Religión

Misterios dolorosos: qué son y cuándo se rezan

La religión católica recuerda la pasión de Cristo a través de los misterios dolorosos. Se rezan los martes y viernes fácilmente con el siguiente paso a paso:

Por UNO

El rosario es el elemento más importante para rezar las oraciones de la religión católica. A través de este objeto que muchas veces se usa de pulsera o alrededor del cuello, el procedimiento para orar se hace más sencillo y permite comprender mejor el sentido de la oración.

Según lo establecido por la Iglesia, cada misterio del rosario corresponde a distintos días de la semana. En el caso de los misterios gozosos, se rezan los lunes y sábados; los misterios gloriosos, los miércoles y domingos y los luminosos los jueves. Finalmente, los misterios dolorosos se meditan los martes y viernes. Estos misterios recuerdan los momentos de mayor dolor de la vida de Jesús con el fin de revivir su muerte, comprender su sacrificio y entrar junto con María en la inmensidad del amor de Dios al hombre.

Es muy sencillo y fortalecedor rezar los misterios dolorosos a través del siguiente paso a paso:

Cómo rezar el Rosario 2.jpg
La religión católica recuerda los momentos más importantes de la vida de Jesús a lo largo de los misterios del rosario.

La religión católica recuerda los momentos más importantes de la vida de Jesús a lo largo de los misterios del rosario.

Paso a paso: cómo rezar los misterios dolorosos

Los misterios dolorosos se rezan los martes y viernes e invitan a recordar los momentos más difíciles de la vida de Jesús. A la hora de meditar estos misterios es fundamental hacerlo con calma y reflexionar acerca de la importancia que tuvo la pasión de Cristo como reflejo de un inmenso amor por la humanidad.

Para comenzar a rezar los misterios, se inicia con un conjunto de pasos introductorios:

  • Pensar una intención (pedir por alguien o algo especial), ya sea en voz alta o en silencio.
  • Hacer la señal de la cruz y un acto de contrición ("Pésame")
  • Rezar el Padre Nuestro.
  • Rezar 3 Avemarías y un Gloria al Padre.

Luego, se da inicio anunciando el primer misterio doloroso: El bautismo de Jesús. Esta primera decena se reza en honor al bautismo de Jesús en el Jordán. A través de ella, se hace referencia a la fidelidad a las promesas del bautismo.

  • Leer: "Entonces fue Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dijo a los discípulos:

    «Siéntense aquí, mientras voy allá a orar.» Y tomando consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dijo: «Mi alma está triste hasta el punto de morir; quédense aquí y velen conmigo.» Y adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba: «Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú.» fue entonces donde estaban los discípulos y los encontró dormidos; y dijo a Pedro: «¿No pudieron siquiera velar una hora conmigo? Velen y oren para no caer en tentación; que el espíritu está pronto, pero la carne es débil

  • Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  • Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  • Terminar la decena con la frase: "Gracias a la agonía de Jesús, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente contrita y fiel a la voluntad de Dios.”
Como rezar el Rosario.jpg
Religión. El primer misterio doloroso del rosario recuerda la agonía de Jesús en el Huerto.

Religión. El primer misterio doloroso del rosario recuerda la agonía de Jesús en el Huerto.

El segundo misterio doloroso se trata de La flagelación. Este misterio invita a repensar todo aquello que nos lleva a pecar, los vicios que hacen alejarse de Dios y traicionar la propia naturaleza.

  • Leer: "Pilato, para contentar a la multitud, les puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado." (Marcos. 15:15)
  • Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  • Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  • Terminar con: "Gracias de la flagelación de Jesús, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente mortificada.”

El tercer misterio doloroso es La coronación de espinas. A través de este misterio se pide por la humildad y el perdón de los pecados nacidos del orgullo.

  • Leer: "Los soldados tejieron una corona de espinas y se la pusieron sobre la cabeza. Lo revistieron con un manto rojo." (Juan 19:2)
  • Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  • Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  • Terminar con: "Gracias del misterio de la coronación de espinas de Jesús, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente contraria al mundo.”
rosario.png
La religión invita a reflexionar sobre el pecado durante los misterios dolorosos.

La religión invita a reflexionar sobre el pecado durante los misterios dolorosos.

Luego sigue el cuarto misterio doloroso: Jesús con la Cruz a cuestas: el camino del Calvario. Este misterio invita a fortalecer la paciencia: Jesús sufre enormemente y aún así pasa su prueba. Es así como podemos, en la profundidad de los desafíos y sufrimientos, encontrar a Jesús, quien ayuda a cargar la cruz.

  • Leer: "Jesús, cargando sobre sí la cruz, salió de la ciudad para dirigirse al lugar llamado «del Cráneo», en hebreo «Gólgota»." (Juan 19:17)
  • Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  • Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  • Terminar con: "Gracias al misterio de la carga de la cruz, desciendan sobre mi alma y la háganla verdaderamente paciente.”

El último es el quinto misterio doloroso: La crucifixión y muerte de Jesús. Este último misterio invita a recordar la muerte de Jesús, sabiendo que la cruz ya no es símbolo de condenación sino de alegría y salvación. Jesús muere pero clavado en la cruz por el hombre, pero será salvado.

  • Leer: "Hacia las tres de la tarde, Jesús exclamó en voz alta: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Entonces Jesús, clamando otra vez con voz potente, entregó su espíritu." (Mateo. 27:46,50)
  • Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  • Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  • Terminar con: "Gracias al misterio de la muerte y la pasión de Jesucristo, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente santa".

Los misterios dolorosos están por terminar. Para finalizar:

  • Rezar las Letanías de la Vírgen:

    "Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!"

  • Hacer la jaculatoria final:

    Ave María Purísima. Sin pecado concebida.

  • Hacer la señal de la cruz.

Temas relacionados: