Adoptada por una familia de Luján

La historia de India, la perrita que misteriosamente volvió a su hogar luego de dos años

Una perrita mestiza adoptada por una mujer de Luján de Cuyo desapareció hace dos años, dejando mucha tristeza muy grande en la familia, pero retornó solita la semana pasada. Un reencuentro imperdible

Decir que la ficción supera muchas veces a la realidad es una obviedad, ya que los mejores relatos provienen de la vida misma. En Luján se escribió una insólita historia de vida, donde una perrita perdida se ausentó durante dos años y ahora volvió por su propios medios a su hogar, cerrando un período de tristeza para su familia adoptiva, que tanto la quiere y la buscó denodadamente.

Liza Marangoni vive cerca de la plaza departamental, en la casa vecina a la de su hermana y su pequeña sobrina. El amor a los animales hizo que esta familia adoptara a una perrita callejera, a la que llamaron India, que de inmediato les brindó amor y fue una más del hogar.

Hace dos años desapareció de pronto, y pese a todos los esfuerzos no lograron dar con con la perrita mestiza. Pero esta tuvo memoria y cariño para encontrar el camino de retorno con sus seres amados.

►TE PUEDE INTERESAR: El mendocino Javier Cacho Beiza es el primer argentino en conquistar el Everest y el K2

perrita-perdida-lujan-02.jpg
Parte de la familia de India, la perrita que retornó a casa tras dos años de ausencia. Aquí recibe los mimos de Liza y su sobrina Julia.

Parte de la familia de India, la perrita que retornó a casa tras dos años de ausencia. Aquí recibe los mimos de Liza y su sobrina Julia.

Para iniciar la inusual historia, Liza contó cómo fue la legada de India a su vida. "Ella es adoptada. Hace como unos seis años, para un Año Nuevo andaba en la calle, se ve que estaba en celo, y fue cuando la entramos a la casa. Entonces comenzamos a publicar su foto, para ver si tenía dueño, si alguien la reclamaba, y como nadie lo hizo, la castramos y la dejamos en la casa".

La convivencia era inmejorable, y la mascota disfrutaba de toda la libertad. "Ella levaba mucho tiempo con nosotros, pero al ser de la calle, estaba acostumbrada a salir, y como aquí frente a la casa hay una placita, le gustaba ir a jugar ahí con los niños. Todos la conocían y todo el mundo la llamaba por su nombre", explicó Marangoni, quien trabaja en casa ayudando a su hermana, que se dedica a "desarrollar bots para inteligencia artificial".

Ya tenían sospechas de que la querían robar a India

Tal como se dieron las cosas se ha hecho imposible dilucidar dónde y porqué desapareció la perrita, pero a Liza hubo algo que le llamó la atención en la previa. "A nosotros nos llamaba la atención que varias veces que salió, volvía sin el collar. Se lo volvíamos a poner, y retornaba sin el. Pensamos por eso que alguien se la quería llevar, ya que ella es muy dócil, muy buena, sobre todo con los niños".

perrita-perdida-lujan-01.jpg
Afortunadamente India estuvo bien cuidada y volvió sin lastimaduras ni daños visibles a su hogar lujanino.

Afortunadamente India estuvo bien cuidada y volvió sin lastimaduras ni daños visibles a su hogar lujanino.

Luego agregó: "De ahí que un día salió a dar su vuelta habitual y no volvió más. Publicamos en todas las redes sociales y la buscamos todos. Mucha gente nos mandaba fotos y decían que la habían visto, pero es porque es de una raza muy común, y hay muchos perros parecidos. así que cada vez que nos avisaban, íbamos al lugar a ver, y no era, y así pasamos mucho tiempo, hasta hace poco".

Pero tanto amor compartido no pudo ser menguado por las distancias ni el tiempo, y por ello el pasado jueves sucedió el milagro. "Hasta que un día llegó solita a la puerta de la casa. Estaba en muy buen estado, bien cuidada, así que pienso que ha estado en una casa, y cuando han abierto se ha escapado", especuló la lujanina.

Si su desaparición fue misteriosa, su retorno tuvo aristas destacables. "India llegó como a las cuatro de la madrugada, pero a mi hermana le dio miedo abrir a esa hora, por si había alguien escondido y no abrió. A eso de las seis, otra perrita que hemos adoptado, comenzó a ladrar, y mi hermana abrió la ventana y la vio. Cuando entró, la otra perrita, que había convivido con ella, la agarró a los besos, la reconoció inmediatamente", dijo emocionada Liza.

Además, hubo "algo llamativo fue que llegó con un amiguito, otro perrito, y la acompañó un buen rato en la puerta hasta que se fue, nos hubiera gustado adoptarlo también", relató Liza Marangoni para concluir esta emotiva historia de vida.

►TE PUEDE INTERESAR: Alejandro Abaurre: "No te podés imaginar el calvario por el que tuve que pasar"

Temas relacionados: