Diario Uno > Sociedad > Agua del Toro

Mendocino salvó a los tripulantes de dos embarcaciones en el embalse Agua del Toro

Un hombre de 41 años, de Tupungato, salvó a dos grupos de amigos que, en balsas distintas, estaban en el lago cuando llegó un ventarrón que amenazó con hacerlos naufragar

Un tupungatino de 41 años se transformó en el salvador de dos grupos de amigos que, en balsas distintas, estaban en el embalse Agua del Toro cuando se levantó un viento intenso que amenazó con hacerlos naufragar. Usó una moto de agua para proveer de combustible a una de ellas y remolcar a la otra.

Matías Gottardini tiene finca, es piloto y hace acrobacias y tiene un taller mecánico de motos. Además es amante de la pesca y uno de sus lugares preferidos en Agua del Toro.

Te puede interesar...

El fin de semana pasado "fuimos con mi novia y una pareja amiga, cada uno en su vehículo, hacia Agua del Toro", cuenta Matías.

salvador.jpg

El grupo llegó al embalse el sábado cerca de las 21. Matías había llevado su moto de agua, una Sea Doo bombardier xp 750 cc, para tirar una balsa, ya que pretendían pescar de allí.

Hubo algunos reparos por parte de los responsables de los dos camping en el uso de la moto, pero finalmente uno de ellos aceptó.

"Remolcamos la balsa, anclamos en el medio y pasamos la noche ahí, pescando", cuenta Matías.

"Al otro día, domingo a eso de las 17, decidimos salir por que estaba empezando a bajar el viento y se notaba que venía tormenta", relata.

"Cuando llegamos a la orilla, un señor se acercó y me dijo si les podía llevar nafta a una balsa, al otro lado. Le dije si, volví a subir a mi moto y salí lo mas rápido que pude hasta llegar a esa balsa, llamada Difunta Correa. Les di la nafta, ellos muy agradecidos y les dije que se fueran a la orilla más cercana, a cualquiera, porque en un ratito iba a ponerse muy peligroso".

En ese momento el viento aumentaba segundo a segundo, formando olas cada vez más grandes. Matías estaba apunto de regresar a tierra firme cuando "veo a unos 200 metros, otra balsa con 2 personas que me gritaban y agitaban sus brazos pidiendo ayuda".

Ya las olas eran muy grandes "y me costaba muchísimo navegar con mi moto", cuenta el tupungatino. "Llegué hasta ellos. Se les había roto el motor, así que los enganché con mi moto y, casi sin nafta, los saque entre las olas y el viento fuerte".

Pudo llegar a la costa con los rescatados. "Llegué congelado. Se había juntado gente, que me felicitaba".

A los días, ya en la seguridad de Tupungato y con un cielo despejado, Matías Gottardini recibió el mensaje de uno de los responsables de uno de los camping, que le renviaba el mensaje de una de las personas rescatadas.

"Hola. Te escribía para saber si tenés algún contacto para llamar y agradecerle al muchacho de la moto de agua que, sin conocernos, se arriesgó y no dudo en ayudarnos", decía el mensaje, y agregaba: "si este muchacho no hubiera estado ahí no se que hubiera ocurrido. Él se arriesgó por nosotros y también ayudó a los de la balsa de enfrente, después que nos dejo en la orilla".

Ese mensaje concluye: "no tuvimos la posibilidad de agradecerle y darle un gran abrazo. Para nosotros el fue como un héroe anónimo y estamos muy agradecidos las dos familias".