Sofía Orozco (10), del barrio Unimev, de Guaymallén, Mendoza, subió un video a las redes pidiendo que se promulgue una ley para que en las tiendas no haya sectores por distinción de sexo. El pedido mereció la respuesta de la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti. Pero la historia de Sofía, es aún más rica.

En el video, que fue subido a Tweeter en la cuenta del padre de la niña, Martín Orozco, Sofía pide "si se puede hacer una ley para que no se diferencie la ropa de nene y de nena y que estén mezcladas en los locales comerciales" y luego agrega que "a mi ya me ha pasado que voy a un local y me dicen: ´acá está la sección de nenas´ y, si yo quiero una ropa que está en la sección de nenes, me dicen: ´no, esa está en la sección de nenes´".

Te puede interesar...

La senadora Fernández Sagasti respondió al tweet, diciendo: "Sofi, gracias x tu video, por contarme y no dejarlo pasar. No deberían decirnos qué hacer, ni cómo comportarnos o qué vestir de acuerdo al género. Hacer una sociedad más igualitaria es tarea de todos y pensar leyes para una sociedad más inclusiva es uno de mis mayores objetivos".

Pero, más allá de la repercusión lograda por Sofía, que generó un fuerte apoyo en las redes, la niña ya había tenido inquietudes similares desde mucho antes.

sofia 1.jpg

Martín Orozco (44), padre de Sofía, es community manager, trabaja con redes sociales y cuenta que cuando su hija tenía 4 años "nos tiramos en el suelo, mirando al cielo, y me comenzó a contar su teoría sobre el Universo. Yo le conté, en un lenguaje acorde a su edad, sobre la película Gravedad (Gravity) y ella me pidió que la charla que teníamos se la contara al director". El caso es que las teorías de Sofía llegaron al cineasta mexicano Alfonso Cuarón, quien le respondió el saludo a Sofi y le dijo que sus teorías eran las mismas que él había querido reflejar en la película.

Cuando Sofía ya tenía 8 años le contó a su padre que no había profesor de Música en su escuela "y me pidió que yo fuera a hablar con la directora. La cosa es que yo me olvidé, entonces ella hizo un dibujo, que mostraba niños con los brazos en alto y una leyenda que decía: ´Los niños tenemos derecho a tener música´. El caso es que la escuela contrató a un profesor".

https://twitter.com/ojosdvideo/status/1327776053704724482

Ya en la actualidad, con Sofi con 10 años, la inquietud surgió cuando el padre y su hija fueron a comprar ropa. "En septiembre, aprovechando que estábamos fuera de temporada, fuimos a comprar unas remeras para Sofi. La vendedora fue al depósito y trajo varias remeras. Sofi le dijo: ´no quiero mas rosado, ni con brillitos, ni unicornios´y la vendedora le dijo que las otras que tenía eran de varón. Pero conseguimos que fuera a buscarlas y terminamos comprando tres".

Martín recuerda que su hija "se quedó mal, incómoda con lo que había ocurrido".

sofia 3.jpg

La misma situación sucedió dos veces más en estos meses. La última fue hace unos días. "La vendedora le decía que la ropa de nenas estaba en otro sector, mientras Sofía miraba unas remeras de nenes. Terminamos comprando una de los Chicago Bulls. Cuando salimos Sofía me dijo: "Estoy cansada que me digan que ropa tengo que ponerme".

La situación generó una larga charla entre padre e hija, analizando qué se podía hacer para que la cosa cambiara.

sofia 5.jpg

A pesar que Martín Orozco es un reconocido militante del PJ, asesora en redes al diputado provincial del Partido Intransigente Eduardo Martínez. "Sofía le mandó un mensaje a Eduardo, planteándole el tema y pidiendo si se podía generar una ley. Eduardo le contestó que, si bien estudiaría el tema, la ley debería ser nacional. Entonces Sofía pidió mandarle un mensaje a Anabel Fernández Sagasti y quiso hacer un video".

Martín se encargó de advertirle que, si subían el video en las redes, podían surgir opiniones a favor y en contra ("solo dos personas criticaron el video") y también le dijo que una ley debe tener consenso. Por esto "fuimos a visitar varias tiendas de ropa para que Sofía les preguntara a las vendedoras qué pensaban".

Martín cuenta que "a todas las vendedoras les gustó la idea, dijeron que sería mucho más fácil su trabajo y también más simple para el cliente".

Ahora basta esperar que la iniciativa de Sofía se transforme en proyecto y que el Congreso lo trate.