Mujeres emprendedoras

Joven mendocina creó una tienda de productos sustentables para contrarrestar el cambio climático

Daniela Marlia unió sus dos pasiones: el cuidado del ambiente y la administración. Fundó Lavanda, un emprendimiento que conecta a productores sustentables con personas que quieren cuidar a su cuerpo y al planeta

Daniela Marlia (31) es dueña de Lavanda, un emprendimiento que conecta a productores sustentables con personas que quieren cuidar a su cuerpo y al planeta. Es licenciada en Administración de Empresas de la UNCuyo, siempre quiso tener su propio negocio y logró unirlo con su pasión por el ambiente. "Poder vincular las dos, para mí, fue interesante", dijo.

Emprendimiento Lavanda (13).jpeg
Lavanda conecta a productores sustentables con personas que quieren cuidar a su cuerpo y al planeta.

Lavanda conecta a productores sustentables con personas que quieren cuidar a su cuerpo y al planeta.

Su amor por el ambiente y la sustentabilidad

Daniela destacó que su amor por el cuidado del ambiente y la sustentabilidad nace de comprender que el mundo está en crisis. Por ejemplo, cada vez que se vende una copa menstrual o toallitas de tela, se deja de consumir un montón de toallitas desechables.

"Es muy gratificante poder ayudar desde mi lugar, desde mi profesión, a contrarrestar un poco el cambio climático. En redes sociales hice muchas campañas de concientización, no sólo de ventas, sino para dar más claridad sobre algunos temas, sobre noticias a nivel nacional y mundial de lo que estaba pasando en el ambiente", aseveró.

Daniela Marlia Emprendimiento Lavanda (6).jpeg
Daniela destacó que su amor por el cuidado del ambiente y la sustentabilidad nace de comprender que el mundo está en crisis.

Daniela destacó que su amor por el cuidado del ambiente y la sustentabilidad nace de comprender que el mundo está en crisis.

La emprendedora sostuvo que tiene más de 40.000 seguidores en su Instagram y más allá de que algunos le compren y otros no, todos se pueden enterar de noticias y temas de conocimiento general para entender y fomentar ciertos cambios en los hábitos que se tienen como consumidores.

TE PUEDE INTERESAR: Pareja de Mendoza analiza imágenes de drones de cultivos para mejorar la producción y evitar plagas

Emprendimiento Lavanda (3).jpeg
Cada vez que se vende una copa menstrual o toallitas de tela, se deja de consumir un montón de toallitas desechables.

Cada vez que se vende una copa menstrual o toallitas de tela, se deja de consumir un montón de toallitas desechables.

El proceso de Lavanda, tienda sustentable

El primer paso fue idear el nombre del emprendimiento. "Elegí Lavanda porque quise buscar algo simple, natural, que inspire, el color es muy lindo, el aroma". Luego, ideó la página para vender online porque comenzó en pandemia, compró el dominio y se contactó con proveedores de Mendoza y del país para tener variedad de productos para ofrecer.

"Al principio hacía los envíos en bicicleta, ahora tengo un cadete que me hace los pedidos y vendemos a todo el país, sobre todo a algunas localidades donde no hay negocios de forma local. A veces nos compran de pueblitos muy chiquitos o de lugares alejados que no tienen tanta oferta", explicó Daniela.

Emprendimiento Lavanda (15).jpeg

"Elegí Lavanda porque quise buscar algo simple, natural, que inspire, el color es muy lindo, el aroma...", dijo Daniela.

"Siempre he tenido predisposición de poder guiar al cliente si es la primera vez que usa un champú sólido, la piedra de alumbre, solucionando algún inconveniente, o explicarle cuando no entiendan bien cómo es el uso. Siento que al principio estábamos concientizando y ayudando mucho al cliente a poder elegir el producto específico y ahora hay un conocimiento más general de cosmética", sostuvo.

►TE PUEDE INTERESAR: Es mendocina, vivió con pueblos originarios en la Amazonía y hace maquillaje con pigmentos

Daniela Marlia Emprendimiento Lavanda (10).jpeg
Daniela sostuvo que ahora hay un conocimiento más general de cosmética natural.

Daniela sostuvo que ahora hay un conocimiento más general de cosmética natural.

Sus productos estrella

El showroom de Lavanda está abierto de lunes a viernes de 10 a 17, pero se puede comprar por la página web o vía whatsApp. Daniela explicó que su producto estrella es la rasuradora y es muy similar a las que se usaban antes. "Está buenísimo volver esos viejos hábitos que antes ni se sabía que eran sustentables. Es bastante interesante porque nos damos cuenta de que antes se consumía de manera más consciente", agregó.

Los productos son todos veganos y 100% naturales. En el caso de la rasuradora, si bien a corto plazo puede ser algo más cara, a largo plazo es más económica porque puede durar toda la vida y sólo se debe cambiar la hoja.

Emprendimiento Lavanda.jpeg
Daniela explicó que su producto estrella es la rasuradora, muy simila a las que se usaban antes.

Daniela explicó que su producto estrella es la rasuradora, muy simila a las que se usaban antes.

Las piedras de alumbre las vende para su uso principal, que es desodorante. Al ponerlas en contacto con el agua, se humedecen, se pasan por la axila y se desprende una pequeña película de alumbre que es desodorante. Permite que la persona transpire de forma natural, no tapa los poros, pero sí el olor.

  • Rasuradora reutilizable cuesta $7.260.
  • Rasuradora reutilizable, hojas, jabón de afeitar y brocha valen $14.099.
  • Piedra de alumbre cuesta $9.500.
  • Cepillos de dientes de bambú valen $2.760.
  • Hisopos de bambú cuestan $2.760
  • Hilo dental biodegradable vale $5.865.
  • Toallita de tela cuesta $6.500.
Daniela Marlia Emprendimiento Lavanda (7).jpeg
Las piedras de alumbre las vende para su uso principal, que es desodorante.

Las piedras de alumbre las vende para su uso principal, que es desodorante.

Lavanda es punto de recolección de aceite usado para su reciclado

Mendoza cuenta con más de 40 puntos verdes para que los ciudadanos pueden llevar su aceite usado y Lavanda se sumó a la campaña Reciclá tu Aceite. Cada litro puede contaminar 1.000 litros de agua, tapar cañerías y desagües, pero la empresa DHSH lo convierte en biocombustible.

"Me puse en contacto con la empresa para colaborar con ellos y poder recibir el aceite usado de los vecinos. Vimos que, cuando los contactamos, no había nadie en la zona, el único punto estaba en Luján de Cuyo. Soy bastante consciente de lo que contamina el aceite en el agua. Es dar una solución para tener un punto donde nos puedan traer el aceite", sostuvo Daniela.

La emprendedora explicó que más allá de vender los productos sustentables y ecológicos, intenta concientizar sobre el reciclado, el compostaje, expandir e ir un poco más allá de la venta, generar una red de ayuda al ambiente.

Daniela Marlia. Campaña Recicla tu aceite. Punto Verde..jpeg
Cada litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua, tapar cañerías y desagües.

Cada litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua, tapar cañerías y desagües.