Desde este lunes, las salitas de Nivel Inicial y las aulas de 1°, 2° y 3° de la escuela primaria, asisten con presencialidad plena en Mendoza. Es decir que, por cuatro horas, deben convivir de 25 a 30 niños en el espacio del aula, tal y como ocurría antes de que se declarara la pandemia de Covid-19.

Las preocupaciones y dudas de las y los docentes, acerca de cómo se resolverán los inconvenientes para poder cumplir con el protocolo establecido por la DGE, son muchas. Para intentar echar luz sobre algunas de ellas, la especialista en Educación y ex funcionaria del gobierno escolar, Mónica Coronado, compartió en su red social Facebook, 10 recomendaciones que los trabajadores de la Educación pueden tomar a modo de herramientas para enfrentar el desafío.

Tips para la presencialidad plena

Según describe la especialista, las recomendaciones surgieron luego de conversar con algunas docentes respecto de cómo abordar la situación y este es el resultado de esa puesta en común:

1. Lo primero a tener en cuenta es organizar el ingreso al aula. Para esto, es necesario mover bancos y/o mesas de trabajo.

Es importante dejar en claro las coordenadas de ingreso y egreso para esos cursos y comunicar en carteles a la entrada. Como siempre, evitar aglomeraciones de familiares es clave.

Las aulas deben tener, de ser posible, los bancos lo más alejados entre sí que el espacio permita.

2. Tener en cuenta las dimensiones reales del aula para realizar la distribución. Para esto, lo recomendable es tener a mano una cinta métrica.

Armar un mapa de lugares "fijos". Ese mapa debe ser visible y "explicable" para los niños y niñas.

Es una nueva cartografía sin distancia en el aula y reconfigurar, sobre todo, la del patio. Salvo en jardines exclusivos, convivirán burbujas completas y parciales. Los recreos deben ser en diferentes horarios.

Debe informarse por la vía jerárquica de las condiciones en que se trabajará. Aún en la misma escuela las dimensiones del aula y cantidad de chicos por curso cambia.

Vuelta a Clases Totales - Escuelas - Alumnos - Covid Mendoza (2).jpg

3. Las niñas y niños pequeños han asimilado las nociones de distanciamiento, de no compartir merienda o tocarse. En eso son mucho mejores que los adultos. Las han experimentado ya en sus burbujas. Deben apropiarse de ese nuevo concepto y del pequeño perímetro para hacerlo propio. Carteles con sus dibujos o nombres pegados, imaginar que es su casita, un auto, definir lo con trazos de tiza en el piso, con piola, ayudan a que comprendan. No atosigarlos de NO. Explorar posibilidades.

4. Es muy importante la diferencia "Fijo" de "quieto": en esos pequeñísimos espacios personales se pueden mover.

Hay que desplegar ese movimiento lúdicamente para que no se sientan más amarrados aún. Necesitan moverse mucho.

Las burbujas se juntan y muchos chicos comparten con nuevos compañeros. El armado social de la nueva burbuja es fundamental.

5. En salas de 4 y 5, como en 1° y 2° grado, algunos olvidan las normas, las transgreden, no las tienen en cuenta, se rebelan u oponen. Todos estas respuestas son perfectamente esperables, muestran vitalidad y son "adecuadas al contexto" por más que incomodan esta nueva disciplina.

No penalicemos o, mucho menos, patologicemos esos comportamientos. Ningún niño o niña que hace eso tiene un "trastorno".

6. Tratar de mantener la calma: es bueno comenzar la clase en vez de con algo energizante, con algo que los ayude a enfocarse y escuchar activamente las primeras explicaciones para construir conjuntamente el espacio.

Ver el mapa, armar el territorio, todo lúdicamente. Explicar que van a necesitar paciencia porque no es algo que se aprende de golpe.

7. Reforzar las ideas, gestos y formas de saludo, de bienvenida, de contención ante un momento de crisis y de abrazo, todos los que sean posibles.

Vuelta a Clases Totales - Escuelas - Alumnos - Covid Mendoza (1).jpg

Recuperar ese lenguaje del cuerpo que transmite el amor que no nos podemos dar físicamente.

No organicemos ningún vínculo desde el NO, no se puede, no se debe. Reinventar el abrazo y disfrutar el encuentro aún cuando sea difícil o complicado.

8. Reforzar las medidas de autocuidado: doble barbijo y micrófono de ser posible (verificar que lo que digamos se oye sin forzar la voz)

9. Es importante enviar un audio y un texto a todas las familias con las nuevas normas. Insistir en algo obvio pero que muchas veces no hacen: no enviar a los hijos con síntomas de Covid-19. Evitar aglomeraciones en la puerta y usen el tapabocas. Son ellas y ellos con los que más va a costar el cumplimiento de los protocolos.

10. Insistir en que nadie es más bienvenido que los niños y niñas en la escuela. Esperados y queridos.

Es algo obvio pero suele olvidarse, reafirmar la idea de que ellos no tienen la culpa de nada. Educar con ternura aún en estas condiciones es el desafío.

Vuelta a Clases Totales - Escuelas - Alumnos - Covid Mendoza (6).jpg

Recomendaciones especiales

Para concluir, la especialista brindó una serie de recomendaciones especiales, tanto para docentes como para las familias. También precisó observaciones a tener en cuenta por el gobierno escolar.

Para los docentes, destacó que hay mucho de la virtualidad para conservar, ya no como clases típicas, sí como actividades de refuerzo, Algunas de estas son la ampliación curricular, los programas de apoyo a padres para promover la lectura y las comunicaciones, entre otras funciones "rescatables" y aplicables del mundo virtual.

A las familias les sugirió que valoren y apoyen el esfuerzo de las escuelas, que colaboren y sumen.

Por último, destacó que la función del gobierno es planificar en forma transparente, y de organizar con coherencia, para orientar las prácticas educativas de emergencia. Algo muy importante es la forma de comunicación de las disposiciones: hay que hacerlo en forma oportuna, correcta y respetuosa para con los trabajadores de la educación, las familias y los niños y niñas.