción para el año que viene.

En este marco desde Bodegas de Argentina pidieron una reducción en las cargas sociales, para retener el empleo de la industria, una mano de obra que crece en época de la Vendimia. "Es un tema que vemos con preocupación. Si la fincas no producen, claramente van a recortar personal y eso ya lo estamos viendo", agregó.

El sector emplea a más de 156.000 personas de forma directa con un número que supera los 300.000 si se suman los empleados indirectos. "La reducción sería considerable y eso es lo que nos preocupa", reconoció la bodeguera.

►TE PUEDE INTERESAR: Alejandro Vigil sobre la ley de Alcohol Cero al volante: "No saben del daño que puede generar"

Según Enrique Vaquié, ministro de Economía y Energía de Mendoza, en la provincia los productores denunciaron más de 80.000 hectáreas con daños lo que representa una merma del 51% de la producción. Mientras, entre San Juan y Río Negro esos números suman al menos 20.000 hectáreas más y casi el 90% de ellas son de la industria del vino.

Pérdida de la competitividad

A las heladas tardías que afectaron de lleno a la industria y pronostican una fuerte caída en la producción y un 2023 complejo, se suma además el escenario económico incierto que genera una fuerte pérdida de la competitividad a nivel nacional e internacional.

"Necesitamos previsibilidad. Queremos saber en el corto plazo cuáles van a ser las reglas de juego porque en tres meses empieza la época de cosecha y es determinante para el sector", remarcó Ortíz. En el caso de las exportaciones la situación es compleja. "No podemos seguir pagando aranceles y retenciones tan altas, perdemos competitividad en el mercado externo", agregó.

Martín Hinojosa, presidente del Instituto Nacional del Vino (INV), remarcó que "la competencia del sector es muy grande, sobre todo externa. Tenemos muchas bodegas compitiendo y la carga impositiva local es muy alta".

Según los números de INV la Argentina exportó en los primeros diez meses de 2022, 228 millones de litros de vino. De ese total, 171 millones (74,7%) corresponden a vinos fraccionados ( que tuvieron una caída del 7,3%) y 57,7 millones (25,3%) son vinos a granel (con una baja del 40,9 por ciento).

►TE PUEDE INTERESAR: Fernández Sagasti defendió el Alcohol Cero y apuntó contra Suarez y un "puñado de bodegueros"

El principal problema para el mercado local es Chile. "Tenemos 20 tratados de libre comercio. Hoy trabajamos con el 8% del comercio mundial. Ahora, Chile lo hace con el 60% y más de 35 tratados de libre comercio. Esa es la diferencia", reconoció.

A esta problemática se suma el incremento de los insumos que deben afrontar los empresarios del vino en la Argentina. "Los insumos subieron muy por encima de la inflación. Hoy tenemos el problema del faltante de corchos, el stock es muy limitado al igual que las botellas porque falta soda solvay para su producción", dijo Ortiz.

Cosecha incierta

Las heladas hacen pensar que el sector está ante una de las cosechas más bajas de los últimos años. "Hay que ver cuáles son los números. Si vamos a trabajar con márgenes negativos por tres meses o va a ser así todo el año. En los vinos bajos, los costos superan el margen de ganancia", agregó.

La mayor incertidumbre tiene que ver con el precio de la uva. "Estamos entrando en un programa de Precios Justos. Pero sabemos que al haber menos oferta los precios van a subir. Necesitamos que esos valores se regulen. Va a haber una crisis muy grande, el productor se quiere recuperar y la inflación obviamente lo impacta", finalizó de cara a lo que se vendrá en el próximo trimestre.

Fuente: El Cronista.