Son dos grandes trastornos, concentrados en un solo hecho. Perder los documentos, el registro de conductor, las tarjetas de crédito, el resultado de los análisis, la escritura de la casa, los papeles del auto, generan doble trastorno. Uno es la pérdida en sí misma, que produce la incertidumbre de no saber en qué manos terminará lo perdido. La otra, la más agotadora, es hacer los trámites para rehacer todo. Perder una de las chapas patente del auto está dentro de esta lista.Perder las dos, está dentro de la una lista de catástrofes planetarias de la que se escribirá en otro momento. Y las tormentas, las lluvias desmesuradas, son uno de los principales desencadenantes de estos cataclismos.

En la última tormenta que azotó Mendoza, especialmente la que se desplomó sobre las áreas más pobladas y transitadas de la provincia, fueron muchos los conductores los que perdieron las chapas patente de sus vehículos.

Te puede interesar...

La explicación de por qué se produce esto es simple: Con las calles anegadas, el agua "choca" contra la chapa patente, la afloja y en muchos casos la desprende.

Para tratar de que cada dueño se encuentre con la suya, en forma casi espontánea se armó un grupo de Facebook, "Patentes perdidas en Mendoza", que tiene aún hoy y después de más de una semana de la tormenta, una importante cantidad de posteos, unos realizados por quienes buscan y otros por quienes encuentran. Incluso hay algunos que cumplen los dos roles.

El grupo ha sido efectivo en muchos casos.

Embed
https://www.facebook.com/groups/1283810968646733

Pero si el reencuentro no se produce, habrá que hacer el trámite, no sin antes armarse un poco de paciencia y de $995, que es el costo de reposición por la duplicación legal de una placa.

Aquí, el instructivo para realizar el trámite para obtener un duplicado, en la página oficial.

El comienzo del trámite puede realizarse vía web pero debe completarse en la oficina del Registro del Automotor donde está radicado el vehículo.

El dicho dice "mal de muchos, consuelo de zonzos" y, por más que no sirva para nada, el agua y las tormentas producen estas mismas hecatombes en cualquier parte. Hay grupos, noticias y campañas de recuperación de patentes en todas partes donde haya pasado una tormenta. Basta con revisar un poco Internet.

En definitiva, si es que hay una forma de prevención, solo queda asegurarse no tener los tornillos suelos, en cualquiera de los sentidos que se le quiera dar a la frase.