Los contagios de coronavirus dentro de los penales de Mendoza van en aumento y hasta la mañana de este miércoles se registraron 23 los presos con Covid-19. Abogados presentaron un hábeas corpus colectivo y pidieron que les den prisión domiciliaria a quienes tienen penas cortas o están cerca de recibir algún tipo de libertad, para evitar más contactos y contagiados debido al hacinamiento en las cárceles.

Te puede interesar...

También denunciaron que no tienen asistencia médica, y que les entregan la comida orinada.

El Comité provincial de prevención de la Tortura presentó un hábeas corpus colectivo por el agravamiento injustificado de las condiciones de detención de los internos del penal San Felipe, el penal Los Cerritos, de San Rafael, y la cárcel de mujeres de El Borbollón, y el resto de los penales de la provincia debido a la vertiginosa propagación de coronavirus entre presos y penitenciarios.

Indicaron que muchos internos que están con síntomas compatibles con Covid-19 no reciben atención médica, en algunos casos por falta de médicos, como en el penal de San Rafael. La preocupación es además, por los reos que no tienen síntomas y no pueden mantenerse alejados de los contagiados debido a la falta de espacio.

Señalaron que no les dan a los internos los elementos correspondientes para limpieza y aseo de las celdas. Además, les entregan viandas orinadas por parte de quienes las distribuyen en cada módulo del penal de San Felipe.

penal boulogne sur mer.jpg

Por todo esto pidieron que se haga un relevamiento médico de todos los presos que tienen síntomas de coronavirus y quienes estuvieron en contacto estrecho, y que se dispongan las medidas sanitarias acorde a sus derechos.

También que se informe si hay vacantes de médicos en los diferentes complejos y la cantidad de profesionales de la salud necesario para cubrir todas las necesidades de los presos.

Solicitaron además nuevas medidas efectivas de aislamiento preventivo para neutralizar la propagación del virus dentro de las cárceles, y en este sentido pidieron que se dé provisoriamente la prisión domiciliaria a quienes tengan penas cortas, estén próximos a recibir la libertad asistida o estén en período de prueba, hasta que finalice el riesgo de contagios dentro de la unidad carcelaria correspondiente.

Además, también hicieron referencia a que se tomen las medidas necesarias para evitar que las viandas que les entregan a los presos no sean orinadas por el personal penitenciario.

Por otro lado, un grupo de abogados presentó otro habeas corpus para sus clientes, quienes son mayores de 60 años, y algunos de ellos con complicaciones de salud, por lo que también pidieron la medida de prisión domiciliaria para no estar expuestos a contagiarse dentro de los módulos en los que viven.

Se espera que estos hábeas corpus sean respondidos durante esta semana por la Justicia.

Los contagiados

Hasta este miércoles se contabilizaron 23 internos con coronavirus que se contagiaron por contacto estrecho dentro de los módulos donde están alojados.

Los primeros casos ocurrieron en el Módulo 2 del penal San Felipe, de Capital, el 6 de septiembre. A los pocos días se confirmaron otros 8 casos de otros sectores del mismo penal y luego otros 4 más.

Luego se sumaron 3 casos del penal Los Cerritos, de San Rafael, otros 3 en el penal de mujeres de El Borbollón, en Las Heras y uno más en Boulogne Sur Mer.

Un interno alojado en Almafuerte, en Cacheuta, tuvo que ser trasladado al Hospital Central por un problema de salud, y allí se había contagiado con coronavirus, por lo que quedó internado.

Muchos de los contagiados fueron trasladados al penal Almafuerte II, donde se dispuso en marzo, desde el inicio de la cuarentena, un lugar para aislar a quienes se enfermaran, pero ya estaría por llegar al límite de su capacidad.