Cultura al paso

Lanzaron "caminatas filosóficas" a partir de Quino y obras literarias de autores mendocinos

Estos paseos filosóficos toman como disparadores a Quino, Bodoc, Di Benedetto, Dussel y Tejada Gómez para "frenar el ritmo de la vida"

Una original propuesta cultural se viene desarrollando en diferentes puntos del Gran Mendoza, y nos invita a ejercitar el cuerpo y la mente para fomentar el diálogo a partir de disparadores que esconden obras emblemáticas de autores mendocinos.

Mafalda, La Saga de los Confines, Zama y tantas otras literaturas locales de trascendencia internacional se toman en el ciclo de filocaminatas para repensar el presente, deliberar sobre el pasado y ofrecer tal vez una construcción colectiva de la realidad en busca del futuro soñado. Aunque, claro está, al tratarse de filosofía cada encuentro deja más interrogantes que respuestas acerca de la vida misma.

Las caminatas filosóficas las llevan adelante los filósofos José Luis Trejo y Agustín Hernández. Surgen en plena pandemia como una propuesta que ellos hicieron para el municipio de Godoy Cruz, y ahora se extiende a varios departamentos del Gran Mendoza a través de la Subsecretaría de Cultura de Mendoza, en coordinación con cada municipio.

Mafalda y sus amigos, vandalismo, Mendoza.jpg
Mafalda y sus amigos están presentes en las calles, ahora también a partir de este ciclo de caminatas filosóficas.

Mafalda y sus amigos están presentes en las calles, ahora también a partir de este ciclo de caminatas filosóficas.

"Se enmarca dentro del movimiento de prácticas filosóficas surgido en el siglo XX, con el objetivo de recuperar el diálogo socrático para la formación de líderes políticos", explica Trejo y continúa: "En las décadas del '60 y '70 se comienza a dar la primera práctica filosófica en Estados Unidos que es la filosofía para niños, a raíz de una novela de Matthew Lipman cuyo manual ya no era para el docente sino para los alumnos y las alumnas, motivando el diálogo socrático, la indagación e investigación, y fomentando la pregunta".

"En los '80 -relata Trejo- el filósofo alemán Gerd B. Achenbach inicia lo que se conoce como la consultoría filosófica, utilizando herramientas de la filosofía como la hermenéutica y la lógica para dar respuesta a preguntas existenciales con el fin de alcanzar un buen vivir". Y en los '90 se da la aparición de los cafés filosóficos a través del francés Marc Sautet.

La cronología que hace el profesor de Filosofía de la UNCuyo terminará a principios de este siglo XXI cuando "el filósofo holandés Peter Haterlot, inspirado en un diálogo de Platón, estructura esto de las caminatas filosóficas".

TE PUEDE INTERESAR: El emotivo reencuentro de Duke, el perro que delincuentes se llevaron al robar un auto en Ciudad

Cuando la filosofía sale a la calle

Formado en el Centro Educativo para la Creación Autónoma en Prácticas Filosóficas (CECAPFI), en México, José Luis Trejo se propuso llevar sus conocimientos a la práctica, en Mendoza. Durante la pandemia del 2020, junto a su colega Agustín Hernández presentaron este proyecto a la Municipalidad de Godoy Cruz. Diego Gareca, por entonces a cargo del área cultural de ese departamento, aceptó la propuesta y allí iniciaron estas caminatas filosóficas que iban desde el teatro Plaza al Parque San Vicente.

Una vez Gareca en la Subsecretaría de Cultura de la Provincia, los convoca ahora para expandir la propuesta a todo el Gran Mendoza. Cada fecha abarca no más de 20 personas, aunque debido al interés actual algunas caminatas han recibido hasta 40 participantes.

Las caminatas filosóficas tienen una estructura de 9 pasos, con citas a cada participante y el criterio de permanecer en silencio mientras se camina. Al respecto, Trejo añade que "el participante va eligiendo dónde pararse y por qué elige ese lugar en relación a cuál pensamiento a partir de la cita que le han dado; al final se recogen todos los aportes de los participantes y se invita a una reflexión colectiva".

Caminatas filosoficas José Luis Trejo.jpeg
José Luis Trejo es quien, junto a Agustín Hernández, creó este ciclo de filocaminatas.

