Lo hallaron en Ñacuñán

Registraron en Mendoza un nuevo pichón de águila coronada, especie en peligro de extinción

En todo el país quedan menos de 1000 ejemplares. En el último año se dieron en Mendoza tres nacimientos

Por UNO

Registraron en Mendoza un nuevo pichón de águila coronada, especie en peligro de extinción en el país, y con la noticia suman tres nacimientos de estas aves en la provincia en el último año. El ejemplar se identificó en la reserva de Ñacuñán, en el departamento de Santa Rosa, gracias al proyecto “Ecología y conservación del águila coronada (Buteogallus coronatus) en ambientes semiáridos de Argentina”.

El trabajo por preservar esta especie, que se encuentra en estado de conservación crítico, se realiza gracias a la coordinación entre el Departamento de Fauna Silvestre de la Biodiversidad y Ecoparque, la Fundación SOS Acción Salvaje y el Centro para el Estudio y Conservación de las Aves Rapaces en Argentina (Cecara).

Se trata de un pichón de águila coronada nacido en diciembre pasado en la Reserva de la Biósfera Ñacuñán, en Santa Rosa, que se suma a los dos nacidos en General Alvear y San Rafael que se anillaron en marzo del año pasado y que ya tienen seguimiento.

Aguila coronada (1).jpg
El águila coronada se encuentra en un estado de conservación crítico en nuestro país.

El águila coronada se encuentra en un estado de conservación crítico en nuestro país.

►TE PUEDE INTERESAR: Los olivos mendocinos y su centenaria historia de muertes y resurrecciones

Esta tarea comenzó con la observación de la pareja en el nido por parte de pobladores locales, quienes dieron aviso a los guardaparques de la reserva. De inmediato, se activó el protocolo para registrar en fotos todo el proceso de crianza: desde la reproducción hasta el momento en el que el pichón abandona el nido, con métodos que no alteraron la vida de la pareja.

En base a la información, se pudo saber que el apareamiento que dio origen al ejemplar se produjo durante setiembre pasado, y el nacimiento del pichón, en diciembre. Ahora se inició el control al nuevo ejemplar con el anillado y la colocación de un equipo de seguimiento satelital, lo que permite su monitoreo permanente.

El águila coronada es un "controlador biológico"

“Dentro de las principales presas con las que alimentan al pichón, se observan serpientes y culebras, algunas de ellas ponzoñosas, por lo que el águila coronada es un excelente controlador biológico”, afirmó Juan Ignacio Haudet, director de Fauna Silvestre de la Biodiversidad y Ecoparque del Ministerio de Energía y Ambiente de Mendoza.

Estas acciones son clave para el proyecto de conservación, ya que permiten saber el momento en el cual el pichón abandona el nido y seguir todos sus desplazamientos. Esta información se utiliza para conocer más la biología de la especie, su comportamiento, los peligros a los que se enfrenta e, incluso, saber si el ejemplar necesita ayuda externa.

El águila coronada se encuentra en estado de conservación crítico, con una población global de menos de 1000 ejemplares adultos y tendencias poblacionales negativas. Su área de distribución se extiende por el centro-sur de Brasil, Paraguay y Bolivia, además de las regiones áridas y semiáridas de Argentina.

Aguila coronada2 (1).jpg
Los pobladores de Ñacuñán dieron aviso a los guardaparques del avistaje de una pareja de águila coronada en su nido.

Los pobladores de Ñacuñán dieron aviso a los guardaparques del avistaje de una pareja de águila coronada en su nido.

Mendoza es uno de los hábitats naturales de esta ave rapaz, que cumple un rol fundamental en el ecosistema. Las águilas coronadas regulan las poblaciones de pequeños mamíferos, reptiles (serpientes, culebras, lagartijas) y aves. De esta manera, ayudan a que el ambiente del monte se autorregule y se regenere.

Sus principales amenazas de muerte están vinculadas con la acción humana, incluyendo la persecución directa, el ahogamiento en reservorios de agua y la electrocución en tendidos eléctricos.

Por eso, desde Fauna Silvestre de la Biodiversidad y Ecoparque recordaron que es esencial el compromiso de la comunidad. En este caso, los pobladores dieron aviso a los guardaparques, demostrando una vez más que todos podemos ser parte del cuidado de la biodiversidad mendocina.