Mucho se ha hablado y escrito desde que se conocieron nuevos casos de personas alcoholizadas al volante que terminaron de la peor manera, tanto en Mendoza como en Buenos Aires.

Y este tema trajo a debate nuevamente si había que bajar el nivel permitido de alcohol en sangre de 0,5% a 0%. Tolerancia 0 que le dicen. 

Pero muchas veces le pedimos al Estado algo que deberíamos hacer nosotros mismos. Y sí, podemos pedirle al Estado mayor y mejores controles, podemos pedirle al Estado que haga controles de alcoholemia en boliches y lugares claves (para que nadie salga a manejar siquiera con 0,1% en sangre). Sí, podemos pedirle mejores rutas, iluminación y mejores calles. Sin dudas. Podemos pedirle hasta tolerancia -5 (5 días sin tomar alcohol para manejar, seguramente ya se puede chequear con las tecnologías de hoy en día). 

Pero primero tiene que salir de nosotros mismos. Sos vos el que no se tiene que subir a un auto que pretende manejar alguien en estado de ebriedad. Porque no pasa hasta que pasa, como bien dice la campaña víal al respecto de hace un año.

 Embed      

Sos vos, amiga que sale en grupete, vos chabón que vas con "los pibes" al "boliquie", los que tienen que parar la pelota y poner un conductor designado cada vez que salen.

También está del lado empresarial (dueños de estos locales de esparcimiento) poner una cuotita de arena y tratar como reyes a los conductores designados (café gratis, gaseosas, y hasta un par de tragos para la próxima vez que vayan y no sean conductores designados si se quiere). También para los que tengan lugares de estacionamiento seguro, hacer controles de alcoholemia propios y que el que no pueda manejar, les deje el auto en la playa hasta el otro día. O ver posibilidades: llamar a los padres, a algún amigo de esos de fierro. Esto sucederá una vez, dos veces, hasta que el protagonista se dé cuenta que no puede estar haciéndole eso a su gente querida. 

Algunos dueños de estos lugares se han dado cuenta. Incluso Eduardo Maccari, dueño de la Cervecería Jerome, pidió el jueves tolerancia 0 para los que manejen alcoholizados y es todo un símbolo, a pesar del palito que le tiró a los bodegueros, porque su negocio es precisamente vender alcohol.

 Embed      

También está en nosotros dejar de burlarnos si alguno osa en decir "si tomo no manejo" (a este periodista le toca bastante seguido sufrir bullying por esto). Y no insistir, de hecho alentarlo y ponerlo como ejemplo para que otros sigan ese camino es mejor que burlarse. 

Cuando tengamos esta tolerancia 0 pasaemos también al tolerancia 0 para usar el celular mientras se maneja. Y después sí, pasaremos a otro plano, estará educada la sociedad toda al respecto y veremos en los lugares cómo uno estará con una gaseosa disfrutando con el resto, como si nada. 

Algunos lo aprendimos de grandes, después de haber "pecado" en el pasado. A algunos algo nos hizo un click y tuvimos la suerte de contarlos. Otros no, lamentablemente. 

Después de esto le podremos exigirle al Estado otras cosas, pero no que se haga responsable de nuestra propia irresponsabilidad.

Temas relacionados: