A los clásicos desafíos de todo inicio de ciclo lectivo, como que las escuelas estén en condiciones y demás, en 2021 a la vuelta a clases se sumará la exigencia de cumplir con estrictos protocolos de esta nueva presencialidad en las escuelas. Puertas adentro de las aulas habrá una nueva convivencia basada en el distanciamiento, que impone cuidados extra de docentes y alumnos. Si bien en la DGE están confiados en que se cumplirán los protocolos, hay temor sobre cómo actuarán y se adaptarán los más pequeños del nivel inicial y para sus docentes hay recomendaciones extra.

En los últimos memos que recibieron los directivos en los días previos al inicio de clases de este lunes hay pautas claras para la vida dentro del aula: no habrá más compañeros de banco, en los bancos bipersonales sólo se sentará un alumno para respetar el distanciamiento, no se podrá circular por el aula, ni tampoco compartir útiles.

Te puede interesar...

Si bien se espera que los alumnos más grandes incorporen estas pautas básicas en poco tiempo, el mayor temor se da en las salas de 4 y 5 años, ya que esos chicos -muchos de los cuales no tuvieron guardería con la pandemia- son más proclives al contacto con las maestras, e incluso a abrazarse entre sí.

Graciela Orelogio.jpg

"Para las docentes de ese nivel hemos sugerido que usen barbijo quirúrgico y máscara si se puede, porque son las que más contacto tendrán con los más chiquitos, que suelen buscar contención si se caen o incluso actúan por imitación y si dos o tres se sacan el barbijo, el resto lo hará en el momento. Por eso también aguardamos que lleguen las vacunas para que sean esas docentes de las primeras en inmunizarse", contó la subsecretaria de Educación, Graciela Orelogio.

Para evitar posibles contagios en esos jardines se estableció que se respete fundamentalmente la cantidad de niños por sala y por mesa. "Si el curso tiene más de 15 alumnos, se convocará a la presencialidad por mitades y la cantidad máxima de niños por mesa es de 4, con el mayor distanciamiento que permita el espacio", resalta el memorándum Nº11.

Qué materias serán presenciales y cuáles virtuales

En esta vuelta a clases que combinará la presencialidad con la virtualidad, desde la DGE han sugerido para las escuelas primarias que se prioricen materias claves para las clases presenciales.

"Hemos sugerido que en clases trabajemos mucho Lengua y Matemática, que es en donde los chicos necesitan mayor cantidad de presencialidad docente y que la tarea que se lleven a casa sea la de las Ciencias, porque los papás tenemos más facilidad para ayudarlos con las Ciencias Sociales y Naturales, no requieren de una explicación tan compleja y los chicos puedan ser más autónomos en la tarea", detalló Orelogio.

Según entienden desde el gobierno escolar, esta dinámica va a permitir que los chicos se puedan sacar las dudas de aprendizajes claves en contacto con los docentes y sus compañeros, y dan por descontado que los padres jueguen un rol protagónico en el acompañamiento de las tareas en la virtualidad.

Respecto de cómo será el trabajo docente en un esquema que se usará bastante en las escuelas mendocinas, en donde una semana sea presencial y otra no, aclararon que el docente a cargo del curso dictará clases presenciales y "cuando sus alumnos no estén presenciales, tal vez el docente ponga algún horario de consulta o deje un correo donde los chicos le vayan consultando, pero la idea es que esa semana el trabajo sea autónomo. Que sea como antes, en la mañana íbamos a la escuela y a la tarde hacíamos la tarea. Bueno ahora eso cambiará por ir una semana a la escuela y la otra haremos la tarea que la seño corregirá a la vuelta a la presencialidad", puntualizó la funcionaria escolar y pidió a los padres "no torturar a los docentes sobre cómo se hace la tarea".

Flexibilidad en las escuelas

Ante la sola posibilidad de que haya un contagio de Covid en un aula, se abren ahora múltiples interrogantes, sobre cómo se aislará el grupo en el que se dé el contagio y qué pasara con el otro grupo del mismo grado.

Según ya se confirmó, si se da un caso positivo, docente y alumnos se aislarán por 14 días. En el caso de que sea el docente el que se contagió se generará la necesidad de reemplazarlo.

"Si el docente es quien se contagió se deberá llamar a suplencias, pero si es contacto estrecho habrá que reorganizar con los docentes que estén presenciales en esa escuela y el docente podrá trabajar en la virtualidad con los chicos. Esa nueva dinámica es a la que nos vamos a tener que adecuar todos, sobre todo los padres deberemos se flexibles a los cambios, porque desde la escuela pueden llamar un día y avisar que al día siguiente no se vuelve a clases por un caso, porque no hay forma de reemplazar automáticamente a los docentes, se requiere más de 3 días. Eso puede pasar y en la escuela también va a tener que se muy flexible y van a tener una movilidad de docentes en esos casos de un curso y otro hasta tanto se regularice la situación", apuntó Orelogio y volvió a esperanzarse con la vacunación a los docentes.