El lunes 1 de marzo arrancan las clases en Mendoza. Pese a todo el esfuerzo que es posible hacer desde el Gobierno escolar y de todas las autoridades, el regreso a la aulas será parcial y con muchas diferencias dependiendo de las posibilidades de adaptación que cada escuela pueda alcanzar.

Se sabe que las clases serán lo más presenciales posibles. No habrá un horario de entrada y salida uniforme, para evitar los amontonamientos; la mitad de cada curso estará en la escuela y la otra mitad de cada curso hará tarea en casa. Se repartirán los días de la semana para que los chicos vayan alternadamente y las escuelas deberán agudizar el ingenio para usar todos los espacios que tengan para disponibles, salón de actos, patios, laboratorio, biblioteca, comedor, gimnasio etc. También se ha dispuesto que la frecuencia de asistencia a clases presenciales podrá no ser la misma para todos grados.

Te puede interesar...

Todas estas pautas definidas están plasmadas en la última resolución que sacó el Consejo Federal de Educación -N°387- a nivel nacional y si bien, aún no está publicada la resolución local que enmarque todo el accionar del Gobierno escolar, se sabe que contendrá los mismos aspectos que la norma nacional.

Lo concreto es que el principal mandato desde la DGE es que cada escuela cada director o directora, organicen su unidad de la mejor manera posible para cumplir con la normativa básica: dar clases lo más presenciales posibles cuidando los protocolos sanitarios. Por esta razón los directivos y los docentes se encuentran por estos días envueltos en unos tremendos desafíos para llegar lo más preparados posibles a este lunes 1 de marzo.

José Thomas.jpg
José Thomas, el director general de Escuelas, ha recorrido las escuelas durante estos días previos al inicios de clases.

José Thomas, el director general de Escuelas, ha recorrido las escuelas durante estos días previos al inicios de clases.

La resolución nacional da lineamientos generales en 10 páginas y un anexo propone ideas de cómo proceder si se producen casos de contagio en las escuelas. El protocolo nacional es estrictamente sanitario y contiene algunas pautas pedagógicas que dicen cómo se pueden repartir los tiempos de aprendizaje. Sí indica lineamientos de cómo organizar los espacios, los grupos de trabajo y la carga de trabajo docente.

Los padres, también con incertidumbre

Por esto días, los padres están recibiendo instrucciones por Zoom, o por Whatsapp o por mail -depende de las posibilidades de comunicación- por parte de cada docente de sus hijos para saber qué hacer. Como cada escuela está definiendo casi quirúgicamente cómo actuar, les explican cómo serán las clases este año. Allí se tratan de evacuar las dudas que tienen, respecto a horario de entrada y salida, protocolos de higiene, tareas escolares, etc.

Las grandes dudas

  • Los recreos. No queda claro si lo chicos podrán o no tener recreos o espacios de descanso. Dependiendo de las edades de las características de las escuelas será todo un desafío implementarlo.
  • Los profesores que son personal de riesgo. En muchas escuelas donde los docentes son personal de riesgo y no pueden ir físicamente a dar la clase se ha implementado un sistema mixto. Los chicos van al aula y el docente les da clase desde la casa.
  • Cómo harán las familias que tienen varios hermanos. Para las familias que tienen varios alumnos en edad escolar será un desafío organizar la logística para llevarlos a la escuela si no les tocan los mismos días de asistencia presencial.
  • Los kioscos escolares. Aún no está definido si funcionarán.

Qué hacer cuando aparezca un contagio

Mediante una resolución del Consejo Federal de Educación y la normativa provincial que llevará la firma del director de Escuelas, José Thomas, se establece qué hacer cuando aparezca un caso positivo de coronavirus en el ámbito escolar.

"Los establecimientos educativos deben informar a las autoridades sanitarias sobre casos producidos entre su población según los protocolos que establezcan los Ministerios de Educación y de Salud, en forma conjunta", precisa la resolución nacional.

Cuando aparezca un caso positivo se deben identificar los contactos estrechos del caso del establecimiento, desde las 48 horas previas al inicio de los síntomas e indicar su cuarentena, hasta que se descarte el caso o bien hasta 14 días posteriores al último contacto con el caso confirmado.

Si el resultado del test es positivo, se debe aislar el caso y también deberán hacer la cuarentena los contactos estrechos del ámbito escolar, es decir el grupo a la que pertenece el caso confirmado y otros contactos que hayan estado a menos de 2 metros por al menos 15 minutos dentro de la escuela.

-Se debe proceder a la limpieza y desinfección del aula.

-Un caso confirmado se podrá reincorporar a partir de los 10 días luego de la fecha de comienzo de síntomas, y 72 horas de desaparición o estabilidad de los síntomas respiratorios.