Las imágenes hablan por sí solas. De la laguna queda solo un charco. "Vamos a iniciar acciones legales para pedir la remediación de este humedal que forma parte de una cadena de humedales de todo el oasis norte de la Provincia, empezando por Lavalle, siguiendo por Maipú y terminando en Guaymallén", afirmó a Canal 7 la ambientalista.

Desde el Gobierno de Mendoza, la respuesta llegó rápidamente. El director de Gestión Ambiental del Recurso Hídrico, Aníbal Manzur, reconoció que la laguna presenta mínimos históricos de nivel aunque culpó de ello a la "profunda crisis hídrica".

"Lógimcamente hay un sistema de desagüe, vertinentes y drenaje que no están aportando agua", explicó sobre las razones de la sequía.

Para Ibarra, la gravedad de la situación del humedal no se advierte solo desde el punto de vista ambiental, sino también desde el punto de vista turístico y económico. "Este sistema de humedales sostiene el cordón productivo de la zona norte de la provincia", dijo y le pidió al departamento de Irrigación que "considere a la laguna como un reservorio".

Embed

Las acciones, dice Ibarra, dependen "de la decisión política del gobernador, del señor Marinelli desde el departamento de Irrigación, de la secretaría de Ambiente y de la municipalidad de Maipú". Proponen, desde la Fundación, que se manden pulsos de agua a la laguna para que se vuelva a llenar.

Respecto de ello, Manzur explicó que "lo que estamos viendo es un Sistema Leyes Tulumaya que se alimenta naturalmente de aguas de surgencia, a través de la vertiente Corralitos, Primavera y Pedregal, de drenajes, desagües y sobrantes de riego".

"Se han hecho diferentes acciones desde el Gobierno: se hizo una limpieza profunda para que cualquier sobrante pudiera llegar lo más rápido posible", agregó Manzur pero advirtió que este "sistema nunca tuvo un aporte directo" de agua. "Es un arroyo, por lo que en épocas abundante de agua se hicieron cierres artificiales que formaron las lagunas", dijo.

Sobre lo que se puede y no hacer para conservarlo, el funcionario expresó que están limitados por el marco legal de la ley de agua actual de la Provincia.

laguna del viborón.jpg
Desde Irrigación advirtieron que las acciones que se han desarrollado en la Laguna del Viborón son las que están permitidas por la actual Ley General de Aguas de Mendoza.

Desde Irrigación advirtieron que las acciones que se han desarrollado en la Laguna del Viborón son las que están permitidas por la actual Ley General de Aguas de Mendoza.

"Nos hemos comunicado con Recursos Naturales (de la secretaría de Ambiente) y ellos tienen la misma evaluación: es consecuencia del comportamiento natural de época de sequía", dijo en diálogo con radio Nihuil.

Sobre los humedales de la Provincia, Manzur advirtió que "hay una retracción general" porque "el sistema hídrico de Mendoza se abastece de las aguas de montaña y vivimos un ciclo muy crítico".

"Todos los aportes son iguales o menores al 50%", dijo. "Los humedales o son de aportes de los ríos o de sobrantes de agua o vinculados a vertientes. Y como los niveles subterráneos descienden, las vertientes dejan de aportar", explicó.

laguna del viborón 1.jpg

¿Será necesaria la ley de humedales? En el Senado comenzó a tratarse en la comisión de Ambiente el proyecto presentado por el ya saliente senador Lautaro Jiménez pero aún no ha tenido despacho para que se analice en el recinto. Sobre la iniciativa, Manzur aclaró que "hoy nadie puede oponerse al análisis de los servicios ecosistémicos del agua y desde Irrigación tenemos una mirada positiva hacia eso. Hemos participado en las reuniones en la Legislatura. La Provincia se debe un debate de cómo reorganizar su marco legal vigente, cómo reorganizar el sistema de distribución de agua".

Informe de Irrigación sobre la Laguna del Viborón

Desde el Gobierno de Mendoza, informaron que "se realizaron controles de agua in situ (pH, temperatura, conductividad eléctrica y oxígeno disuelto) y se colectaron muestras para su posterior análisis en laboratorio".

Se realizó además un relevamiento específico para analizar la ecología acuática por parte de un especialista en la materia, integrante del cuerpo profesional del DGI.

Además de los estudios de calidad de aguas, se analizaron tanto la situación hidrológica del cuerpo de agua como las condiciones hidrogeológicas del área de influencia.

En cuanto a acciones operativas durante el mes de marzo de 2021 se realizó una limpieza de los desagües Paso Angosto, Colector Saavedra y Falucho, vinculados a la Laguna del Viborón a los fines de facilitar los aportes de los sistemas de drenajes y desagües al sistema.

"Cabe aclarar que nuestras posibilidades de intervención y regulación - dicen desde el departamento- están limitadas a lo establecido en la Ley General de Aguas, destacando que el colector Leyes-Tulumaya no forma parte del sistema de distribución de aguas administrado por el DGI".

► TE PUEDE INTERESAR: Potrerillos secreto: una expedición a las costas menos conocidas del lago

Temas relacionados: