Protegerse de la violencia de género

Por la violencia de género, creció la necesidad de las mujeres de aprender defensa personal

Profesoras de deportes de combate o defensa personal señalaron que sube el interés de las mujeres por aprender a protegerse de la violencia de género en la calle o en el hogar

Los cambios sociales y dislates económicos de la sociedad actual llevan a cambios de usos y costumbres. Es muy acentuada la presencia de la mujer en deportes que antes les eran vedados. Hoy, en un contexto de mayor inseguridad, muchas buscan aprender defensa personal por la violencia de género de las que son víctimas.

Las mujeres poco a poco fueron tomando el lugar que corresponde, pero hay actividades donde el aprendizaje de las técnicas de combate han sido buscadas con una doble o única intención: la de defenderse contra las muchas agresiones y violencia que las amenazan a diario. Ya sea en ámbito de la violencia doméstica o intrafamiliar, como en la calle, vía inseguridad.

romi-barrera (1).jpg
Las artes marciales son una buena herramienta para la defensa personal, a la que acuden mujeres que necesitan saber protegerse.

Las artes marciales son una buena herramienta para la defensa personal, a la que acuden mujeres que necesitan saber protegerse.

No son pocas algunas referentes de artes marciales o boxeo, que se dedican a enseñarlas, que contaron su experiencia personal y las motivaciones que les manifiestan las nuevas alumnas. Aquí varían según el ámbito social en que se manejan. Estas artistas marciales o pugilistas generan una corriente de seguridad y comodidad entre las de su género y se animan a aprender a defenderse.

Te puede interesar: Investigan si hubo negligencia de funcionarios estatales y judiciales por el caso del Chacal del barrio Covimet

Dos caras de la inseguridad: la calle y el hogar

La inseguridad es algo palpable y presente, independientemente de la condición socioeconómica de las personas. Los asaltos en plena calle y arrebatos de carteras o celulares son cosas dolorosamente cotidianas. Pero también lo es la violencia intrafamiliar, tal vez, la menos visible, pero no menos dañina.

Tal como el paradigma que evidenció en público la multicampeona mundial de boxeo Alejandra La Locomotora Oliveras, un día tuvo que noquear a su marido para poder dejar de ser una víctima, y poder irse de ese hogar. Son muchas las mujeres que se sienten indefensas e incapaces de frenar la agresión de su pareja y son lastimadas.

jimena-irazabal (1).jpg
Jimena Irazabal, artista marcial del taekwondo, se especializó en combinar técnicas para defensa personal, dirigida a las mujeres.

Jimena Irazabal, artista marcial del taekwondo, se especializó en combinar técnicas para defensa personal, dirigida a las mujeres.

En el caso de la artista marcial -taekwondista- Jimena Irazabal, su búsqueda es la de brindar herramientas a sus congéneres de esas técnicas que las ayuden a defenderse. Ella tiene la graduación ITF de 2° Dan internacional y campeonatos ganados a nivel nacional e internacional, incluyendo el Mundial de 2020, además de cursos de defensa personal, realizados, tanto cuando estudiaba el profesorado de Educación Física, como en el Instituto Universitario de Seguridad Pública.

Mujer que enseña a mujer

"Yo he practicado desde chica taekwondo, y al principio teníamos que entrenar con mi hermana a parte en el gimnasio, ya que éramos las únicas mujeres. Costó, pero aprendimos mucho y hemos ganado muchos torneos. Respecto a la defensa personal, yo soy instructora y dicté cursos durante un año para la Municipalidad de Godoy Cruz, en los gimnasio Biritos y Nicolino Locche, y realmente es impresionante la cantidad de mujeres que van buscando una solución a un calvario diario", dijo Jimena, oficial de la Policía de Mendoza.

"La mayoría de las mujeres llegan al gimnasio para aprender a defenderse dentro de su propia casa, por la violencia de la pareja. En defensa personal les enseño distintas técnicas, no taekwondo, porque la defensa personal es más amplia y tiene muchos aspectos. Incluso hasta se les enseña como defenderse si las atacan con un arma", agregó Irazabal, que tiene armado un proyecto para dictar estos cursos en forma permanente en algún gimnasio.

"La mujer debe estar preparada para defenderse ante un agarre, una llave o un secuestro. Cómo policía he trabajado en el 911 y escuchando a las víctimas me di cuenta que había muchas cosas para sumar a la defensa personal" "La mujer debe estar preparada para defenderse ante un agarre, una llave o un secuestro. Cómo policía he trabajado en el 911 y escuchando a las víctimas me di cuenta que había muchas cosas para sumar a la defensa personal"

Respecto a la violencia de la calle sostuvo que "Las mujeres se sienten más cómodas cuando les ensaña otra mujer, que las comprende mejor y hay otra confianza. Con la señoras grandes es más fácil trabajar en ciertos aspectos, pero en las jóvenes, lo primero que tienen que aprender es a estar alertas y no ser dispersas, distraídas con el celular, ya que a ellas los ladrones las están observando y ellas ni enteradas. Hay que trabajar también una defensa pasiva".

Consultada sobre si alguna vez tuvo que aplicar sus conocimientos marciales en la calle, afirmó: "Sí, dos veces me atacaron en la calle, una en una ciclovía y otra vez cerca del Tadicor, donde pude neutralizar los ataques y hacer huir a los agresores".

sole-ferreyra (1).jpg
Soledad Ferreyra enseña boxeo en los barrios de mucha vulnerabilidad social, donde la mujer suele ser víctima de violencia dentro del hogar o fuera de él.

Soledad Ferreyra enseña boxeo en los barrios de mucha vulnerabilidad social, donde la mujer suele ser víctima de violencia dentro del hogar o fuera de él.

