Religión

Misterios gloriosos: qué son y cuándo se rezan

El rosario es el elemento principal de la oración para la religión católica. Miércoles y domingos se recuerda a Cristo resucitado con los misterios gloriosos

Por UNO

El rosario es la guía que la religión católica utiliza para rezar sus oraciones, reflexionar y entrar en conexión con Dios.

Para una meditación completa de la vida de Jesús, la Iglesia establece días distintos para rezar cada misterio: los misterios gozosos se rezan los lunes y sábados, los misterios dolorosos se meditan los martes y viernes y los luminosos los jueves. Finalmente, los misterios gloriosos se meditan los miércoles y domingos e invitan a recordar la gloria de Cristo resucitado.

A continuación, el paso a paso para meditar los misterios gloriosos y revivir la fe y el gozo de la Resurrección de Cristo:

Rosario1.png
La religión católica recuerda los momentos más importantes de la vida de Jesús a través de la oración.

La religión católica recuerda los momentos más importantes de la vida de Jesús a través de la oración.

Cómo rezar los misterios gloriosos paso a paso

Los misterios gloriosos se rezan los miércoles y domingos de cada semana e invitan a recordar con alegría la resurrección de Jesús luego de la muerte.

Para dar comienzo a la oración de los misterios, se inicia con un conjunto de pasos introductorios:

  1. Pensar una intención (pedir por alguien o algo especial), ya sea en voz alta o en silencio.
  2. Hacer la señal de la cruz y un acto de contrición ("Pésame")
  3. Rezar el Padre Nuestro.
  4. Rezar 3 Avemarías y un Gloria al Padre.

Luego, se comienza anunciando el primer misterio glorioso: La Resurrección del Señor. Esta primera decena se reza recordando la vuelta a la vida de Cristo luego de la muerte.

  1. Leer: "Entraron en el sepulcro y vieron a un joven sentado en el lado derecho, vestido con una túnica blanca, y se asustaron. Pero él les dice: "No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí. Ved el lugar donde le pusieron". (Mc 16, 5-6)
  2. Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  3. Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  4. Terminar la decena con la frase: "Gracias a la Resurrección, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente fiel".
Resurrección.png
La resurrección de Jesús se recuerda en el primer misterio glorioso de la religión católica.

La resurrección de Jesús se recuerda en el primer misterio glorioso de la religión católica.

El segundo misterio glorioso se trata de La Ascensión del Señor al cielo.

  1. Leer: "Dicho esto, los Apóstoles lo vieron elevarse, y una nube lo ocultó de la vista de ellos. Como permanecían con la mirada puesta en el cielo mientras Jesús subía, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: «Hombres de Galilea, ¿por qué siguen mirando al cielo? Este Jesús que les ha sido quitado y fue elevado al cielo, vendrá de la misma manera que lo han visto partir.” (Hechos 1:9-11).
  2. Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  3. Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  4. Terminar la decena con la frase: "Gracias a la Ascensión de Jesús, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente celestial."

El tercer misterio glorioso recuerda La venida del Espíritu Santo. A través de este misterio se recuerda el día de Pentecostés, cuando los Apóstoles decidieron comunicarle la Buena Nueva de la Resurrección de Cristo al mundo.

  1. Leer: "De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en distintas lenguas, según el Espíritu les permitía expresarse." (Hechos 2:2-4).
  2. Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  3. Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  4. Terminar la decena con la frase: "Gracias a Pentecostés, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente sabia según Dios."
Cómo rezar el Rosario.jpeg
Religión. Los misterios gloriosos recuerdan la resurrección y ascención de Jesús al cielo.

Religión. Los misterios gloriosos recuerdan la resurrección y ascención de Jesús al cielo.

El cuarto misterio glorioso recuerda La Asunción de María. Rezando el Ave María le pedimos a la Virgen que ruegue por nosotros en los dos momentos más importantes de la vida: ahora (el momento presente) y en la hora de la muerte

  1. Leer: "Todas las generaciones me llamarán bienaventurada porque el Señor ha hecho obras grandes en mí" (Lc 1, 48-49).
  2. Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  3. Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  4. Terminar la decena con la frase: "Gracias a la Inmaculada Concepción y a la Asunción de María, desciendan sobre mi alma y háganla verdaderamente devota de María."

Finalmente, el quinto misterio glorioso recuerda La coronación de María. A través de este último rezo, se pide por la perseverancia final y la confianza en María.

  1. Leer: "Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza". (Ap 12, 1)
  2. Rezar el Padre Nuestro, 10 Ave María y un Gloria al Padre.
  3. Rezar un "Oh Jesús mio": Oh Jesús mío, perdónanos. Líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas.
  4. Terminar la decena con la frase: "Por los veinte misterios de tu vida, muerte, pasión y gloria, te pido Señor Jesús que conviertas a los pecadores, ayudes a los moribundos, liberes a las almas del purgatorio y nos des a todos tu gracia de vivir bien y morir bien".

Para finalizar con la oración de los misterios gloriosos:

  • Rezar las Letanías de la Vírgen:

    "Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos, y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María!"

  • Hacer la jaculatoria final:

    Ave María Purísima. Sin pecado concebida.

  • Hacer la señal de la cruz.

Temas relacionados: