Después de que la Cámara Civil considerara válido el remate de la fábrica ex Matas, los trabajadores de La Terre se reunieron frente a la planta, convocando a otras organizaciones, para sostener vivo el reclamo para que se les reconozcan sus derechos sobre la planta, que lograron recuperar de la quiebra y ponerla en marcha. Realizaron una olla popular en las horas previas a la Navidad.

La Terre tiene una historia intensa de 6 años, de esfuerzo y organización de los integrantes de su planta de trabajadores. Pese a que en 6 años lograron recuperarla, pasando de la más absoluta paralización a ser la principal productora de deshidratados del país, en junio de 2019, la jueza Gloria Cortez ordenó el remate de la fábrica. Mariano Ruggeri, del grupo American Garlic, uno de los principales empresarios del ajo, ofertó $25 millones y ganó la compulsa. Hace 10 días, después de que fracasaran las audiencias de conciliación, la Cámara Civil confirmó ese remate.

Te puede interesar...

Los trabajadores resisten la medida e irán a la Corte nacional, esperando que se atienda su postura. Entre tanto, avanzan en las acciones para sostener visible el conflicto, que dejaría en la calle a más de 70 personas, que trabajan en forma directa en la fábrica, y a otros 60, que lo hacen en forma indirecta.

En 2016 se pudieron elaborar 300.000 kilos de materia prima fresca en La Terre. En 2020 se produjeron 3 millones de kilos y todas las fabricas de pastas, todas las marcas de primera línea, consumen espinaca de la cooperativa.

La Terre además produce, desde 2019, comidas preelaboradas para el plan nacional Argentina Contra el Hambre. A partir de los deshidratados de La Terre, que se mezclan con legumbres y condimentos, se produce una ración de bajo costo, de entre $15 a $25, con alto contenido nutricional. El producto tiene varias ventajas: no necesitan cadena de frío, las preparaciones son muy rápida y se puede preparar grandes cantidades de comida. Con el envase más grande que produce La Terre, de 10 kilos, se puede darles de comer a más de 80 personas en media hora, ya que solo requiere que a la ración se le agregue agua y cocción.