José Luis Trejo es quien, junto a Agustín Hernández, creó este ciclo de filocaminatas.

La dinámica es, según consigna el organizador, "presentar la caminata y el autor o autora elegida, contamos su historia y por qué valoramos esta práctica filosófica que nos permite desvelar que la filosofía está en la calle, está presente en cada uno de nosotros, sólo que muchas veces no le damos lugar para que se revele y se muestre", considera Trejo, para quien esta práctica "habilita un espacio para conceptualizar, profundizar y revisar preguntas que abran a una búsqueda, a una indagación, crean comunidad".

El filósofo advierte que "muchas veces no nos llevamos respuestas sino más preguntas para seguir indagando y problematizando acerca de cuestiones que no son más que la realidad misma, nuestras herencias y nuestro presente, y cómo se vislumbra así el futuro".

Dos horas para caminar 400 metros

El ciclo de Caminatas Filosóficas de este verano se pensó para cinco fechas; arrancó en Maipú a partir del pensamiento de Enrique Dussel y el recorrido fue de unos 400 metros desde la plaza central de ese departamento y duró más de dos horas. "En esa caminata dialogamos, nos interrogamos y debatimos los conceptos que propone Dussel ante la libertad, el concepto de liberación, ante la igualdad el concepto de autoridad y ante la fraternidad el concepto de solidaridad", dice José Luis Trejo.

Las caminatas siguieron en Guaymallén a partir del pensamiento de Armando Tejada Gómez, y en la que participó una de sus hijas. Sobre esta experiencia, Trejo destaca: "Tomamos algunos de sus poemas y letras de canciones para llevarnos a un diálogo profundo y problematizador sobre la realidad que estamos viviendo; reflexionar sobre la vida, la muerte, la identidad, la diversidad cultural, el amor, las cosas simples, los conflictos sociales, la lucha".

Debido a las inclemencias climáticas, se reprogramaron para el último fin de semana de febrero o después de Vendimia -aún no están confirmadas- las caminatas sobre Liliana Bodoc -enfocada en el concepto de la memoria a partir de su Saga de los Confines-, Quino que llegaría a Las Heras y Antonio Di Benedetto en el Parque Central de la Ciudad de Mendoza.

Inauguracion-Paseo-Di-Benedetto-3-1024x684-1.jpg
En el Paseo Antonio Di Benedetto del Parque Central se realizará una filocaminata, a fin de mes o principios de marzo.

En el Paseo Antonio Di Benedetto del Parque Central se realizará una filocaminata, a fin de mes o principios de marzo.

"Había 40 personas inscriptas para las caminatas de Bodoc y Di Benedetto, así que vamos a realizarlas el mes que viene", anuncia Trejo, quien aclara que para formar parte del ciclo "no es necesario tener un conocimiento previo de filosofía ni del autor o la autora que vamos a abarcar, nos concentramos en la acción de filosofar".

El filósofo considera que "la experiencia es muy rica, nos permite el ejercicio de la escucha activa también, y el diálogo respetuoso porque partimos de que el pensamiento es multidimensional, crítico, creativo y cuidadoso desde lo ético".

"Siempre el encuentro impulsa una construcción colectiva e inclusiva", concluye.

Otras propuestas para filosofar con mate o con birra

A la par de estas caminatas, José Luis Trejo también lleva a cabo en el municipio de Godoy Cruz diferentes ciclos, como las Mateadas filosóficas o Filosofía & Birra, además de talleres de filosofía para niños.

"Hace unos tres años que trabajamos en distintas propuestas de este estilo en Godoy Cruz; con Filosofía & Birra por ejemplo, filosofamos en el Espacio Arizu a partir de letras de representantes del rock nacional como Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Cerati, Spinetta o Charly García; la cerveza la pone el municipio y van músicos locales a tocar y cantar", comenta el profesor de Filosofía quien con esta iniciativa se propone "poder contextualizar histórica y filosóficamente a las bandas y sus artistas".

Por otro lado, este año Trejo iniciará un nuevo taller de filosofía para niños en la Casa de la Cultura de Godoy Cruz.

TE PUEDE INTERESAR: Es diseñadora de indumentaria y recicla telas para fabricar riñoneras artesanales de calidad