Comunicado a la DGE

Los colegios católicos advirtieron sobre la crisis de la educación pública de gestión privada

El Consejo de Educación Católica de Mendoza sostuvo que "la sustentabilidad del sistema está seriamente comprometida" y con ello la posibilidad de las familias de elegir la educación para sus hijos. Consideran que las cuotas están muy retrasadas

Desde el Consejo de Educación Católica de Mendoza dieron un crudo panorama sobre la situación que atraviesan los colegios de educación pública de gestión privada debido al "retraso" de los aumentos de las cuotas y el desfinanciamiento de los establecimientos.

Según explicaron en un comunicado, la situación es tan complicada que la "sustentabilidad del sistema está seriamente comprometida" y hay colegios analizando su cierre, lo que dejaría a cientos de alumnos sin banco y a sus familias sin la posibilidad de elegir libremente sobre "la educación para sus hijas e hijos".

El Consec apuntó con el comunicado directamente a la DGE y al Gobierno de Mendoza, que es quien autoriza el aumento de aranceles de los colegios que reciben aporte estatal.

Con el último aumento permitido, en noviembre, las cuotas de los que reciben el 100% de subsidio pasaron a ser de $13.772 o $17.009, según se trate de educación primaria o secundaria.

colegio don bosco mendoza.jpg
El Consejo de Educación Católica de Mendoza hizo un análisis de la situación que atraviesan los colegios de educación pública de gestión privada y aseguró que hay muchos que están por cerrar.

El Consejo de Educación Católica de Mendoza hizo un análisis de la situación que atraviesan los colegios de educación pública de gestión privada y aseguró que hay muchos que están por cerrar.

Las cuentas no cierran en los colegios privados

El comunicado, dirigido tanto a los docentes como a las familias que asisten a este tipo de instituciones, expresa que la situación financiera es grave, en mayor o menor medida.

"La denominada 'ecuación de ingresos y egresos' de los institutos está severamente comprometida", explicaron. Según dijeron, esto se debe a "que los aumentos de aranceles autorizados por el gobierno escolar (DGE), es decir, los 'ingresos', tienen un retraso muy importante en relación con los aumentos salariales y de gastos operativos: los 'egresos', que tenemos que afrontar".

Y que ese retraso en el valor de las cuotas respecto de los incrementos de salarios que dispone el Gobierno de Mendoza, además de la suba de los gastos en general por el efecto inflacionario, "viene acumulándose en los últimos años" pero que este año en particular se "ha visto agravado por aumentos salariales, bonos y también sueldos con aumentos retroactivos, que por ende no han podido ser recuperados en los ingresos por aranceles".

Lo que dicen desde los colegios católicos, que son los que en su mayoría reciben subsidio por parte del Estado, es que es tal el desfinanciamiento de las instituciones que muchas de ellas han tenido que endeudarse.

"Hemos manifestado al gobierno escolar que la crisis está afectando el desenvolvimiento normal de los colegios. Casi un tercio de la enseñanza oficial de la provincia está gestionada por el sector privado, que si bien, en la mayoría de los casos recibe aporte estatal para el pago de sueldos, este aporte es destinado a solamente un porcentaje de todos los salarios docentes y cargas sociales que se abonan, y nada cubre el resto de los cargos del componente institucional, ni de otras prestaciones ni servicios pedagógicos, ni mucho menos de los gastos, tarifas, impuestos, ni del mantenimiento mobiliario ni edilicio, ni de la inversión. Todo esto que debe ser sostenido por la recaudación de aranceles está paralizado, ya que solo se prioriza el sostenimiento salarial", remarcaron.

"Claramente puede comprenderse que la afectación a la sustentabilidad del sistema de educación pública de gestión privada está seriamente comprometida, y con ello la libre elección de las familias de la educación para sus hijas e hijos", dijeron en tono preocupante.

Desde el Consec cerraron apostando al diálogo con el Gobierno de Mendoza para encontrarle una solución a la crisis y también a la "responsabilidad de cada actor" y en ello incluyeron a las conducciones de las escuelas, a los educadores y a las familias.

Temas relacionados: