La comunidad musulmana de Mendoza, y de todo el mundo, vive su máxima celebración religiosa, que es el Ramadán. Esta se extiende, este año, desde la tarde del 13 de abril hasta la tarde del miércoles 12 de mayo. Este año será un poco más abierto el festejo del Mes Santo, debido a que, por lo menos, están abiertas las mezquitas. Sobre el significado y cómo se tiene que comportar el fiel en este mes, Ahmed Musa, presidente del Cetro Islámico Árabe de Mendoza detalló las tradiciones.

Ramadan 10.jpg
El Sheijk realizando el Isha u oración de la noche, uno de los cuatro rezos que se realizan en el Ramadán.

El Sheijk realizando el Isha u oración de la noche, uno de los cuatro rezos que se realizan en el Ramadán.

"El Islam tiene cinco pilares: El número uno es la creencia en el Dios Único y en el Profeta Mahoma (paz y bendición) como su mensajero. El número dos es el rezo -el Salat-, que son cinco rezos diarios. El pilar número tres es el Zacat, la limosna, donde cada musulmán tiene que aportar el dos y medio por ciento (2,5%) de lo que gana en el año a los pobres. El cuarto es el Ramadán (ayuno). El quinto pilar es hacer, aunque sea una vez en la vida, a la Meca", comenzó a exponer Musa.

Ramadan en Mendoza (1).jpg
Mujeres musulmanas en el Ramadán. Aparte de tener la cabeza cubiertas con un

Mujeres musulmanas en el Ramadán. Aparte de tener la cabeza cubiertas con un "Hiyab", usan su barbijo.

El ayuno y el rezo

"Ahora estamos transitando el noveno mes del calendario lunar, que es el mes de Ramadán. Dios ha prescripto en este mes el ayuno de Ramadán. Este ayuno lo prescribió para musulmanes, pero antes lo hizo para otras religiones. Esto consiste básicamente en no ingerir alimentos, en no tener actividades físicas, relaciones (sexuales). Se busca la abstinencia total de ingerir alimentos, porque de esta manera, uno siente hambre, siente sed, y se da cuenta realmente y empieza a experimentar qué es lo que le pasa a aquellos que padecen hambre y sufren la sed. Esto hace que el ayunante sea mucho más solidario; tenga en su alma todas aquellas cosas que le enseñan para ser solidario y ayudar al prójimo", explicó el referente del mundo árabe en nuestra provincia.

"Desde el punto de vista físico, tiene una parte muy importante, porque es como si depurara el organismo durante 30 días. Consiste en ayunar desde 10 o 15 minutos antes de que salga el sol –hoy sería a las 6.35- y tener abstinencia hasta las 19.21, donde ya puede empezar a comer" "Desde el punto de vista físico, tiene una parte muy importante, porque es como si depurara el organismo durante 30 días. Consiste en ayunar desde 10 o 15 minutos antes de que salga el sol –hoy sería a las 6.35- y tener abstinencia hasta las 19.21, donde ya puede empezar a comer"

La fecha de inicio y final del Mes de Ramadán no es fijo y se basa en un calendario lunar. "En las mezquitas de todas partes del mundo, y sobre todo en la de la Meca, el sheikh de la mezquita se sube al último piso y empieza a mirar. Cuando él detecta el cambio de la luna (inicia luna creciente), anuncia el inicio del Ramadán, así como cuando vuelve a cambiar (nuevamente a luna cuarto creciente), termina", expuso Ahmed.

Ramadan en Mendoza (3).jpg
Debido a la pandemia, el rezo no se realizó en la Mezquita y sí en el salón del centro Islámico de Mendoza, para poder tener el distanciamiento correspondiente.

Debido a la pandemia, el rezo no se realizó en la Mezquita y sí en el salón del centro Islámico de Mendoza, para poder tener el distanciamiento correspondiente.

"Esto se rige por el calendario lunar, no por el solar. Estamos en la era del Islam del 1.442, y (mes de Ramadán) siempre va cambiando. Se va adelantando año a año, 15 días. Por ejemplo, este Ramadán empezó el 13 de abril, y el año que viene es muy probable que empiece en los últimos días de marzo. Va rotando, porque si no, sería injusto que todo el mundo lo hiciera en enero, porque las horas de abstinencia son mucho mayores. En invierno tenés ocho horas, y en el verano 16 horas. El calendario Lunar está hecho así por Dios directamente", dijo Musa con tono reverencial.

Ramadan 03.jpg

"Quita el calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es”. Del mismo modo, los musulmanes siempre se quitan los zapatos antes de entrar en una mezquita a rezar.

Por qué se celebra el Ramadán

"Eso está en el Corán, y dice que en el sagrado mes de Ramadán hay una noche –que no se sabe cuál es-, que los estudiosos estiman que es una noche impar de las últimas diez noches del Ramadán. En esa noche se abre el Cielo, y baja el Corán. El ángel Gabriel lo toma y lo transmite a Mahoma. Esta es la importancia más trascendental del Ramadán", recordó Ahmed, mano derecha e intérprete además de Mohamed Al Hassan, Imán del Centro Islámico Árabe de Mendoza.

Sobre las oraciones especiales que se deben realizar en este mes tan particular, Ahmed dijo: "Hay una serie de rezos, los obligatorios, que son los cinco rezos diarios, y hay un rezo que se hace a la noche -21.30- que se llama Salat al tarawih y que es bastante largo y diferente al resto de los demás, y se hace por una cuestión física. Los musulmanes cuando rezamos apoyamos la cabeza, la frente, en el piso, y por el tipo de movimiento se hace una gimnasia con el cuerpo que te ayuda a digerir lo que has comido luego de todo un día de abstinencia. Ese rezo lo hacía el Profeta Mahoma (paz y bendición)", explicó.

Para cerrar la explicación, Ahmed Musa indicó que "cuando termina Ramadán, son 29 o 30 días, guiados por los cambios de la luna, se hace la Fiesta de Ramadán. Se junta toda la comunidad, se almuerza, se cena, pero por la pandemia, lamentablemente, llevamos dos Ramadán sin hacerlo", concluyó el presidente de entidad musulmana en Mendoza.

Las palabras del Imán de Mendoza

Para estas presentes celebraciones del Ramadán, el Imán del Centro Islámico Árabe de Mendoza, Mohamed Al Hassan dirigió la siguiente misiva a los creyentes de su comunidad:

Alabado sea Allah quien dice en su Libro Sagrado: “¡Oh, creyentes!

Se les prescribe el ayuno al igual que fue prescripto a quienes los precedieron, para que alcancen la piedad.” -Capítulo La Vaca, Versículo 183. Doy fe y testimonio que no hay Dios más que Allah uno y único en su reino sin socio alguno y que Muhammad es su enviado y sello de los mensajeros. La paz y las bendiciones sean con Él, su familia, sus compañeros y seguidores.

El efecto de los actos de adoración sobre la conducta del ayunante. El Islam no ha dictaminado los actos de adoración en todas sus formas rituales para que sean desprovistos de significado y contenido. Más bien, cada adoración lleva en su esencia un valor moral que debe reflejarse en el comportamiento del musulmán que conduce a esta adoración, y ser claramente evidente en su personalidad y el trato con los demás, y también en lo que debe ser para sí mismo, en un marco al que está dispuesto a adherir y no desviarse.

Por ejemplo, el zakat no es un impuesto que se saca de los bolsillos. Más bien, es principalmente una inculcación de sentimientos de ternura y compasión, y la consolidación de los lazos de conocimiento y familiaridad entre las diversas clases. El Corán ha declarado el propósito de pagar el zakat diciendo: “[¡Oh, Muhammad!] Toma una parte de sus bienes materiales [como zakat] para expurgarles [con ello sus pecados] y purificarlos [de la avaricia], y ruega por ellos, que tus súplicas les transmiten paz. Dios todo lo oye, todo lo sabe.” -

Capítulo El Arrepentimiento, Versículo 103.

En la oración, la sabiduría suprema proviene de Allah en el dicho del Todopoderoso: “Recita lo que se te ha revelado del Libro y cumple con la oración, porque la oración preserva de cometer actos inmorales y reprobables. Tener presente a Dios [en el corazón durante la oración] es lo más importante. Dios sabe lo que hacen.” -Capítulo La Araña, Versículo 45

Con respecto a esas dos características mencionadas, cualquier acto en ese sentido va contra la enseñanza del Islam y lamentablemente conduce al fuego del infierno.

Con respecto al ayuno, sabemos que el Ramadán es el mes de la moral y sus escuelas. La escuela de la paciencia, de la veracidad, de la rectitud, de la generosidad, de la misericordia, del perdón, de la tolerancia, de la observación, de la piedad, y todas estas son moralejas inculcadas en las almas de los que ayunan a través de las palabras del Todopoderoso: “¡Oh, creyentes! Se les prescribe el ayuno al igual que fue prescrito a quienes los precedieron, para que alcancen la piedad.” -Capítulo La Vaca, Versículo 183.

En el Hajj, el Corán inculca los significados morales más elevados en las almas de los peregrinos y de los que realizan la Umrah, a través del dicho del Todopoderoso: “La peregrinación se realiza en unos meses específicos, y quien se consagrará para hacerla, deberá abstenerse [durante ella] de las relaciones maritales, los pecados y las discusiones. Todo lo que hagan de bien Dios lo sabe. Tomen provisiones para el viaje, pero [sepan que] la mejor provisión es la piedad. ¡Oh, dotados de buen discernimiento! Cumplan correctamente Conmigo.” -Capítulo La Vaca, Versículo 197.