Casos similares reconocieron otras mujeres que saben defenderse y enseñan a otras a cómo hacerlo. Una de ellas es la boxeadora amateur Soledad Ferreyra, que dicta clases en el Cedrys N°1 de Las Heras. "Varias veces he tenido que usar lo que aprendí en el gimnasio. Una vez me quisieron robar la moto, me pararon y me amenazaron con un cuchillo, y pude zafar. Gracias al boxeo le di un sólo golpe, lo dejé sentado y me pude ir tranquila. En otra oportunidad hubo una situación de violencia intrafamiliar, la otra persona comenzó a los empujones y a agredirme, y también, con un solo golpe se terminó el ataque", dijo la pugilista, que a pesar de lo relatado es una tranquila y amorosa mamá de 28 años.

"En dos ocasiones han llegado mujeres al gimnasio, grandes, de 40 y pico años, cuando estaba en el Galíndez (Las Heras) a contarme que sufrían violencia por parte de sus parejas, y que eran golpeadas y querían aprender a protegerse. También es común que vengan chicos que sufren bullying en el barrio o la escuela", dijo la Profe Sole, como la conocen los pequeños de la zona de calle Dorrego y San Martín.

Aprender a defenderse

En sintonía, otra boxeadora, Flavia Quintero (30), profesional, se refirió más a su vida personal, ya que no da clases de pugilismo en forma formal, pero si ha tenido que echar mano a lo aprendido en el boxeo para salir adelante. "Suelo entrenar a algunas chicas, que más que nada quieren hacer ejercicio, pero al aprender las técnicas me han contado que les ha servido para tener más confianza, y poder muchas veces poner en su lugar a algunos hombres que les han faltado el respeto en un boliche o lugares así".

flavia-quintero (1).jpg
Flavia Quintero conoce la realidad de los barrios

Flavia Quintero conoce la realidad de los barrios "bravos" y la exposición de la mujer a la violencia. Desde el boxeo supo hacerse respetar y defenderse.

"En mi vida personal, han sido muchas las veces que he tenido que defenderme de quien era mi pareja, y que en las discusiones me han levantado la mano. Sabiendo boxear he podido evitar que me pegaran e imponerme para que se fueran", dijo la chica de Guaymallén, que agregó: "En el barrio también he podido hacerme respetar con algún desubicado -o desubicada- y en mi trabajo, que hago delivery, un par de veces los he sacado corriendo a quienes me venían a asaltar, al ver que me les ponía firme y los enfrentaba", concluyó.

Otra taekwondista destacada es Romina Barrera (32), recibida hace 14 años bajo la reglamentación ATA y 3° Dan, y tiene mucha experiencia en defensa personal, exclusiva para mujeres, ya que trabajó el año pasado dictando cursos para el Área de Diversidad de Género de la Municipalidad de Godoy Cruz. "Esta iniciativa nació al ver la creciente necesidad y pedido de muchas mujeres que sufrían violencia en sus hogares, o también de muchas chicas que trabajan o estudian y tienen que andar en la calle de noche, lo que les generaba miedo y vivir algunas situaciones desagradables, como robos o abusos leves", dijo la instructora de artes marciales.

romina-barrera.jpg
Romina Barrera, taekwondista y especialista en defensa personal orientada a las mujeres. Ha trabajado en el Área de Diversidad de Género de la Municipalidad de Godoy Cruz, y dicta cursos desde el ámbito privado. Ha sufrido duros ataques en la calle y vuelca su experiencia en la enseñanza.

Romina Barrera, taekwondista y especialista en defensa personal orientada a las mujeres. Ha trabajado en el Área de Diversidad de Género de la Municipalidad de Godoy Cruz, y dicta cursos desde el ámbito privado. Ha sufrido duros ataques en la calle y vuelca su experiencia en la enseñanza.

"Tuve chicas a las que sus maridos las atacaron con cuchillos, a otra le rompieron una botella en la cabeza, y todas hasta tuvieron que quedarse en la calle, ya que ni su familia las quería recibir luego de haberse ido de ese contexto de violencia", agregó Romi.

"Yo no enseño taekwondo solamente, sino que dentro de este arte marcial hay un programa de defensa personal, y para darle una continuidad al aprendizaje, luego se enganchan con el taekwondo y siguen", detalló Barrera sobre los cursos que dicta actualmente en un gimnasio de calle Lisandro Moyano 491 de Las Heras.

Respecto a situaciones criticas de peligro por ataques, Romina recordó uno donde fue atacada en la parada del micro del Barrio Fusch, de Godoy Cruz. "Estaba esperando el micro y me asaltaron. Un tipo venía con una pistola, y me amenazó. Logré quitársela, y vi que era una réplica, así que lo golpeé para reducirlo hasta que llegaron los policías", dijo.

"En otra oportunidad, en una plaza iba con mi novio y se vinieron cinco mujeres, que habían discutido con mi hermano y se vinieron a patotearme. Si no hubiera sabido defenderme, hoy sería otro caso (Fernando Báez Sosa), me hubieran matado a golpes por el ensañamiento injustificado que tenían. ¡Una locura!", recordó la artista marcial sobre otra situación violenta que vivió.

"La gente está muy alterada, hasta las chicas que van al gimnasio, no quieren salir a bailar, ya que me cuentan que es habitual las peleas, donde varias mujeres atacan a una sola, y hay hasta agresiones con armas. Hay mucho alcohol y drogas de por medio y cuando se suma todo, la situación es realmente pesada", señaló Barrera para finalizar.

Te puede interesar: Giuliana Lucoski presentó movimientos leves de sus cuatro miembros y abre sus ojos