La adoración no puede dar el fruto deseado a menos que su efecto aparezca en el comportamiento, la moral y el trato de una persona con los demás, de modo que se pueda aplicar la doctrina islámica en su máxima expresión.

La conducta ética y devota del ayunante

Primero: La obligación de la intención. La persona que ayuna debe invocar la intención del ayuno de Ramadán, de modo que reciba la recompensa en su totalidad y alcance su grado más alto. Allah no acepta sino los actos puros y exclusivos dedicados a Él.

Segundo: Suhur. Muchos de nosotros descuidamos la comida del suhur. El profeta Muhammad S.A.W nos dijo que en el suhur hay bendiciones y es lo que nos diferencia de las demás naciones.

Tercero: Acelerar el desayuno y retrasar el suhur. Esa es la Sunnah del Mensajero de Allah, al romper el ayuno en el mismo momento de entrar su horario y solía retrasar el suhur, es decir comer un tiempo antes de que entre la hora de empezar a ayunar y en eso hay grandes beneficios para los ayunantes.

Cuarto: Súplica al romper el ayuno. El Mensajero de Allah nos enseñó una súplica que debemos decir al romper el ayuno. Solía decir: Desapareció la sed, las venas ya no están más sedientas y la recompensa está asegurada in shaa Allah. Las suplicas del ayunante son respondidas de inmediato por Allah. Otra de las suplicas era: Oh ALLAH, cúbreme con tu Misericordia que todo lo abarca.

Quinto: Como romper el ayuno. Era costumbre del profeta Muhammad S.A.W romper su ayuno con dátiles antes de orar, o con agua o con ambos.

Sexto: no sobrepasarse en las comidas. El creyente siempre está obligado a asegurar el equilibrio en todo. Debe romper el ayuno y comer liviano al principio para así poder cumplir con los rezos estando concentrado sin que sufra inconvenientes al orar.

Séptimo: La generosidad y la lectura del Sagrado Corán. La generosidad del profeta Muhammad era mayor en Ramadán que en otros meses y se dedicaba a la lectura del Sagrado Corán con intensidad por los grandes beneficios que otorga Allah a los creyentes.

Octavo: Dejar de hacer lo que contradice el ayuno. Por ser el ayuno uno de los mejores actos de adoración, Allah Todopoderoso lo prescribió para recuperar el alma del creyente y refinarla. El ayuno no es solo el abstenerse de comer y beber, también es abstenerse de cometer cualquier conducta indecente e inmoral.

Los frutos y los beneficios del ayuno

Primero: Allah alabado sea escogió el ayuno para él y su recompensa es tan grande como quien otorga esa recompensa. Narro el profeta Muhammad: Dijo Allah: Todo acto de adoración que se hace es para los humanos menos el ayuno es para mí y YO recompenso por el. Cuando más sólido y correcto es el ayuno más recompensa se obtendrá.

Segundo: La persona que ayuna se arma de tres tipos de paciencias, la paciencia para obedecer a Allah, la paciencia para alejarse de todo acto de desobedecer a Allah, y la paciencia para aceptar todo lo que viene de Allah, y es por eso que el ayuno es considerado la forma más sublime de la paciencia. Dice Allah en el Sagrado Coran: “Diles: "¡Oh, siervos creyentes! Tengan temor de su Señor, y sepan que quienes obren bien en este mundo recibirán una bella recompensa, y que la Tierra de Dios es amplia. La recompensa para quienes sean pacientes y perseverantes no tendrá límite".” -Capítulo Los Grupos, Versículo 10.

Tercero: Dijo el profeta Muhammad S.A.W: El ayuno intercederá por su dueño en el día de la Resurrección diciendo: Oh Allah: Le impedí comer y beber y yo intercedo por él, lo mismo que el Corán: Oh Allah: Le impedí dormir por las noches y por eso intercedo por él.

Cuarto: El ayuno es recompensa y perdón. Allah dice en su Libro Sagrado: “Dios les tiene reservado Su perdón y una gran

recompensa a los musulmanes y las musulmanas, a los creyentes y las creyentes, a los piadosos y las piadosas, a los justos y las justas, a los pacientes y las pacientes, a los humildes y las humildes, a los que hacen caridades y a las que hacen caridades, a los que ayunan y las que ayunan, a los pudorosos y las pudorosas, a los que recuerdan frecuentemente a Dios y a las que recuerdan frecuentemente a Dios.” -Capítulo Los Aliados, Versículo 35. El Mensajero de Allah dijo: “Quien ayuna Ramadán con fe y devoción, Allah perdona todos sus pecados.”

Quinto: El ayuno es salvación y protección. También es un conductor al paraíso y apartador del infierno. Es motivo de eliminar y borrar el odio y la envidia del alma humana para así convertirla en alma pura y devota.

Digo esto para mí y pido perdón a Allah por todos nosotros.

Seguir leyendo